Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Movilink Martos

Movilink Martos
En los Arrayanes recientemente han abierto un nuevo comercio dedicado a la reparación y mantenimiento de móviles, Movilink. Algo tan de moda hoy debido a su precio y la necesidad de que se mantengan en buen estado al menos 3 o 4 años.
David montó su primera tienda en Jaén y ahora abre esta sucursal en Martos donde esperamos le vaya muy bien.
El otro día tuve que hacer uso de sus servicios al romper (sin querer) la pantalla del móvil por una mala caída y a los pocos días me llamaron para recoger el móvil ya reparado; siempre con una gran profesionalidad.
¡Suerte con el negocio!
iPhone 7. Pantalla rota.

P3108201
Un poco tarde este año, por fin el pasado domingo pude estrenar la temporada ciclista con el C. C. Tosiria es esta temporada 2019; siendo ya mi doceava temporada.
La etapa ordinaria a Arjona, desde Torredonjimeno por lo que como de costumbre, media hora salí de Martos en dirección a Torredonjimeno, justo cuando se partió el cable del cambio trasero, lo que hizo que solo pudiera llegar a Arjona, pero no volver, por lo que monté la bici en el coche y volví en el coche, así que aproveche para hacer algunas fotos.
Al final, 36 km. con 270 metros de desnivel positivo en 1,5 horas. Poca cosa, menos mal que el sábado estuve en Jaén.

Sellos para una postal de Granada

IMGP2845
Teniendo esta postal entre las manos, y buscándole qué sellos ponerle, después de pensar y mirar catálogos, decidí usar:
IMGP2847
El del Camino de Santiago de la serie B para que sirva como franqueo, y como “regalos” y a modo de estampillas los sellos retirados de circulación: El Edifil número 1547 del año 1964 de la serie de Monumentos y Turismo y otro del año 1931, número Edifil 604; es decir, el segundo sello con 55 años y el tercero con 88 años. Ahí es nada.
IMGP2847
IMGP2847

Misión imposible 6

Cartel de la película.
La última entrega de la que parece se va a convertir en la serie interminable. Más de 20 años han pasado ya desde la primera entrega que Tom Cruise hizo resucitar para adaptarla a su gusto, y que poco a poco se van quedando sin ideas nuevas y sin frescura.
En esta sexta entrega el agente Hunt, acompañado de sus incondicionales compañeros tiene que enfrentarse a los “Profetas”, unos terroristas (algunos pertenecientes a los servicios de inteligencia) que pretenden instaurar un nuevo orden mundial tras hacer explotar unas bombas nucleares en diferentes puntos del globo.
Lo primero que necesitan es el plutonio que se lo van a hacer llegar unos traficantes a partir de unas bombas robadas en Rusia (argumento muy usado en las películas de los años 90 y que siguen aprovechándolo 30 años después de la caída del muro). En el primer intento Hunt falla en hacerse con el plutonio al tener que salvar a un miembro del equipo, lo que hace que le pongan una carabina de la CIA directamente para el cumplimiento de su misión; cuyos métodos son tan diferentes de los del agente Hunt y no consigue que entienda las bondades de estos.
En un encuentro con la “viuda blanca” tiene que hacerse pasar por el agente enemigo que han eliminado para acceder al plutonio, aunque antes tienen que liberar a un antiguo agente de la CIA, perteneciente también a los “profetas”.
Una película con el único atractivo del nombre y el protagonista, que asegura entretenimiento sin tener mucho que pensar en estos años de sequía cinematográfica.

Íberos y Jaén
Menos mal que AJ nos avisó de esta interesante charla que organizó la Diputación de Jaén, con motivo de la celebración del XX Aniversario del programa cultural “Viaje al tiempo de los íberos“.
En el Salón de plenos de la Diputación, y que muy pequeño se quedó, quedando gran parte del público fuera y otra tuvo que permanecer de pie durante la charla; si bien mereció la pena.
Juan Eslava Galán abrió la charla hablando un poco sobre sus comienzos con la arqueología y sus primeros contactos a través de diferentes yacimientos y prospecciones arqueológicas con los íberos: Desde los “muñecos” de Despeñaperros, hasta la Tumba de Toya, y el yacimiento de “Cerrillo Blanco” en Porcuna; mientras que Santiago Posteguillo habló de la importancia de la romanización y de la supervivencia de la cultura íbera en la posterior sociedad hispanorromana.
Tras los monólogos vino un pequeño turno de preguntas donde hubo para todos los gustos, y para terminar los autores firmaron ejemplares que pudimos aprovechar para “mejorar” algunos ejemplares de nuestras bibliotecas.
Y qué poder decir; después de tantos años, poder escuchar de a algunos de mis autores favoritos, e incluso poder estrecharle la mano. Inmejorable iniciativa de la Diputación el haber traído a estos grandes escritores a dar una charla.
Charla de Juan Eslava Galán y Santiago Posteguillo.

Sintra

PA148603
El domingo, después de nuestro periplo por Lisboa, cambiamos un poco de aires, y antes de volvernos para la casa, decidimos hacer una última excursión a la ciudad de “Sintra“, situada cerca de la “punta de la Nariz” de la Península, ya bañada por el Atlántico. Una pequeña ciudad de veraneo de la aristocracia y burguería lisboeta; rodeado de montañas y sierras, en umbría y aprovechando las numerosas lluvias del Atlántico, un frondoso bosque rodea la ciudad, lo que la hace ideal para escaparse de Lisboa y disfrutar de alguna de sus enormes quintas.
Llegamos a Sintra y tras aparcar el coche, estábamos un poco perdidos, aunque preguntando llegamos hasta la estación de trenes, donde se coge el autobús que bordea las sierras y te lleva a varios castillo para poder parar y hacer la visita; hay varias líneas, algunos te llevan hasta la misma punta para visitar un faro, y otras rutas son más cortas; nosotros cogimos la 434 que te lleva hasta el Castillo de los Moros “Castelo dos Mouros”, donde entramos y dimos una pequeña vuelta; antes de volver a la carretera, cruzarla y entrar en el Palacio de la Peña “Palacio da Pena”, que para nada da pena: un antiguo convento jerónimo que tras ser destruído por el Terremoto de 1755, fue adquirido por el Rey consorte Fernando II que decidió reconstruirlo y convertirlo en un palacio para el descanso veraniego de la familia real; convirtiéndolo en una mezcla de estilos, clásicos y reinventados lo que la hace una amalgama de curiosa contemplación. Nada que envidiarle al Castillo de Neuschwanstein o al de Disney.
Tras la visita nos volvimos a la carretera para coger el autobús e irnos hasta la ciudad, donde aprovechamos para comer en la plaza del Palacio Nacional, magníficamente retratado en la película “La Novena Puerta” basado en la novela “El Club Dumas” de Arturo Pérez-Reverte que desarrolla parte de la trama en esta ciudad.
PA148717
Y ya con la barriga llena, a deshacer el camino, que era largo: 6 horas y 600 kilómetros cruzando Portugal, Extremadura, Córdoba y Jaén.
¡Qué puente más bien aprovechado”

Siguiente »