Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Acomododándonos

Ya llevamos un día en Darmstadt, así que ya voy conociendo algo más la ciudad y ya me estoy apañando, voy a contar lo que he hecho hoy:
Al final me quedé a dormir en lo de Dani, así que esta mañana nos hemos levantado a las 8:30 porque a las 9 abría la oficina de la Studentenwerk y quería ir pronto para que me dieran la habitación en la que me vaya alojar y así poder darle a Iberia mi nueva dirección para que me diesen la maleta. Después de levantarnos Dani también me ha invitado a desayunar y luego me ha acompañado a coger el autobús (se coge enfrente de la residencia) y me ha acomapañado hasta las oficinas de la Studentenwerk, allí me he llevado un susto porque ponía que lo miércoles estaba cerrado, con lo cual no me llegaba la camisa al cuerpo por la cantidad de problemas que me planteaba… no le podía dar la dirección a Ibería, tendría que seguir siendo un rémora de Dani… y no era plan.
Afortunadamente ha llegado el empleado, un tal mr. Lowery y me ha dicho que en efecto que tenía una habitación y que me la iba a dar en el mismo momento. De pura casualidad me han dado la habitación en la misma residencia que la de Dani: Karlshof, así que me he vuelto a la residencia, he buscado las oficinas y me han dado la llave de la habitación. He conocido a un compañero de “apartamento” que estudia informática. Me ha estado enseñando el piso y todo eso, lo que más me ha llamado la atención es la freidora que tienen, está llena de una masa blanca, dura, sólida que se supone que es “grasa” y es lo que utilizan para freir… donde esté aceite de oliva de Martos, que se quiten esas porquerías…
Una vez que he dejado las cosas he salido corriendo para llamar a Iberia y decirles que ya tenía una dirección y que me mandasen la maleta a mi nueva habitación. Me han estado diciendo también que si la maleta se retrasa, me pueden dar hasta 56 ? por día de retraso.
Después me he vuelto a la residencia y como ya era hora de comer me he ido para la Mensa que estaba al lado de las oficinas de la Studentenwerk para comer, me he encontrado con unos estudiantes de telecomunicaciones de Madrid y les he estado preguntando por cómo iba la Mensa, al final he cogido un plato de pasta, y se come bastante barato (ahora no me acuerdo del precio).
Después de comer me he ido a comprar las cosas que me tenía que comprar, lo primero ha sido la ropa de la cama, y como no tenía mucha idea de donde se pueden comprar esas cosas, me he ido al Kaufhof que viene a ser como El Corte Inglés en Alemania, allí me he comprado un par de toallas (por lo de la maleta), unas sábanas, un edredón, una almohada (en Alemania las almohadas son cuadradas, no son alargadas como en España), y ya que estaba allí me he comprado un vaso grande para los desayunos y un cepillo de dientes y pasta de dientes (también por lo de la maleta). También he ido al Saturn para comprar un cable de red para conectarme a internet en la residencia.
Con los bolsones me he vuelto para la residencia porque de esas maneras no podía ir a ningún sitio. Cuando he llegado al piso he conocido a mi segundo compañero de “apartamento”, no me acuerdo del nombre porque es muy raro pero es de Israel y estudia Economía e Informática.
Después me he ido a comprar las cosas para la ducha, porque no es plan de ducharse con cosas prestadas ni cosas de esas, así que he estado buscando una droguería Schlecker que tiene de todas esas cosas, me he comprado una esponja (en Alemania las esponjas tampoco son como las españolas, parecen más bien un estropajo arrugado), gel, champú, y todo eso.
Me he vuelto para la habitación, he soltado las cosas y me he ido otra vez a comprar, ahora comida para los desayunos y para las cenas, esta vez en un Penny Markt, he comprado cuatro cosas y me he vuelto para la residencia.
Cuando he llegado me he acorado que se me había olvidado comprar unas chanclas para entrar a la ducha. La ducha que hay en esta residencia es igual que la que comenta Fidel, ya colgaré alguna fotografía, así que mejor comprar unas chanclas que pisar el suelo ese…
Así que me he ido otra vez al Kaufhof a comprar unas chanclas. Las he comprado y me he vuelto a la residencia. Evidentemtente a esas horas del día con tantas vueltas y tantos paseos estaba ya hecho polvo, así que ya no he vuelto a salir de la resiencia, he ido a hablar con el administrador de la red de mi edificio para que me de de alta, me ha apuntado y me he dado una vuelta para saludar a Dani y decirle que me habían dado la habitación en la misma residencia que él. Luego he cenado y ya me he puesto con el ordenador a poner en condición cuatro cosas, cuando, ?Sorpresa! Han llamado a la puerta y un mensajero me ha traído la maleta, con lo cual la mitad de las cosas que he comprado no eran tan urgentes, pero bueno, ya tengo mi maleta y ya tengo una preocupación menos.

Una respuesta a “Acomododándonos”

  1. 05 Oct 2005 a las 23:00 Luis

    Vaya jose, me ha recordado a mi inicio erasmus. A mi Iberia no me perdió las maletas, sino que me la robaron en la estación de Atocha, con billete de avion incluido. 30 mintuos antes de embarcar yo seguia sin saber si iba pa italia o no. Al final tras recorrerme medio aeropuerto consegui que una chica de iberia hablara con la de Alitalia para que me diese un billete nuevo, pasando por caja 162 euros claro.
    Cuando llegue tuve que dormir de prestado en lo de una chica que estuvo en Jaén de erasmus pero que conocia muy poco. Al otro dia ya me asignaron mi piso. Casualmente también fui al Schleker a comprar cosas de drogueria, en aquel momento yo no sabía que el scheleker iba a ser la mejor franquicia de mi erasmus: te revelaban carretes de fotos por 3 euros!!!

Sindicación RSS

Dejar una respuesta