Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Sello numismático de Rusia

Scan-170115-0002a
Unos sello que me llegaron recientemente y que me sorprendió gratamente fue la pareja que traigo hoy al Blog, son estos de Rusia emitidos en el 2010:
– Un sello de 20 kopeks con una reproducción de la moneda de 50 kopeks (medio rublo) de 1924, que substituía a la acuñación anterior de 1921; estas dos emisiones son las primeras acuñadas tras la revolución soviética de 1917; mientras que la emisión de 1921 está aún a nombre de Rusia (más exactamente la RSFSR, República Socialista Federativa Soviética de Rusia), mientras que la de 1924 es ya a nombre de la Unión Soviética incluyendo figuras alegóricas al trabajo; un herrero en el caso de la moneda de 50 kopeks y un agricultor en la de 1 rublo.
– El sello de 15 kopeks presenta también una moneda de 50 kopeks, pero justamente la acuñación anterior a la de 1921: Las últimas monedas acuñadas a nombre del Zar Nicolás II, entre 1894 y 1914, tres años antes de su asesinato a manos de los bolcheviques.
Ambas monedas tienen un peso de 10 gramos y están acuñadas en monedas de 900 milésimas. Desde luego dos monedas con mucha historia y merecedoras de este homenaje, casi 100 años después de su puesta en circulación.

Sala de Escapismo en Granada

15940940_1274075875964611_8566186715466750740_n
El pasado sábado 14 de Enero estuve en Granada: Juanele nos había preparado una sorpresa, y la única condición necesaria era estar en la Fuente de las Batallas a las 8 de la noche; yo salí directamente de Martos y llegué a casa de Repiso donde dejé los trastos para pasar la noche.
¿Qué sería? ¿Una visita nocturna a la Alhambra? ¿Un paseo por refugios de la guerra? Para ir abriendo boca, nos fuimos a tomar unas cervecillas al Chikito, donde nos pusieron unas ricas tapas que entraban de lujo.
Y después fuimos dando un paseo hasta la calle San Antón (Calle Aben Humeya para ser más exactos, donde está la entrada del Colegio Mayor Santa Fe, el hermanado con el Cisneros), donde estaba la sorpresa: Una sala de escapismo.
Había escuchado algo cuando María me contó que para su despedida de soltera la llevaron a una en Sevilla; pero la verdad es que nunca había participado en una. La chica en seguida empezó a explicarnos en qué consistía: Estaríamos encerrados en una habitación con diferentes pistas y deberíamos salir de la sala. Los chicos fuimos a una: Éramos presidiarios y debíamos salir antes de una hora puesto que había un incendio. Las chicas fueron a la sala de un criminal que estaba siendo inspeccionada por el FBI (Ellas eran las agentes).
Muy divertido la verdad; ver como entre todos encontrábamos cosas e intentábamos usarlas de la forma más absurda hasta que a alguno finalmente encontraba la utilidad de la pista y conseguíamos avanzar un poco.
Lamentablemente ninguno de los dos equipos consiguió salir de la sala en el tiempo estipulado, pero puedo decir que fue muy divertido.
Como aún era temprano fuimos a tomarnos una copilla de vino en la Carrera de la Virgen, antes de despedirnos, para volverse cada uno a su casa, donde amablemente, con la hospitalidad que los caracteriza, Repiso y Adelina me acogieron en su casa para pasar la noche y volverme el domingo por la mañana a Martos; después de desayunar una buena ración de churros.
¡Pronto otra! Ahora que he averiguado que hasta en Torredonjimeno hay una.

El Olivo

El Olivo
Esta semana estuve viendo “El Olivo”, una película dirigida por Icíar Bollaín el pasado 2016. Protagonizada por Anna Castillo (ganadora de los premios Goya como mejor actriz revelación en la pasada edición de los premios).
Alba (Anna Castillo) es una joven del levante español alegre y despreocupada que hace la vida normal de las chicas de su edad, pero preocupada por el alzheimer de su abuelo, que ella achaca a la pérdida de su más preciada pertenencia: un olivo centenario (según la película milenario), que la familia vendió en los años de la burbuja económica; por lo que decide emplear una lucha al más puro estilo de D. Quijote contra los molinos para conseguir devolver el olivo a su abuelo.
La película es la excusa que usa la directora para arremeter contra la crisis, sus protagonistas y sus actores: frente a una visión tradicional y conservadora del abuelo, que decide no otorgarle ningún valor material al olivo centenario, prefiriendo conservar el olivo como bien inmaterial antes que venderlo y enfrentarse a la posibilidad de perder el dinero y el árbol. Los hijos están decididos a hacer dinero en metálico para emprender uno de tantos negocios que surgieron al calor del crédito fácil, sobornos a las autoridades. El tío, otro de los protagonistas de la historia es un camionero también engañado y en una situación económica comprometida por las deudas en las que se comprometió durante todos los años de la burbuja. Una película con un fuerte trasfondo político-económico, que caracteriza las películas españolas de los últimos años, mezclado también con crítica social.

Despedida de Peter

IMGP9272
El pasado viernes 13 de Enero, después del trabajo fuimos a tomarnos una cervecilla y picar algo para despedir a Peter, un compañero alemán de Valeo que después de compartir con nosotros varios años ha decidido cambiar de empresa.
Estuvimos en el Charlote, donde Antonio nos trató de lujo, trayéndonos cerveza sin parar y abundante comida. Entre los regalos que le dimo, hubo un bolso, así como un abrigo, una botella de ginebra, que dudo llegase hasta su casa y por supuesto un pequeño mural con fotografías de sus proyectos en Valeo.
¡Mucha suerte Peter en tu nueva andanza!

Productos Cántabros

IMGP9115
Durante las vacaciones me llegó una agradable sorpresa: Un paquete desde Santander con unas muy agradables viandas: productos de la tierra, “regionales” como bien definió Rubén.
El contenido más que interesante: una Quesada Pasiega, una lata con anchoas del Cantábrico, un bote con bonito del norte, pimientos asados y mermelada.
¡Muchas gracias! Ya he dado buena cuenta de casi todos los productos y puedo decir ¡Qué están riquísimos!

Trainspotting

Trainspotting
Hace algún tiempo aproveché un hueco para ver “Trainspotting”, una película de 1996, hace ya 21 años, dirigida por Danny Boyle (Slumdog Millionaire ó 28 Días Después), protagonizada por un jovencísimo Ewan McGregor (Mark Renton) que contaba con 25 años y otros actores ingleses como Ewen Bremner (Spud), Jonny Lee Miller (Sick Boy) o Robert Carlyle (The Full Monty – Francis Begbie)
Narra la historia de un grupo de heroinómanos residentes en Edimbugo (Escocia) orientados a la autodestrucción; todo gira en torno a la heroína, viviendo en casas abandonadas y sórdidas, delinquiendo para poder mantener su adicción, sin otra preocupación que cómo conseguir droga; al margen por completo de la sociedad y sus obligaciones, como la de criar el bebé, hijo de una de los constituyentes de la pandilla.
En varias ocasiones Renton intenta dejar la heroína con no muy buenos resultados: desde una diarrea bestial que hace que vuelva a recaer en el consumo, robos que le llevan a juicios del que se libra por participar en un programa para desengancharse, junto con sucesivas visitas al hospital y el síndrome de abstinencia.
Si bien Renton intenta dejar su pasado atrás mudándose a Londres para trabajar como agente inmobiliario, sus amigos siguen rondándole para solventar diferentes problemas.
Muertes de amigos de la pandilla por sobredosis o enfermedades asociadas a las drogas comienzan a ser frecuentes y negocios de más intensidad comienzan a llegar, todo relacionado con las drogas y el dinero para conseguir éstas.
Una película de culto, que retrata toda una época y un mundo: las drogas de mediados de los años 90; cuando el sida era aún un desagradable compañero de toda esta gente, con una banda sonora que hizo época. Una película dura y en muchos momentos desagradable.

Siguiente »