Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Londres: Primer día

IMGP0291
El viernes por la tarde, después de que todos terminásemos nuestra respectivas jornadas laborales, salimos para Málaga, a eso de las 9 estábamos rumbo a Fuengirola, donde pasaríamos la noche para llegar tempranico al avión.
Aprovechamos para cenar unas pizzas en el apartamento, mientras veíamos la película “Philadelphia“.
El sábado a las 5 de la mañana estábamos en pie, cogimos el tren en Fuengirola y hasta el aeropuerto, donde nos bajamos en un apeadero un poco cutre. íbamos bien de tiempo para facturar y coger el avión.
A las 10 (hora ya inglesa) estábamos en el aeropuerto de Gatwick, ?Ya estábamos en Inglaterra!, ya sólo quedaba llegar hasta Londres, después de dar vueltas por el aeropuerto conseguimos enterarnos que había un tren directo de Gatwick hasta la estación de trenes de Virginia. Así que copramos los billetes y una hora después, ?Ya estábamos en Londres! El destino de nuestras mini-vacaciones a costa de Santa Marta.
La salida del aeropuerto era un follón con muchísima gente de múltiples procedencias sin saber para donde tirar, así que nosotros salimos y en cuanto vimos una parada de taxis, allá que fuimos para que nos llevaran hasta el hotel.
En el hotel nos dijeron que hasta las 2 de la tarde (eran las 12 de la mañana, hora inglesa) no podíamos entrar en las habitaciones, así que dejamos las maletas en recepción y nos pusimos a dar un paseo por Londres, aprovechando que estábamos ya menos cargados de equipaje.
Aprovechamos para comer en un Mac Donalds cercano al hotel, y luego andando, andando, llegamos a un parque “El parque del Regente” o algo así. Se parece mucho a los típicos parques que había por las ciudades alemanas, y era enorme, con varias partes, nos encontramos (entre otras muchas cosas), una boda, una calle por mitad por donde circulaban coches (pocos), casas, en la cercanía, gente practicando deportes, lagos y animales, y un grupo de chicas celebrando un cumpleaños al ritmo de un gaitero, algo realmente curioso…
A las 2 (ó las 3), conseguimos dejar las maletas en el hotel, y como ya lo teníamos todo hecho, decidimos dormir un poco la siesta, ese gran invento nacional que tantas cosas buenas ha hecho por el mundo.
Cuando nos levantamos, decidimos darnos un paseo por Londres, así que nos fuimos desde nuestro hotel, que estaba en la zona de la calle Baker (cerca de donde vivía Sherlock Holmes) hasta llegar al centro de Londres, poco a poco fuimos cambiando desde barrios residenciales, donde está al hotel, hasta el centro de Londres mucho más bullicio y con mucho más comercio, incluso algunos de ellos eran españoles: Zara, Mango,…
Llegamos a Picadilly Circus, una plaza muy céntrica de Londres y seguimos andando hasta llegar a Trafalgar Square, otra plaza céntrica de Londres, y desde la que ya se ve el Big Ben y coronada con una estatua del almirante Nelson. Continuamos bajando, pasando por un arco que da entrada a los jardines de Buckingham, donde cerca encontré un cajero, y por fin conseguí mis primeras libras. Pasamos por la puerta de la calle Downing Street.
Continuando un poco llegamos a la zona donde está el parlamento y su famoso Big Ben, y la abadía de Westminster.
Nos entretuvimos bastante cruzando el río y haciendonos fotografías, junto al que seguramente será el monumento más conocido de Londres.
Continuamos por la otra orilla del río, pasamos junto a la noria gigante “El ojo de Londres” y continuamos para deshacer el camino, esta vez visitando Londres de noche; aunque finalmente el cansancio pudo con nosotros y decidimos coger un taxi para volver al hotel.
Cerca del hotel encontramos un bar, o un pub típico inglés y decidimos probar a tomarnos una cervecilla y algo para cenar. Lo de cenar fue imposible porque eran las 11 (la cocina cerraba a las 21:30) y las cervezas justas, porque cerraban a las 11 de la noche. No está mal la cerveza inglesa, nada más, y el tamaño, una pinta , un poco menos de medio litro. Estos ingleses, siempre con sus medidas raras.
Y luego a la cama, que nos esperaban otros días muy cargados.

5 respuestas a “Londres: Primer día”

  1. 01 Ago 2008 a las 08:47 Elein

    ????JR que fotillos taaaaaaan chulis las de londres!!!!

    Yo he estado en amsterdam el finde, xo mis fotillos son bastante peores… tb es verdad que me lleve una camara que me habían regalado en un c.comercial 😛

    Bueno que me has dado envidia y me está apeteciendo comprarme una camara buena. ¿Qué me recomiendas?

  2. […] « Londres: Primer día […]

  3. 03 Ago 2008 a las 01:39 londinense

    La estación de trenes es VICTORIA, no Virginia.

  4. […] Aunque escribo esto con muchísimo retraso, el fin de semana del puente de la Constitución nos fuimos los 4 mismos de Londres, nos fuimos a Pisa y Florencia. Así que el sábado a las 5 estábamos en pie en Martos, preparados para coger el coche y directos al aeropuerto de Sevilla, a coger el vuelo de Ryanair, que nos llevaría directamente desde Sevilla hasta el aeropuerto de Pisa, una vez facturada mi maleta (Ryanair te cobra por cada maleta que factures, y como yo llevaba la cámara, tuve que facturar la maleta con la ropa), paramos para comprar los billetes del autobús del “Terravision” (que nombre más raro para una compañía de autobuses), y un desayuno, un poco caro, pero desayuno. Es la primera vez que volaba con Ryanair, y la verdad es que la única diferencia con otras aerolíneas convencionales es que cuando facturas no te dan ningún asiento, que no hay primera clase y sobre todo me llamó la atención la cantidad de publicidad que tienen dentro del avión. Por lo demás, hice todo el viaje durmiendo. Llegamos a Pisa, y cargados con las maletas y los abrigos, un tiempo fenómeno, Sol, casi nada de frío, así que nos fuimos a la estación de trenes a buscar la consigna y dejar allí las maletas, donde las recogeríamos por la noche, para poder visitar Pisa ligeros de equipaje. Como ya habíamos comprado un billete del autobús urbano, aprovechamos que duraba una hora y cogimos otro autobús que nos llevó directamente a la Catedral, donde está la famosa torre. Nada más llegar nos quedamos con la boca abierta de ver todo el complejo formado por la Catedral, el Baptisterio, la Torre y un pequeño cementerio. Nos enteramos que teníamos que cruzar todo el recinto e ir a la otra punta donde vendían las entradas para poder visitar el Baptisterio, la Torre, el Cementerio o dos de los Museos que hay. (La entrada a la Torre era lo más caro, con 15 ? por cabeza). Nos dieron turno para subir a la Torre a las 15:30, y como todavía era temprano aprovechamos para visitar, primero la Catedral, que aunque sea de estilo románico, tan diferente es a los edificios románicos españoles. Después de ver la Catedral, fuimos a visitar al baptisterio, un edificio mucho más sobrio, de dos plantas con arcadas superpuestas, y que no es una cúpula perfecta, puesto que el centro de la cúpula no sigue la forma y forma otro cuerpo geométrico diferente. Llegaron las 15:30 y con ello la hora de visitar la Torre, así que nos fuimos dando un paseo desde el Baptisterio hasta la torre (aunque yo tuve que volver a la taquilla porque no dejaban subir con bolsas), así que dejé las bolsas y me subí con sólo tres objetivos. Subir por la Torre de Pisa es bastante gracioso porque la Torre está torcida, pero cuando vas subiendo visualmente no se nota mucho, sin embargo uno va subiendo por las escaleras que parece que está borracho, dándose por las paredes, y en algunos tramos es más difícil de subir (hay más pendiente) que por otros lados. Las vistas desde la Torre son muy buenas, no hay ningún edificio más alto cerca, y se pueden apreciar también las campanas. de la torre. La subida se hace por el interior de la Torre, no se suben por las arcadas superiores, y el interior de la iglesia tampoco se puede ver, porque no hay nada, está hueca por dentro. Después de bajar de la torre nos fuimos a visitar el cementerio, también en el complejo de la catedral, el Cementerio es un edificio que se dispone a través de un claustro alargado, donde tienen una gran colección de sarcófagos romanos y muchas tumbas de la Edad Media. También tienen esculturas de personajes célebres como Fibonacci. En uno de los laterales también se puede visitar una pequeña capilla con frescos que se puede visitar y que actualmente está siendo restaurada. Después salimos y aprovechando que estaba atardeciendo y la luz que había, nos hicimos las fotos de rigor haciendo el tonto, simulando que soportábamos la torre. Poco a poco nos fuimos alejando de la Catedral, perdiéndonos por las calles de Pisa, alejándonos de la Catedral y buscando la estación de trenes, que nos llevaría todo el resto de la tarde. Llegamos al Río justo cuando estaba anocheciendo, prácticamente una hora antes que en España, donde había unas vistas y unos colores muy bonitos para las fotos. Nos metimos callejeando por un barrio en medio de un mercado y por todas las calles comerciales de Pisa, donde nos encontramos incluso algún Zara. A las 17:30, más o menos paramos para tomar algo, que desde que salimos del aeropuerto de Sevilla no habíamos tomado nada, y es que la vida de turista es muy dura. Paramos en una especie de Pizzería, y como nuestro dominio del italiano dejaba algo que desear, al final sólo pudimos pedir una especies de molletes de jamón york y queso… Llegamos a la estación de trenes de Pisa ya de noche, recogimos las maletas y cogimos un tren para Florencia, donde por supuesto aprovechamos para dormir un poco. Llegamos a la estación de trenes de Florencia y nos fuimos para el hotel. Dejamos las maletas, y de nuevo a pasear un poco, esta vez a ver Florencia de noche, callejeando conseguimos llegar hasta la Catedral, vimos las famosas puertas del Baptisterio, y seguimos paseando hasta la “Piazza della Signoria“, donde está el “Palazzo Vecchio“. A la vuelta para el hotel, descubrimos la gran comida del viaje: Los helados italianos (En especial para mí los de chocolate negro). Y con eso y un poco de pasta que habíamos comido cerca de la catedral, hasta el día siguiente, que para un sólo día ya estaba bien, que no podíamos ni movernos ya. […]

  5. […] Este fin de semana, como hacía mal tiempo y no se podía hacer otra cosa, aproveché para ver algunas de las películas que tengo en espera: Batman, El Caballero Oscuro. Se estrenó este verano, (me acuerdo de ver los carteles cuando estuvimos en Londres). Me llamó la atención sobre todo que en la lista de imdb aparezca como la 5? mejor película de un top de 250. Esta es la segunda parte de Batman Begins, el nuevo remake que están haciendo de las películas de Batman, con las que me siento más familiar, de los años 90. En esta película aparece Joker, interpretado por el fallecido actor, Heath Ledger, que también protagonizó Brokeback Mountain. Sin lugar a dudas la muerte del actor ha ayudado a la promoción de la película y a las buenas críticas que ha tenido su interpretación. La película comienza viendo como el Jocker atraca un banco de la mafia, para ir luego a hacer negocios con ellos mismos: Convencerlos de la necesidad de acabar con Batman que está poniendo en peligro la supervivencia del crimen en la ciudad, con ayuda del nuevo y eficiente fiscal de la ciudad: Harvey Dent, y cada uno intenta hacer lo que mejor se le da: Batman luchar contra Jocker, el Jocker sembrar el pánico y Harvey Dent luchar contra el mal… por las buenas o por las malas. La película dura 150 minutos, algo más de lo habitual y para nada se hace pesada, llena de acción, no tan oscura como la primera parte y no tan violenta, muy interesante la interpretación de los personajes, sencillamente los tres están muy bien, acompañados de extras de lujos como Michael Caine (Alfred), Gary Oldman (el Teniente Gordon) o Morgan Freeman (Lucius Fox). Desde mi punto de vista mejor que la primera parte y una película de acción bastante buena, aunque de ahí a decir que es una de las 5 mejores películas de la historia del cine… […]

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta