Feeds:
Anotaciones
Comentarios

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina
Ayer terminé de leerme la segunda novela de la trilogía Millenium de Stieg Larsson, «La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina», la continuación de «Los hombres que no amaban a las mujeres«.
En esta novela, Lisbeth ha decidido estar un año sabático, después de todos los acontecimientos de la primera novela, que dicho sea de paso, la han convertido en millonaria. Así que después de romper con Mikael, decide poner tierra de por medio y recorrer buena parte del mundo y estar algún tiempo en Granada, aunque al final la tierra le tira, no puede combatir contra la morriña y decide volverse a Suecia.
Mikael por su parte sigue trabajando como periodista y una vez recuperado el crédito perdido, vuelve a ser un periodista de éxito. Esta vez le es ofrecido un caso sobre trata de blancas en Suecia por parte de una pareja: Ella trabajando en su doctorado y él periodista también. La revista decide publicar el libro y los artículos del chico, por lo que le prestan todo su apoyo.
En estas están cuando la pareja aparece muerta, la policía manteniendo que Lisbeth es la asesina, y Mikael creyendo que el trasfondo del asesinato recae en el contenido del libro: algún mafioso de los que se dedican a la trata de blancas.
Todo el resto del libro se centra en las investigaciones que van haciendo todos los personajes del libro sobre Lisbeth: desde su infancia hasta la época más reciente, a través de informes psicológicos, testimonios de amigos y conocidos, revelando poco a poco la historia de Lisbeth, alguna conocida y otra no conocida (todo lo malo).
Entre los malos, siempre aparece el misterioro personaje de «Zala», que poco a poco irá siendo descubierto, teniendo un papel importante en la trama final de la novela.
El comienzo de esta novela explica el porqué del descafeinado final de la primera, y al poco entra enseguida en acción, aunque si bien, muchas veces se pierde un poco repitiendo la historia de Lisbeth desde distintos puntos de vista que va encontrando la policía y Mikael en su investigación.
La novela no tiene un final cerrado, la novela termina en medio de una acción, obligando así a empezar a leer el tercer volumen de la trilogía para saber como termina exactamente éste.
En definitiva, una novela parecida a la primera, fácil de leer, te engancha, y rápida, aunque ahora que la he terminado me parece que tiene menos acción que la primera.
Habrá que ir buscando la tercera parte.

3 respuestas a “Libro: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”

  1. 11 Sep 2009 a las 12:48 el gatute

    Me encantó la primera novela, y aún no me he animado con esta; creo que estoy esperando la película, y me he liado con un mundo sin fin (por lo que tengo para rato).

    Lei hace poco que si no hubiera muerto Stieg, habría una cuarta entrega, por lo que me temo que la tercera parte se quede abierta (la verdad es que lo desconozco).

    Es curioso, pero si el escritor no se hubiera «esforzado» tanto en hacer estas historias, quizás no hubiera muerto, pero si no se hubiera «esforzado», quizás no habría novelas y nadie hubieramos sabido de el.

    Un saludo

  2. […] Este fin de semana or fin pude terminar de leerme el último libro de la trilogía de Stieg Larsson, y me ha llevado unos 3 meses leerlo, no sé si porque era en inglés (comprado en ebay) o porque realmente me ha parecido muy pesado y tedioso. La novela empieza donde termina la segunda novela: Lisbeth llega al hospital con una bala en la cabeza, Zalachenko llega con un hachazo en la cabeza: La sección empiea a ponerse nerviosa porque parece que todo el trabajo que han hecho durante tantos años para mantenerse en secreto va a salir a la luz, por lo que intentan eliminar pruebas. Por otro lado, la policía hace su investigación paralela a la de Mikael que quiere sacar todo a la luz para desvelar lo que le han hecho a Lisbeth. Durante toda la novela muestra, como en las otras, mucho incapié en los derechos de las mujeres y como a veces, se ven pisoteados. La primera parte de la novela me pareció algo aburrida: Todo se desarrolla en hospitales y oficinas: De la sección, de la policía, de los periodistas, poca acción y muchas reuniones, la segunda parte del libro es un poco más entretenida, aunque tampoco me llegó a enganchar mucho. Vamos a probar ahora con Cristoh Jack del amigo invisible. […]

  3. […] Aprovechando que en Alemania todavía no se ha estrenado Millenium 3, he sacado un ratillo para ver la segunda parte de la trilogía, Millenium 2, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, inspirada en el libro del mismo nombre, y con el mismo reparto que la primera película. Esta vez la película comienza con Lisbet haciendo negocios en algún sitio en el Caribe, cuando decide volver a Suecia, a ir resolviendo cuentas pendientes; con su tutor legar, Bjurman, y con su novia Wu. Paralelamente Mikael sigue en Millenium, esta vez intentando contratar a un joven periodista que está preparando un libro sobre la trata de blancas en Suecia; todo se viene abajo cuando acusan a Lisbeth del asesinato del periodista y de su novia, y tan sólo Mikael cree en su inocencia, lo que lo lleva a iniciar una investigación paralela a la de la policía para intentar librar a Lisbeth de la cárcel. Técnicamente se nota que no es una película de gran presupuesto, y de la misma forma, muchas partes del libro se han omitido haciendo que toda la trama se condense en dos horas, quedando muchos detalles fuera, cosas que en algunos momentos de la película de no haber sido porque ya había leído el problema, no hubiera entendido. Aún así una película recomendable para todos los seguidores incondicionales de la trilogía. […]

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta