Feeds:
Anotaciones
Comentarios

P1100373
Hace un par de sábados, aprovechando que estaba en Dresde y no tenía ningún plan, decidí visitar la fábrica de Volkswagen de Dresde, la Glí?serne Manufaktur, la fábrica de cristal donde montan el modelo más caro de Volkswagen: El Phaeton, equiparable al Mercedes Clase S, BMW Serie 7 o al Audi A8.
Para visitarla tan sólo hay que reservar cita llamando a un número de teléfono que está en su página web y pagar una entrada (para los estudiantes es sólo 2 Ä), y elegir el idioma de la visita: inglés o alemán.
En esta fábrica tan sólo ensamblan las piezas que les llegan desde diferentes proveedores: Por ejemplo los chasis desde Zwickau y demás partes. Las fotos están completamente prohibidas, y acompañados por el guía subimos hasta una plataforma que desde la que se pueden ver las dos primeras líneas de montaje de la cadena: Es realmente impresionante ver la cantidad de gente que trabaja, en un entorno tan limpio (ni rastro de grasa), con suelo de parquet y robots automáticos que van a recoger las piezas que van a ser montadas en cada coche, así como ver como se transportan los chasis por toda la fábrica, los útiles para ensamblar las piezas. Realmente curioso.
Nos explican que para no molestar el centro de la ciudad, ni el parque adyacente, con camiones casi todas las mercancías (excepto los chasis) se transportan en tranvía utilizando para ello la red existente de la ciudad.
Se finaliza la visita en los últimos puntos de control, donde el coche está ya completamente terminado e incluso se ve el túnel donde prueban el coche unos pocos metros; y para los que quieran saberlo: Tienen un coche en exposición y te dejan probarlo (aunque no arrancarlo), sentarte, y disfrutar de su puesto de conducción.
En total la visita dura sobre una hora u hora y media y es realmente interesante. No todos los días se puede visitar una fábrica de coches, y menos cuando es como esta.

2 respuestas a “Visita a la fábrica de Volkswagen”

  1. 20 May 2010 a las 11:25 pm Mi Blog » Blog Archive » Grosser Garten

    […] El sábado, después de visitar la fábrica de Volkswagen, aprovechando la cercanía me pasé por el “Groí?er Garten”, del que ya le había escuchado algo a los compañeros de la Residencia. Es un parque bastante grande que se encuentra justo al lado de la Glí?serne Manufaktur. La verdad es que no me dio mucho tiempo a recorrerlo entero, tan sólo entré y recorrí con la bicicleta, cruzándome con el trenecito que cruza el parque y continué hasta ver el palacio, que creo que ahora aprovechan para hacer exposiciones y cosas así, y luego me volví para la residencia, pasando junto al estadio del Dynamo de Dresde. […]

  2. […] El sábado me comentó Virginia, una brasileña que vive en la residencia que por la noche iba a ir con unos amigos a un picknick que se iba a organizar en la Glí?serne Manufaktur (La fábrica de VW de Dresde, donde montan el Phaeton), donde ademí?as iba a haber un concierto de música clásica (Por ello se llama Klassic Picknickt). Para comer, se me ocurrió hacer un par de cosillas: Una flamante tortilla de patatas y un brownie. A las 9 empezaba el concierto, pero fuimos hacia las 8 para no ir con la hora pegada; y menos mal, porque cuando llegamos estaba ya todas las explanadas de fuera de la fábrica llenas de gente. Menos mal que las amigas de Virginia habían ido antes y tenían un buen sitio cogido. Y es que estos alemanes son puntuales, a veces demasiado. A las 9 llegó la orquesta (Es la orquesta de la Semperoper – Staatskapelle) y empezó a tocar; las piezas fueron: – Apertura “La Gazza Ladra” – Una voce poco fa, con la solista georgiana Nino Machaidze del Barbero de Sevilla. Las dos obras de Giaocchino Rossini. – De L’Elisir D’Amore Una Furtiva lagrima – Caro Elisir!, estas dos últimas de Gaetano Donizetti. – Questa o Quella de Rigoletto – Guialtier Maldé, estas dos últimas de Giuseppe Verdi. y varias obras de Leonard Bernstein: – Apertura de “Candide” – Summertime de “Porgy and Bess” – Maria de “West Side Story” – Tonight y para terminar, Rhapsody in Blue, donde el director de la orquesta, Asher Fisch tocó el piano. Desde luego, algo interesante, y que se sale un poco de lo común. Y además nos lo pasamos muy bien. […]

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta