Feeds:
Anotaciones
Comentarios

La moto de la Gran Evasión

la gran evasion
Ayer tuve la oportunidad de ver la parte final de la magnífica película “La Gran Evasión” de 1963, que narra el intento de escapatoria de unos cuantos aviadores aliados encarcelados en un campo de prisioneros alemán durante la II Guerra Mundial.
Una de las escenas más famosas es la carrera que hace Steve McQueen perseguido por varios motoristas del ejército alemán, y posteriormente a camión que intentan evitar que alcance la frontera de Suiza:

Como cosa curiosa cabe decir que la moto que lleva Stve McQueen (aunque utilizó un doble, él mismo era un gran motorista que llegó a rodar en algunas escenas a los propios perseguidores), la moto que lleva no es una moto original de la II Guerra Mundial (cualquiera le mete esa tralla a una moto “vieja”).
La moto que lleva es una Triumph 650 de los años 60 (una moto contemporánea de la película) y no una de las BMW R 75 o Zíndapp KS 750 que sí utilizó Alemania durante la II Guerra Mundial.
Curiosamente todavía existe mucho coleccionismo alrededor de estas motos alemanas de la II Guerra Mundial. Quien pillara alguna moto de estas, aunque con los precios que tienen

2 respuestas a “La moto de la Gran Evasión”

  1. 02 Jul 2008 a las 00:22 Julito

    Para mí una de las mejores películas corales de siempre, una extensa galería de arte con todo tipo de reliquias. Te recomiendo “Traidor en el infierno” de Wilder.

  2. […] El sábado pasado, aprovechando el buen tiempo que hacía decidí dar una vuelta con la moto, aunque en vez de ir a algún sitio en concreto, decidí ir a hacer pruebas: Todavía no había probado la motod en el campo, así que aprovechando que ya no hay barro en el campo, me llevé la moto al medio del olivar. Y la verdad es que la experiencia fue bastante satisfactoria, muy diferente la conducción por campo, mucho más lenta y mucho más bacheada, yendo poco a poco, a fuerza de embrague y bordeando olivos, vamos, al más puro estilo de “La Gran Evasión“. Ahora eso sí, al final se quedó la moto oliendo a hierba quemada, seguramente por algunas hojillas de los hierbajos que se quedaran atrapadas cerca del tubo de escapero, pero al fin y al cabo nada grave. No fueron muchos kilómetros, sólo 17 (y ya tiene 850 km.), pero desde luego divertido y diferente a otras rutas. […]

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta