Feeds:
Anotaciones
Comentarios

P9103396
El domingo estuve en Lopera, llevaba bastante tiempo programando esta excursión porque tenía ganas de visitar varias cosas de la ciudad.
Lopera es una ciudad que no está muy lejos de Martos, está a unos 10 km. de Porcuna, a unos 40 km. de Martos y muy cerca de la provincia de Córdoba (muy cerca de Bujalance o de Villa del Río)
Lo primero que se puede visitar en Lopera es el castillo. Es un castillo que tiene lo propio de un castillo, su muralla, sus torres del homenaje (aquí son muy chulos y en vez de una torre del homenaje como en casi todos le ponen dos, la de San Miguel y la de Santa María).
Como guía había un muchacho, sobrino de la “guía oficial” que estaba embarazada y no podía ir a trabajar. Lo primero que te enseñan es el patio de armas, te cuentan un poco la historia moderna de la fortaleza, que pertenecía a la orden de Calatrava y que dependía de Martos. Más recientemente, el castillo era de titularidad particular y que había gente que vivía aquí, se acondicionaron partes del castillo como bodegas y la verdad es que lo dejaron un poco abandonado.
Hace poco tiempo el Ayuntamiento de Lopera compró el castillo para uso municipal, pero todavía no han empezado las labores de restauración, porque esperan que la Junta de Andalucía dé el dinero (y lo que les queda…)
En fin, luego nos subieron hasta una de las torres del homenaje para ver el paisaje, la subida fue un poco “accidentada”, por una escalera de caracol muy angosta se llega hasta una habitación, que parecía un palomar y con muchos excrementos de paloma (quizás podrían venderlo como abono y sacar dinero para la restauración). Luego por una escalera hasta arriba de la torre y para subir hasta la balaustrada para tener las vistas panorámicas una escalera de madera que creo que era de la misma época del Castillo: medieval. Y unos agujeros en medio de la balaustrada que como uno se cayera por ahí no lo contaba. En fin, que si viene alguien de prevención de riesgos laborales cierra el Castillo “secula seculorum”. Ahora, eso sí, desde la torre hay unas vistas de la ciudad y de la campiña impresionantes. Y en la campiña, a parte del olivar, también se veía la zona donde están los restos de las trincheras y de las casamatas de la Guerra Civil.
Después bajamos (por las mismas escaleras) y nos llevaron a donde estaba la bodega, que ahora lo han reconvertido en salón de bodas, comuniones y bautizos. Bajando por unas escaleras se llegan a unas galerías subterráneas de la antigua bodega, donde todavía se conservan algunos barriles.
Y después entramos a los bajos de una de las torres del homenaje donde está el museo de la Guerra Civil, donde tienen algunos carteles de la guerra, restos de proyectiles, fusiles, cascos, granadas y una maqueta muy grande con el desarrollo de la batalla.
Y con eso terminamos la visita al Castillo de Lopera, ahora cogimos el coche y nos fuimos a las trincheras para echarle un vistazo. El camino es fácil, se sale de Lopera por la carretera de Porcuna (que es la que habíamos cogido para llegar hasta Lopera) y se desvía uno a la derecha por la carretera de Bujalance.
Cuando se cruza el puente sobre el río Salado ya se ven las casamatas. Se aparca el coche y se pueden visitar a pie.
De la Batalla de Lopera hay mucha información en la red.
Yo creo que la batalla de Lopera fue la más importante que se desarrolló en Jaén durante toda la Guerra Civil: Los nacionales venían desde Córdoba con intención de tomar cuantas ciudades pudieran, la primera ciudad que tomaron desde esta dirección, en la provincia de Jaén, fue Lopera, que la tomaron el 25 de Diciembre de 1936. (Vaya forma de celebrar la Navidad). En los días siguientes (27, 28 y 29) los republicanos intentaron reconquistar la ciudad, misión en la que fallaron. Por parte republicana las fueras pertenecían a las Brigadas Internacionales. En esta batalla murieron conocidas personalidades, como el torero “El Algabeño” por parte del bando nacional o los poetas “Ralph Fox” o “Rupert John Cornford” por parte del bando republicano.
Aunque la batalla la ganó el bando nacional, las pérdidas que tuvo hicieron que se retrasara la toma de Porcuna (1 de Enero de 1937) y que no pudieran avanzar más durante el resto de la guerra en el frente de Jaén. De hecho el frente en la parte de Martos durante la Guerra Civil estaba entre Santiago de Calatrava y la Higuera (republicanas) y Porcuna (nacional). De hecho Martos fue ciudad de retaguardia donde estaban los polvorines, los cuarteles de logística, hospitales, etc.
En fin, pues eso que junto al arroyo Salado quedan un par de casamatas, separadas entre sí por unos 500 metros. Las casamatas son de hormigón y la verdad es que son muy curiosas, tienen pequeños agujeros para disparar con los fusiles y agujeros más grandes para disparar con ametralladoras
La primera casamata está en muy buen estado, se puede visitar y entrar sin ningún problema. Se ven unos pequeños agujeros en el suelo de la casamata que eran para almacenar la munición, aunque ahora sirven para que salgan higueras.
La segunda casamata está en medio de un olivar, junto a un tajo del río Salado desde el que hay una buena perspectiva de la ciudad. Esta segunda casamata está en peor estado y por dentro está totalmente comida de broza y hierbajos y no se puede entrar.
Desde aquí hay una vista muy buena del Castillo de Lopera, además se puede ver el agujero que produjo el impacto fortuito de un proyectil de artillería durante la Batalla de Lopera.
Y una vez que uno ve todo esto, pues se vuelve para su casa, creo que quedan más trincheras y fortines, pero esos no sé por donde están.
En fin, una visita muy interesante.

2 respuestas a “El Castillo de Lopera y la Batalla de Lopera”

  1. 08 Dic 2009 a las 21:41 Antonio Vallejo Sanchez

    Muy interesante todo el reportage fotografico del frente de Lopera,en mi pueblo natal,tambie,en los alrededores delmismo,Valenzuela,existen varios fortine o nidos de ametralladoras,tale la que hay en la proximidad del cortijo de La Ginoveba, La Serna,cerro Boyero,y lo que es la linea del frente de Valenzuela-Santiago de Calatrava,pienso ir un dia de estos a Lopera, para ver y fotografia esos bunker,porque eso es historia, lo e visto en internet, pero me desplazare un dia a LOpera.un saludo.

  2. 13 Dic 2009 a las 15:11 José

    Tu visita al Castillo de Lopera, me ha recordado una que hice yo, en el verano del 74 al Castillo de Guadamur, en la provincia de Toledo. Claro que aquello no era una visita turística. Al castillo teníamos que subir para colocar en el centro de la torre una bandera. La bandera era una señal topográfica que serviría para hacer lecturas y observaciones topográficas. Ya que el trabajo que teníamos que realizar era un levantamiento topográfico de una extensa zona de la provincia. El castillo era propiedad de unos Marqueses, creo, que vivían en Madrid. Su estado general era notable,e incluso tenía un mobiliario de la época, como mesas, camas, sillas, etc. También se conservaba en muy buen estado la sala de torturas, que pudimos ver, no sin sentir algún escalofrío.
    También pusimos otra bandera en el Castillo de Cervatos. Este se encontraba en mucho mejor estado y perfectamente adaptado al momento actual. De hecho vivían en él sus propietarios y el servicio. De no ser, porque se veía que era un Castillo de la época, se podría decir, que era una vivienda de construcción reciente,con todas las comodidades actuales, electricidad, teléfono, tv, etc.
    En cuanto al resto de tu relato sobre Lopera, la verdad es que me ha gustado y ha despertado mi interés. Felicidades por la exposición del mismo.

Sindicación RSS

Dejar una respuesta