Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Al Pantano del Víboras con la moto

PB020004a
Poco a poco hay que ir cogiendo la moto, aunque en estas últimas fechas el tiempo no acompañe mucho… Desde el último jueves que bajé al monte, sólo pudimos volver a coger las motos el domingo, en principio Joaquín quería subir a la Maleza, pero después de dar algunas vueltas vimos que el carril estaba bastante embarrado y junto con las pendientes, hicieron que nos decidiéramos por otra ruta más facililla, pensando sobre todo en mí.
Así que subimos a la ermita, y salimos a la carretera de Las Casillas, llegamos a La Carrasca y al Pantano. Desde allí cogimos el carril de La Morata, llano, aunque también con un poco de barro, y llegamos a la cabecera del pantano, junto al río
Después de dar una vueltecilla por ahí, nos volvimos, deshaciendo el camino, ya anocheciendo y con un frío considerable. A ver cuál es el próximo destino… cuando la lluvia nos deje, claro.
De momento, ya llevo 314 kilómetros con la moto.

2 respuestas a “Al Pantano del Víboras con la moto”

  1. 06 Nov 2008 a las 6:38 pm Rafael

    Peperra, me gustaría leer una noticia tuya, sobre el la nueva ocurrencia del PSOE. Por lo visto resulta que la ingeniería esa que te sacastes debe ser un hobbie de Zp, ya que la infravalora y quiere eliminarla. Es decir, que los gays a día de hoy tienen más derecho que los ingenieros en informáticas, que si eres extranjero y vienes de tanzania con un título hecho con el paint, vas a tener más oportunidad para que te reconozcan el título q un ingeniero. Joserra, ¿todavía crees que ganamos la guerra?

  2. […] El miércoles de la semana pasada hubo otra salida del Club Ciclista Las Luces, o por lo menos de parte de ellos, porque Jesús no pudo venir. Esta vez era la primera vez que venía Javi, otro compañero de la empresa, y que lleva muchos años haciendo bicicleta de montaña, así que cnoces muchas rutas, y Victor, un compañero del Tosiria. Salimos por la carretera de Belda, y al poco nos deviamos a mano izquierda para coger el carril del Alamillo: Cruzamos el Salado, que baja ya casi sin agua y después venía la sorpresa… Posiblemente el carril con mayor pendiente en las cercanías de Martos, el cuenta kilómetro marcaba tasa de ascensión de más de 15 metros por minuto a 8 km/h… A más de uno le pasó una mala pasada, junto con las chinas, el intentar cambiar, con la cadena tan tensa era prácticamente misión imposible. Pero en fin, todo tiene un final, y al poco salimos a la carretera de Las Casillas, y bajamos para el Pantano directamente. Allí esperamos para reagruparnos, y hacernos la foto de grupo de rigor. Cogimos la carretera del Villarbajo, comenzando a bordear el pantano, para desviarnos luego por el carril de la Morata y llegar a la cabecera del pantano. Y como no había marcha atrás, tocaba cruzarlo, con cuidado, aunque al final, casi todos tuvimos que poner el pie en el agua y mojarnos un poco. De todas formas, como es verano, se agradece. Una vez cruzado el Víboras continuamos bordeando el pantano por la otra vertiente, llaneando y con muchas curvas, hasta que llegamos a Las Casillas, donde paramos para rellenar agua, y descansar un poco. Luego venía la vuelta a Martos, sin más paradas: Cogimos la carretera que va de Las Casillas hasta Alcaudete, para desviarnos por un carril a mano derecha, que terminaba en la Vía Verde. Para ahorrarnos unos cuantos kilómetros, y de paso complicar un poco la etapa, nos volvimos por Belda: la mitad de kilómetros (y el doble de cuesta, claro). Así que cuando llegamos a Martos, no nos quedó más remedio que ir a refrescarnos un poco a Las Palmeras. Al final 37,52 km. en dos horas, 583 metros de ascensión total, 1613 kilocalorías y la mayor rampa que subimos del 16 % (que no parece tanto comparado con la Pandera). […]

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta