Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Fuente del Palo

P7228417
El miércoles de la semana pasada, día 21, salí con Urbita con la bici después del trabajo, y continuando la búsqueda de la ruta hacia Jabalcuz.
El recorrido que hicimos fue parecido al de la otra vez: Salimos de Martos por la carretera de Jamilena, cogimos el carril que desemboca en el polígono y cogimos la carretera que sube a la ermita de Santa Ana, continuamos hasta la cantera ¿abandonada? de Holcim y bajamos hasta la charca de Torredelcampo. Desde allí cogimos y empezamos a subir por el carril y justo antes de llegar a la puerta metálica verde nos desviamos a la izquierda por el carril que sube; desde allí empezamos a ver algunas casas hasta que coronamos y subimos a una pista bastante amplia que lleva al Megatín. El paisaje empieza a cambiar y se puede ver un valle y al fondo Jabalcuz, que todavía se nos resiste. En la zona del Megatín viene lo complicado: Eso se bifurca en muchos carriles, así que cogimos uno por la derecha… y después de subir una cuesta al 20 %, llegamos a una cadena y a un carril que no sabíamos donde saldría… A darse la vuelta toca.
Al volvernos nos encontramos con otro ciclista que subía y aprovechamos para preguntarle por la Fuente del Palo, y resulta que estaba apenas a 20 metros de donde estábamos.
La Fuente del Palo se llama así porque tiene un palo que tapa la salida del agua, un nombre bien puesto y parece que no es más que una tubería que tiene una salida de agua.
Acompañados de este ciclista subimos por otro carril para salir por una zona llamada “cumbres negras” que vuelve a comunicar con el carril de la puerta verde.
Desde allí nos volvimos a Torredelcampo, y justo al entrar al pueblo, pinchazo de Urbita de la rueda delantera. Media hora nos llevó cruzar el pueblo hasta llegar a la gasolinera donde la pudimos arreglar con una cámara que llevaba Urbita y la bomba de aire.
Bastante mal de tiempo, serían ya las 21:30, llegamos a la vía verde y nos encontramos con Jesús y David, compañeros de la oficina. Y desde allí sin parar, intentando mantener buen ritmo para llegar a Martos antes de que anocheciera definitivamente.
Al llegar a Martos me encontré que los amiguetes venían de jugar un partido de fútbol e iban a cenar por ahí, así que me uní con ellos.
Al final salieron 37 km., en dos horas y 10 minutos, con una ascensión total acumulada de 720 metros y 1624 kilocalorías gastadas.

Una respuesta a “Fuente del Palo”

  1. 04 Ago 2009 a las 13:57 Mi Blog » Blog Archive » Jabalcuz

    […] A la tercera va la vencida, así que después de explorar dos veces el camino hasta Jabalcuz, el domingo por fin, pude subir hasta todo lo alto. El sábado, al final salí solo, y en vez de salir a las 8 que tenía pensado, entre unas cosas y otras salí casi a las 9. Seguí la ruta que había empezado otros días: Camino viejo de Martos hasta llegar a Jamilena, luego subida hasta la ermita de Santa Ana, donde aproveché para parar y llenar agua en la fuente, continué subiendo hasta llegar a la cantera de Holcim y bajar hasta la charca. Subí y cogí el famoso carril que sale antes de la puerta verde, para salir al Megatín y a la Fuente del Palo. Desde allí cogí una pista/carril que sigue subiendo, llega hasta otra valla que cierra el acceso a la urbanización del Pilar de los Potros. Allí, a la derecha sale otro carril que lleva a Jabalcuz, pasando por otra cantera. Menos mal que me encontré con otro ciclista que me indicó el carril que tenía que coger para subir a Jabalcuz. Y ahí empieza la verdadera subida a Jabalcuz. Paso a quads, coches y motos prohibido. Una pista bastante ancha y en muy buen estado, con una subida bastante suave entre pinos. Así se prolonga bastantes kilómetros, poco a poco se va subiendo, sin ver nada más que pinos y pinos. En alguna curva del camino deja entrever las magníficas vistas de Torredelcampo, Torredonjimeno y la campiña. Hacia mitad del camino está el “Puerto del Aire“, donde se conecta el carril que sube hasta Jabalcuz con uno que viene desde la carretera de Los Villares y el que yo llevaba. Allí cambia la subida al otro cerro (el propiamente Jabalcuz, hasta entonces había ido subiendo por el de la Mella. Esta última etapa del carril es sin pinos, aunque por la altura hacía bastante fresco. La carretera serpentea mucho, con curvas bastante cerradas, que no para de ir ganando altura hasta la caseta de Jabalcuz. A unos 100 metros de la caseta el carril desaparece y hay un pequeño sendero por el que tuve que empujar la bicicleta hasta poder llegar a todo lo alto. ?Por fin!, ?Alcanzado Jabalcuz!, 1614 metros de altitud. Y quién lo iba a pensar, pero arriba había bastante gente: senderistas y la persona encargada de la vigilancia de los incendios en la caseta. Allí estuve un rato, descansando y disfrutando de las vistas. Sobre todo pensaba cómo volverme: podía volverme por donde había venido, bajar hasta la carretera de Los Villares o bajar por una pista que va a salir al Neveral. Esta tercera era mi opción favorita, pero como no conocía la ruta, y se me hizo tarde, al final decidí deshacer el camino: Me bajé otra vez por el carril de Jabalcuz, pasando por el Puerto del Aire y saliendo a la cantera. Me equivoqué y cogí el carril de la urbanización del Megatín, que me dejó en Torredelcampo (al final todos los caminos llevan a Roma), y allí cogí la Vía Verde para regresar a Martos. Llegué a Martos casi a las 2 de la tarde, aunque había parado bastante para hacer fotografías. Al final salieron 53 kilómetros en 3 horas y media, 1270 metros de ascensión acumulada y 2700 kilocalorías gastadas. Una buena marcha. La próxima La Grana y Jabalcuz… […]

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta