Feeds:
Anotaciones
Comentarios

El día de la ópera

Hoy (bueno, técnicamente hablando, ayer), estuvimos en la ópera, pero bueno, vayamos por partes (como dijo Jack el Destripador), del sábado hay poco que contar porque estuve estudiando (por eso de los exámenes y tal), así que llegamos al domingo.
El domingo nos había invitado Rubén (yo lo llamo ya el de la agenda cultural) a su casa a comer, porque el lunes era su cumpleaños. La comida la han hecho entre él y una amiga suya que está también de Erasmus, aunque en París.
La comida ha consistido en una ensalada, y unos filetes de pavo con salsa roquefort y de postre arroz con leche, todo muy rico, en fin, así que muchas gracias a Rubén y a su amiga.
Después era ya la hora de irse para Frankfurt, así que cogimos el tren RB de Frankfurt, aunque como había tiempo me compré un Toblerone de chocolate negro, que no lo había probado y lo ví en la estación de trenes y me entró ganas). La ópera empezaba a las 19:30, pero había que llegar con tiempo, así que cosa así como para las 6 de la tarde estábamos ya en Frankfurt, nos fuimos hasta la ópera andando y cuando estuvimos por la zona para hacer tiempo buscamos una cafetería para tomarnos un café, no era cuestión de esperar por la calle porque hacía bastante fresquete. La cafetería en cuestión era un Starbucks (me parece que es una cadena de cafeterías que hay por todo el mundo, en plan McDonalds, aunque yo sólo conocía estas cafeterías por las parodias de Los Simpsons o de South Park), en fin la cosa es que a mí no me gusta tomar café, pero tenían chocolate, así que me pedí un chocolate (resultó ser un granizado de chcolate con nata y jarabe de chocolate) y un pastel “Browning Chocolate Cake” o algo así (en inglés), que la verdad es que estaba bastante bueno (también era de chocolate).
Después fuimos a la ópera y nos juntamos con los demás compañeros que venían a la ópera, (creo que éramos 20 o más), la obra que ponían era Macbeth, que era una obra de Shakespeare, y una adaptación a la ópera de Giuseppe Verdi (Aquí se puede consultar el libreto) y sobre el argumento aquí.
La verdad es que el montaje era moderno, es decir no tenía los vestuarios clásicos, sino que intentaba hacer un paralelismo con un banco, en el que las intrigas es por controlar la dirección del banco y etcétera, por ejemplo el vestuario era de ejecutivos y cosas por el estilo.
La verdad es que ha sido bastante novedoso (nunca antes había ido a una ópera) y bastante curioso.
Cuando ha terminado la ópera (sobre las 22:30) ya nos hemos vuelto para Darmstadt y a casa, que mañana hay clase.
En fin, un día de lo más cultural.

3 respuestas a “El día de la ópera”

  1. 23 Ene 2006 a las 11:16 Luis

    ¿En alemania el gobierno promociona el arroz con leche o que?

  2. 23 Ene 2006 a las 12:30 josera

    No, de hecho el arroz con leche alemán está malísimo, pero supongo que será el único postre español que se puede hacer en Alemania sin mucha dificultad.

  3. 23 Ene 2006 a las 21:27 Jasp

    Muy buenas José Ramón, he visto tu comentario en mi blog y hasta aquí que he venido. Me ha sorprendido que seas paisano mío, pero sobre todo, que ahora mismo estés en Darmstadt, una ciudad que conozco porque me he alojado allí varias veces que he ido a Frankfurt y … dentro de poco volveré, que toca feria 😉

    Saludines

Sindicación RSS

Dejar una respuesta