Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

16 septiembre, 2020
por admin
Sin comentarios

Sapiens

Portada del libro.Sapiens. De Animales a Dioses

Hace un par de años este libro alcanzó cierta notoriedad en las listas de mayores ventas de la librería; prueba de ello es que su autor ha escrito un par de «secuelas»; si bien no se trata de ninguna novela ni saga; evidentemente. 

Yuval Harari es un profesor hebreo de la Universidad de Jerusalén del área de Historia. Este ensayo antropológico del hombre comienza con la separación de los primeros homos del resto de simios; comenzando su largo y penoso camino hasta llegar a nuestros días y empezar a vislumbrar lo que nos espera en el futuro con la llegada de los robots y la inteligencia artificial.

La propagación del Homo sapiens por todo el globo, el desplazamiento de otras especies y otros humanos, los desastres ecológicos acarreados con su propagación, así como la revolución cognitiva, agrícola y por último la científica; han catapultado y dotado al hombre de un poder y una capacidad de cambiar nuestro entorno e incluso nuestro propio ser (por ejemplo mediante la ingeniería genética) sin precedentes.

La aparición del mito; la capacidad de trabajar por objetivos difusos y no establecidos; la aparición del lenguaje complejo; la creación de conceptos como dinero o capitalismo; algo de lo que hasta hasta ahora solo el hombre ha sido capaz de hacer.

Un libro interesante; rompedor de muchos prejuicios, cruel y sincero; lo encuentro mucho más acertado en las primeras fases que en sus previsiones del futuro, pero que nos da una idea del poder del hombre como especie y su efecto modificador sobre el planeta.

11 septiembre, 2020
por admin
Sin comentarios

Tercer día en Moscú: Monasterio de Novodevichi y Parque Gorki

Monasterio de Novodevichi

Después de haber visitado la Plaza Roja (de día y de noche); el Kremlin, el museo de la Cosmonáutica y haber paseado por el centro de la ciudad; la guía nos recomendaba visitar el Convento de Novodévichi.

El día amanecía un poco nublado y empezaban a notarse que bajaban las temperaturas; pero cogimos el metro y en unos pocos minutos nos encontrábamos en las cercanías del convento; aunque había bastantes obras; tanto en las calles adyacentes, como dentro del propio convento.

Tras cruzar unas enormes puertas; entramos en un gran recinto donde había muchas iglesias, y algunas timbas; algunas con andamios y otras abiertas al culto y al turismo.

Junto a los muros del convento está el enorme cementerio que tiene el mismo nombre y por el que los turistas tienen que pagar entrada. Muchos personajes famosos del último siglo están enterrados en este relativamente moderno cementerio moscovita.

Cementerio de Novodevichi

Las afueras del monasterio están bañadas por un lago y con un buen parque lo que lo convierte en un lugar popular para fotografiar bodas; así que nosotros también aprovechamos para hacernos nuestro pequeño reportaje «casero»

Comimos en un restaurante por la zona y desde allí con la ayuda del Metro nos fuimos al popular Parque Gorki; curiosamente desde el metro hasta el parque tuvimos que cruzar un gran puente de acero de la época soviética bastante antiguo aunque bonito.

En el parque paseamos entre diferentes parterres, fuentes, entradas monumentales y tomamos una merienda en un quiosco donde vendían churros con chocolate (churros rusos, debidamente escritos en cirílico).

A la salida del Parque vimos una galería de pintura; que por la hora ya estaba cerrada; pero en las afueras había muchos artistas que aprovechaban los visitantes de la galería para comprar alguna pintura. Nosotros también quisimos traernos un recuerdo y compramos una pequeña acuarela.

Y de vuelta al hotel; aprovechamos para hacer un par de paradas intermedias en otras estaciones de metro que aún no habíamos visitado:

Novoslobodskayacon unas vidrieras iluminadas artificialmente

Park kultury con relieves de mármol de la juventud ideal que intentaba modelar los soviéticos.

Kievskaya con mosaicos alegóricos de la historia rusa.

Estación de Metro de Kievskaya

5 septiembre, 2020
por admin
Sin comentarios

Buick de 1927

Buick de 1927

Saliendo con la bici en dirección a Fuensanta me encontré con este flamante Buick de 1927 aparcado frente a un taller en Martos.

Había escuchado mucho hablar de este coche; que pertenece a un vecino de Albendín y lo usan y alquilan para bodas y actos similares.

Toda una proeza de la técnica de su época; un coche lujoso y caro; y aún más complicado que haya conseguido sobrevivir hasta nuestros días. Un coche que en su época costaba la nada desdeñable cantidad entre 10000 y 20000 pesetas de la época; dependiendo del motor que montara (4 ó 6 cilindros) y de la carrocería.

Un jornal de la época estaba rondando las 3,5 pesetas diarias y un salario de un trabajador de banca en Madrid rondaba las 100 ó 200 pesetas.

Es decir; más de 100 mensualidades para poder ahorrar el dinero que costaba en la época. Más o menos, el equivalente a un Mercedes clase S de ahora.

Amablemente el propietario me enseñó el coche en detalle y respondió a mis preguntas: el coche no tiene batería y arranca por palanca; hay que echarle un suplemento con plomo al combustible; y al no tener matrícula histórica sino convencional debe pasar la ITV; aunque con la normativa que aplicaba en 1927; con especial cuidado a las ruedas de palo; muy frágil; y que si se rompieran; tendría que ir a un carpintero más que a un taller mecánico; u el consumo en carretera abierta; pese a no pasar de 60 km/h es realmente alto.

Todo un objeto de coleccionismo para cualquier aficionado la mecánica.

1 septiembre, 2020
por admin
Sin comentarios

Segundo Día en Moscú: Kremlin y Museo de la Cosmonáutica

Iglesias del Kremlin de Moscú

Después de visitar lo más «gordo» de Moscú; en nuestro segundo día decidimos visitar el Kremlin. Luego averiguamos que el Kremlin tiene dos areas a visitar; bien separadas y con entradas separadas; por lo que al comprar las entradas, lo mejor es hacerlo en un solo golpe. La central de entradas se encuentra en la parte frontal; donde está la tumba al soldado desconocido y los restaurantes de comida rápida. Compramos nuestra entrada al Kremlin y entramos por una de las torres; para acceder a una gran plazoleta; donde había un teatro-auditorio de época soviética; y a la vuelta otra gran plaza y a su alrededor varías catedrales ortodoxas.

  • La Catedral de la Asunción (1475-1479), construida por Aristóteles Fioravanti, se convirtió en la catedral central del estado ruso.
  • La Iglesia de la Deposición del Manto de la Virgen(Conmemoración de la fiesta de la Imposición)
  • La Catedral de la Anunciación (1485-1489).
  • La Catedral del Arcángel Miguel (1505-1508) construida por Alevíz Novy.

Así que tras dar una vuelta; empezamos a entrar en una catedral de otras; yendo de sorpresa en sorpresa por los frescos, cúpulas, altares,… de hecho en una de ellas estaban enterrados los primeros zares de Rusia (frente a San Petersburgo; donde están enterrados los «últimos» – desde el siglo XVIII)

Tras visitar la catedral y dar una vuelta por la zona donde se puede visitar el cañón del zar o la Campana del Zar;

Al salir nos dimos cuenta de nuestro error; porque no podíamos entrar a la Armería del Kremlin (donde está el tesoro y una colección de ropajes y carruajes de los zares); así que decidimos comprar las entradas para más tarde y aprovechar el hueco libre para ir al otro extremo de la ciudad a visitar el Museo de la Cosmonáutica. (En Rusia prefieren usar la palabra «cosmonauta» del griego cosmos; mientras que en Estados Unidos prefieren usar la palabra «astronauta» del griego astro; para gustos colores)

Museo de la Cosmonautica en Moscú

Gracias al metro llegamos en unos pocos minutos y al entrar nos comentaron que no estaban permitidas las fotos con cámara; pero sin con móviles. Para cualquier aerotrastornado es muy interesante: empezando por una reproducción del Sputnik I; el primer objeto humano en órbita; réplica de las sondas Veneras que exploraron Venus; la nave que usó Gagarin en su primer vuelo espacial, réplicas de cohetes a diferentes tamaños; trajes espaciales; incluso una sección de la Estación Espacial MIR, o trajes espaciales estadounidenses que han estado en la Luna; e incluso un pequeño recordatorio del primer astronauta (o cosmonauta cubano): Arnaldo Tamayo

Tienen una sala dedicada especialmente a Koriolev; el padre del programa espacial soviético y un genio del diseño de cohetes.

Desde el museo; volvimos a coger el metro y rumbo al Kremlin; para entrar; esta vez por otra puerta por la que accedimos directamente al edificio de la armería; en la planta superior se encuentra la colección de joyas y orfebrería que los zares acumularon en varios siglos. Parecido a lo que vimos en el Museo Fabergé de San Petersburgo; pero multiplicado por 10. Obras de orfebrería desde la Edad Media de origen religioso; oro y plata adornado de piedras con diferentes tallas; y así durante numerosas salas; hasta llegar a la época contemporánea y una espectacular colección de Huevos de Faberge de los zares; tan solo la piedra de agua marina de uno de ellos daría para hacer un bien aderezo.

En la planta inferior de la armería está el museo de trajes de los Zares; donde pueden verse los vestidos de coronación o de boda de los zares desde el siglo XVIII hasta el siglo XIX; incluyendo los trajes de Catalina la Grande; y tras las salas de los ropajes; la de carruajes reales; algunos diseñados para la nieve u otros con ruedas; así como algunos para los niños.

Catedral de San Basilio de noche

Desde allí; aprovechando que ya estaba anocheciendo fuimos a dar un paseo por la Plaza Roja por la noche; donde una espectacular iluminación de los almacenes GUM o de la Catedral de San Basilio ofrecen una vista diferente de la diurna. Tras dar un paseo y tomarnos algunas fotos hicimos un tour por algunas de las estaciones de metro que aún no habíamos visitado:

  • Plaza de la Revolución con sus estatuas de bronce de 1938
  • Elektrozavódskaia, con sus huecos grabados de mármol alegóricos al trabajo y al nuevo hombre comunista
  • Komsomólskaia; quizás una de las más fotografiadas, con sus mosaicos alegóricos a la historia de Rusia.
  • Prospekt Mira de 1952 y sus alegorías a la agricultura soviética.

Y así llegamos hasta el hotel para cenar alguna cosilla y descansar para el siguiente de turismo que nos esperaba.

26 agosto, 2020
por admin
Sin comentarios

Nuevas Historias de Plinio

Nuevas Historias de Plinio. Portada de la Primera Edición

Llevaba mucho tiempo rodando este libro por casa y me apetecía leer algo del escritor tomellosero;

Nuevas Historias de Plinio fue publicado en 1970; después del éxito que tuvo el autor con «Las Hermanas Coloradas«; si bien este libro es una colección de historias cortas del jefe de la GMT. Capítulos que se desarrollan tanto antes de la Guerra Civil; en la época de Alfonso XIII y Miguel Primo de Rivera; donde los casos los resolvían casi sin ayuda de automóviles; e historias más modernas de los años 50 y 60 con referencias a los sucesos de la Guerra Civil o a acontecimientos de los años 30 en Tomelloso. En la fecha de publicación del libro; estos supuestos acontecimientos tenían 40 años de antigüedad; algo dentro de la memoria de los protagonistas; a día de hoy se ven mucho más lejanos y remotos; más cerca del siglo que de la memoria que abarcamos los humanos.

– El Quaque
– Los carros vacíos
– Los jamones
– El huésped de la habitación número cinco
– El caso de la habitación soñada
– Echaron la tarde a muertos
– Las desilusiones de Plinio
– Muerte y blancura de Baudelio Perona Cepeda

Quizás unos cientos que no son tan frescos como otras novelas de más éxito del autor; aunque si de mucho valor por cómo retrata una época y una forma de vivir que poco a poco ha ido cambiando y desapareciendo.

Unos cuentos pistorectos de unas épocas desaparecidas; quizás no tan brillantes como otras novelas del autor; pero entretenidas.