Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Barbacoa en el río

P7177775
Ayer nos comentaron los veteranos que por la tarde, después del trabajo iban a organizar una barbacoa en el río (en el Isar, por supuesto) para celebrar el cumpleaños de unos compañeros de la empresa.
Así que nada, allá que íbamos nosotros, después de pasarnos por el Kaufhof para comprar un regalico.
Como me recordó todas esas barbacoas que organizamos en Darmstadt bajo cualquier excusa…
El sitio elegido era junto a la parada de Thalkirchen, relativamente cerca de donde vivo, y muy cerca de donde tuve el piso el año pasado.
Después de la entrega de regalos, lo de siempre, un poco de carne, y algunas cervecitas para refrescar el cuerpo y rehidratarse hablando con los compañeros del trabajo.
Muy interesante, habrá que repetirlo en cuanto se tercie. Y es que aquí, en cuanto hace un día buen tiempo hay que aprovecharlo, que cualquiera sabe cuándo volverán las lluvias y por cuánto tiempo…

3 respuestas a “Barbacoa en el río”

  1. 19 Jul 2007 a las 18:45 unviajealaluna

    Ahi ahi integrandote en la empresa Jose… pero a ver que barbacoa hacen estos… seguro que como las que hacemos en Martos no, con sus chorizos y morcillas de Fuensanta con sus chuleticas y sus apaños jajaja

  2. 19 Jul 2007 a las 19:31 josera

    Bueno, aquí a base de chuletas, salchichas, y cosas menores, muslos de pollos y cosas de esas.
    A veces, incluso hacen barbacoas de verduras, si los viera un fuensanteño…

  3. […] Ayer cuando llegue a la oficina pasaba algo raro: no había casi nadie, sólo quedaba Fernando, el otro Werkstudent de mi departamento, y la cosa tenía pinta rara. Afortunadamente cuando pasó un rato, llegó nuestro jefe y nos comentó que qué hacíamos allí, y que si nos apatecía ir a la barbacoa del departamento. ¿Barbacoa del departamento? ?Por supuesto! Y es que se ve que como llevamos poco tiempo todavía no nos han agregado a la lista de distribución de correo. La cosa es que estos alemanes, tan organizados como son, organizan barbacoas en los departamentos para que los empleados que trabajan juntos se puedan conocer, compartan un día fuera de trabajo, se lleven a sus familias, y en definitiva, confraternicen. Y la verdad es que fue bastante divertido, se organizó cerca del Isar, donde fue también la otra barbacoa. Cuando llegamos, Alberto estaba intentando encender fuego (me parece que no llegó a obtener ningún resultado positivo), pero afortunadamente había otras dos barbacoas, bien llenas de carne. ?Que rico! Luego por otro lado muchos compañeros llevaron sus propias comidas, algunas de ellas típicas de otros países como China o India, y fue bastante curioso probar cosas nuevas. Y después de la comida, lluvia, por supuesto, no puede faltar en cualquier barbacoa, aunque cuando pasó otro rato se arregló, salió el sol e hizo un día fenómeno, muchos aprovecharon para jugar al fútbol, al volleyball o a cualquier otra cosa. Y para las 6 de la tarde a repartir la comida que había sobrado y para casa. Eso sí, las horas que pasamos en la barbacoa no cuentan, o sea que ya debo horas extras, al ritmo que voy, me tendré que quedar aquí trabajando hasta diciembre. […]

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta