Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Lunes en Viena

IMG_3259
El lunes empezó temprano. Muy temprano para poder acercar a mi hermana al al aeropuerto; aunque luego descansase un poco. Revisando un poco la guía de Viena decidimos irnos a la zona de la ópera y la galería Albertina a hacer un poco de turismo; así que empezamos por coger el eficiente sistema de metro vienes para salir cerca De la Iglesia de S. Carlos Borromeo; impresionante iglesia barroca, presidida por dos columnas al estilo de la Columna Trajana de Roma.
Pasamos frente a la Ópera que lamentablemente estaba en obras, y frente al hotel Sacher, donde la famosa tarta homónima se hizo por primera vez.
Finalmente llegamos a la Albertina y entramos a ver la exposición; una colección de pintura fundamentalmente contemporánea, del siglo XIX y XX: Monet, Degas, Cézanne, Matisse, Kandinsky, Miró, Picasso,…
Casi más interesante fue pasear luego por las habitaciones de palacio, disfrutar con su mobiliario y decoración de época y contemplar algunos grabados (copias) de los que custodia la colección.
Tras salir de la galería, nos fuimos al centro a comer con Adelina y Fran; y decidimos que lo mejor era ir a la plaza del Ayuntamiento y disfrutar de las casetas al aire libre, el parque y poder probar platos nuevos; aunque yo me decidí por platos austriacos. Ya que estábamos allí… una buena cerveza, un schnitzel y una tarta Sacher.
Por la tarde deshicimos otra vez el camino y fuimos a visitar la iglesia de San Carlos Borromeo, coincidiendo además con una misa en la que nos quedamos.
Y en esas estábamos cuando nos dimos cuenta que se había pasado casi todo el día. Quedamos con Adelina y Fran en un parque para volvernos a casa y cenar.

Pelikan 400NN Tortoise

IMGP0146b
El año pasado conseguí una de las plumas más emblemáticas de Pelikan y que aún me faltaban en la colección: La Pelikan 400NN Tortoise, la evolución de la clásica 400 que fue introducida en el mercado en 1956 y que estuvo en producción hasta 1965; con el cuerpo de celuloide, alimentador de ebonita y plumín de oro de 14 quilates; todo un clásico entre las estilográficas.
La 400NN se fabricó en varios colores: verde, negra, negra estriada, y marrón tortuga.
Esta pluma en concreto monta un plumín de grosor “F” semi flexible.
La 400NN además también es conocida por su gran capacidad de carga de tinta: 2 ml., más incluso que la actual Pelikan M1000.

Ocean’s 8

5880929.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx
Este fin de semana de puente aprovechamos la tarde de lluvia y frío para ver alguna película; Pedro nos recomendó el otro dia la película “Ocean’s 8”; la continuación de Ocean’s Eleven; lo cual confirma mi idea de que Hollywood no se ha quedado sin ideas.
Dirigida por Gary Ross (Los Juegos del Hambre) y protagonizada por Sandra Bullock en el papel de Debbie Ocean (la hermana de Ocean, el ladrón original), que recién salida de la carcel, y haciendo alarde su habilidad para buscarse la vida, busca a su compinche, Lou (Cate Blanchett) para dar un golpe de altos vuelos y quitarse de trabajar; para ello irán montando una banda con varias especialistas: Rose (Helena Bonham Carter) como diseñadora de ropa, que entrará en contacto con la famosa modelo Daphne Kluger (Anne Hathaway), que llevará un collar de Cartier valorado en 150 millones de Euros, y que exibirá en la gala MET; aunque también contará con la ayuda de Amita (Mindy Kaling), experta en joyería, “Bola Nueve” (Rihanna) la hacker informática, así como Tammy (Sarah Paulson), la experta en relaciones públicas.
Todas ellas van conformando el golpe poco a poco, a la misma forma en que lo hacía el hermano de Debbie; urdiendo un plan poco a poco, cada vez más rebuscado, donde nada es lo que parece, y sobre todo jugando al despiste para dar su golpe maestro.
Una película entretenida, que viendo como está el nivel de este 2018, no está nada mal, viendo el resto del panorama cinematográfico; que se deja ver y que nos hace rememorar las películas de hace 10 años que comenzaron la saga.

Lotería de Navidad 2018

IMG_8288b
Parece que fue hace poco cuando estrenábamos el 2018… Y ya estamos a la puerta de terminarlo; dos meses más y llegaremos al 2019; y con la llegada de las Navidades también llega la consabida lotería de Navidad.
¿Alguien se anima a comprar un décimo?
¡Mucha suerte!
IMG_8288a

El Hombre Sentimental

Portada del libro.
Esta semana terminé de leerme “El Hombre Sentimental”; una de las primeras obras de Javier Marías; publicada inicialmente en 1986 por la Editorial Anagrama; y con la que se llevó el premio Herralde de Novela.
Un famoso y exitoso cantante de ópera; el León de Nápoles, narra una historia que le sucedió 4 años antes: llegando a Madrid en tren para una actuación se fija en sus acompañantes de compartimento, coincidiendo con ellos en su hotel con posterioridad. Poco a poco comienza una relación con Natalia Manur, mandrileña pero afincada en Bélgica, donde reside su marido, el inmensamente rico y de profesión banquero Sr. Manur. A modo de carabina siempre los acompaña el Sr. Dato que se encarga de vigilar y cuidar a Natalia frente a las numerosas y prolongadas ausencias del banquero mientras atiende sus numerosos negocios.
Poco a poco vemos la evolución del protagonista, el dejar atrás su anterior relación para comenzar una nueva, y como en otras obras de Julián Marías los numerosos monólogos interiores del narrador, reflexionando sobre cualquier detalle con o sin importancia. Y sobre todo la aparición de las larguísimas frases que tanto le gustan al escritor. Una de las primeras novelas del autor con las que ganaba sus primeros premios y ponía los cimientos de su futura obra.

Domingo en Budapest

P7224829
Después de conocer la parte de la ciudad de Budapest conocida como “Pest” (la parte donde está el Parlamento), nos tocaba cambiar de tornas, así que el Domingo después de levantarnos cogimos un taxi y nos fuimos buscando la parte de “Buda” (donde está el Castillo), el taxi nos dejó junto al Puente de las Cadenas, que cruzamos andando, buscando la subida a la fortaleza que se hace mediante un funicular. Una vez arriba, y disfrutando de las vistas del río y la otra orilla nos separamos; la familia Repiso por un lado y nosotros por otro.
Primero dimos una vuelta por el Castillo y sus jardines, y hacernos algunas fotos en los muchos recovecos que tiene el camino, pudimos ver la Virgen Oferente, así como la guardia a caballo; una vez salimos del Castillo nos fuimos hasta la zona del “Bastión de Pescadores“, una terraza construída a principios del siglo XX, y la Iglesia de Matías; donde dimos una vuelta, entramos a la Iglesia, vimos con detalle la escultura central de Esteban I; primer Rey de Hungría, allá por el siglo X y XI.
Bajamos a pie desde la terraza hasta la zona del río, ya para ir buscando a Repiso y Adelina e ir buscando un sitio para almorzar, antes de que se nos hiciera muy tarde porque teníamos los billetes del tren (que compramos el día anterior en la estación de trenes) para la tarde.
Una particularidad de la línea Viena – Budapest es que los billetes de trenes se pueden comprar en los ferrocarriles húngaros o en los austriacos, siendo la tarifa diferente (más alta en Austria); así que por lo que nos costó el billete normal en Viena, comprándolo en Budapest pudimos comprarlo en primera siendo más barato incluso.
Y por la noche ya estábamos en Viena, dispuestos a cenar y descansar; mi hermana se volvería el Lunes y a nosotros aún nos tocaban un par de días más de turismo.
P7224865

Siguiente »