Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Ángeles y Demonios

ngeles y demonios
El otro día terminé de leerme esta novela de Dan Brown, tercer libro protagonizado por el profesor estadounidesne Robert Langdon. Después de «Fortaleza Digital» y del más conocido «El Codigo Da Vinci», llega la tercera novela.
Esta vez, el profesor Langdon tiene que enfrentarse a todo al CERN, a los Illuminati y a la Iglesia Catolica, él sólo, porque alguien quiere destruir al mundo, tal y como lo conocemos (o algo así…)
Un extraño asesinato de un sacerdote investigador en el CERN que apunta a una antigua asociación secreta, los Illuminati que se creía que llevaban siglos desaparecidos. Esto le hace seguir la pista hasta Roma, donde se celebra el cónclave para elegir el nuevo Papá, allí extraños sucesos ocurren: Han robado una buena cantidad de antimateria del CERN y pretenden hacerla explotar (y la antimateria sí que tiene un buen rendimiento energético…) en el Vaticano. A la vez han secuestrado a 4 cardenales que participaban en el cónclave y amenazan con matarlos cada hora. Entre todo esto aparece el camarlengo que jugará un papel importantísimo en la trama del libro.
Para encontrar la antimateria, Langdon tiene que seguir las pistas que dejaron los Illuminate siglos atrás por Roma, hasta que le lleven al «Templo de la Iluminación», donde todas sus preguntas tendrán respuesta…
Desde mi punto de vista, la novela no tiene ni pies ni cabeza: Brown demuestra saber tanto de Física (se carga el principio de la conservación de la Energía a la torera, al querer utilizar la antimateria producida en un acelerador de partículas como fuente de energía), como de la Iglesia Católica: Parece no conocer los ritos de elección de un nuevo papa, y muestra una iglesia católica más propia de la Edad Media que de la actualidad. ¿Iglesia reñida con Ciencia? Se nota que hace mucho tiempo que no ha leído la prensa, ni conoce a ningún sacerdote con titulaciones técnicas como Química o Biología…
La novela por supuesto está también llena de arquetipos: Preponderancia americana ¿Un acelerador de particulas en España? ¿Por qué? y de tópicos… ¿Gasolina sin plomo en Italia? Vamos, como si aquí en Europa se viviera en el siglo XVIII…
En fin, otro libro de los que nos tiene acostumbrados Brown.

4 respuestas a “Ángeles y Demonios”

  1. 03 Abr 2009 a las 00:56 luisma

    Jose, es una novela de ficción, no es real.

  2. 03 Abr 2009 a las 08:13 josera

    Ya sé que es ficción… pero no por eso te puedes saltar las leyes de la Física…

  3. 07 Abr 2009 a las 21:03 el gatute

    Donde patina de verdad el escritor es en La Fortaleza Digital, donde nos describe (bueno, sobretodo a Sevilla) como unos incultos, unos macarras ladrones y pordioseros, con unas instalaciones de salud y transportes lamentables.

    No digo que no se puedan mejorar, pero que sepa, los americanos van a intentar copiar nuestro formato de Seguridad Social: será por algo, no?

    Respecto a este libro, lo que má me gustó fue la descripción de Roma, ya que recorre los lugares más emblematicos.

    Un saludo

  4. […] El jueves estuve viendo “ángeles y Demonios“, la película estrenada este año y basada en la novela del mismo título de Dan Brown. La película, como otras basadas en libros, es una versión reducida de la novela suprimiendo algunas cosas que se consideran como no “esenciales” para entender la historia. Empieza en el CERN, en un ensayo para obtener antimateria, que es inmediatamente robada (Curiosamente en la sala de control hay 200 personas, pero donde se almacenará la antimetaria, sólo una persona…). Por este motivo un emisario del Vaticano busca a Langdom (Tom Hanks), en espera de que les pueda ayudar a resolver el misterio, de la marca de los “Illuminati” en el cadáver del CERN. Es llevado de inmediato a Roma, donde le ponen al corriente de todos los hechos: En espera del cónclave que elegirá al futuro papa, han sido secuestrado los cuatro cardenales preferidos y han recibido una amenaza de que irán asesinando a uno hasta llegar a las 11, para destruir el Vaticano a las 12. Langdom enseguida se pone manos a la obra a intentar solucioanr el problema, haciendo uso de antiguos manuscritos de Leonardo que están en la Biblioteca Vaticana, con ayuda de la profesora Vittoria Vetra (Ayelet Zurer). La película, me pareció un poco menos anticlerical que la novela, si bien, sigue demostrando el poco rigor científico e histórico de la película, así como el poco interés que han mostrado en informarse de la religión católica, así como de sus ritos, cosa que hizo que el Vaticano prohibiese que se rodase en sus dependencias. Desde luego, si hay algo que merece la pena de la película son las imágenes de Roma, en especial las que muestran del Panteón. Otro punto importante es el conocer el desenlace de la película al haber leído el libro: Esto hace que todas las conversaciones y comportamiento de los personajes sean completamente predecibles, pese a los pequeños cambios, por ello que la trama pierde un poco el interés y la sorpresa. […]

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta