Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Con la moto por el Villarbajo

BMW F650GS en el Villarbajo
El pasado domingo 15, decidí dar una vueltecilla con la moto: Javi me ha comentado que desde el Villarbajo salen unos carriles que llevan hasta las Ventas del Carrizal, un bonito destino para hacer alguna ruta con la bicicleta de montaña, aunque para no pagar la novatada quise antes investigar un poco para ver qué encontraba.
Así que cogí la moto y rumbo al Villarbajo (Pasando por La Carrasca, las Casillas y el pantano). Un par de kilómetros antes de coronar sale un carril aslfaltado a la izquierda, y por ahí me metí. Empecé a ver que no iba a ser tan sencillo: Había muchísimos carriles que empezaban a bifucarse, y todos con asfalto. Iba a llevarme un ratillo hacer la investigación. Lo malo, que en seguida se perdía el asfalto y aparecían carriles de tierra.
Así que marcha atrás y a seguir por el siguiente carril. Al final he encontrado dos, que según el plano, uno lleva hasta las Ventas del Carrizal y otro conecta con la carretera de la Fuente del Espino.
Después de investigar y ver hasta donde llegaba el asfalto en estos carriles, volví a la carretera principal del Villarbajo y me bajé para Alcaudete, y desde allí me volví para Martos, justo cuando empezaba a chispear. Aún así, me dio tiempo a coger el carril de la Muela para salir a la carretera del Monte y volverme desde allí.
Al final 80,2 kilómetros, haciendo un total de 13724 en la moto. La cosa va en aumento.

Una respuesta a “Con la moto por el Villarbajo”

  1. […] ‘ El otro día, después de explorar la zona del Villarbajo con la moto, decidí probar una carretera que hacía muchísimo tiempo que no había cogido: La de las Veletas. Así que me fui a Fuensanta, y poco antes de entrar al pueblo cogí la carretera que sale a las derechas. Lleva una primera zona con muchas casas de campo / cortijos, las Veletas, para bajar luego hasta el Víboras. En la zona de la bajada el firme está regular, pero en cuanto empieza a subir, la cosa mejora. Esta zona de la carretera la hemos cogido alguna vez que hemos hecho la Ribera del Víboras. Subir la cuesta del Víboras es lo complicado: Algo más de 4 kilómetros con pendientes que, salvo puntualmente, no bajan del 10 %. Un auténtico Marie Blanque en pequeña escala. Además con las últimas lluvias, la carretera estaba mojada, por lo que no podía dejar de pedalear ni tampoco levantarme del sillín. Al terminar la subida aparece la “Fuente del Espino”, otra de las pedanías de Martos. Y desde allí ya solamente dejarse caer hasta el Castillo de Locubín, bordeando siempre la sierra Caracolera-Ahíllos. Salí a la carretera del Castillo de Locubín “convencional” y me volví pasando por el Rigüelo, Fuensanta y Martos. Al final, 63 km., en 3 horas con 1300 metros de desnivel y 2000 kilocalorías gastadas. Un buen paseíllo para un día de descubrir carreteras. […]

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta