Feeds:
Anotaciones
Comentarios

El Invierno del Mundo

EL INVIERNO DEL MUNDO
Si en octubre me lei la primera parte de la trilogía que Ken Follet se ha propuesto escribir sobre el siglo XX; aunque no sean obras maestras de la literatura mundial, por lo menos son entretenidas.
Las familias protagonistas siguen siendo las mismas que las de la primera parte, si bien desplazándose a los hijos de los anteriores:
Maud von Ulricht se encuentra viviendo en Alemania, donde su marido, Walter von Ulrich noble prusiano, es miembro del partido social demócrata y parlamentario, con dos hijos, Erik, un acérrimo admirador de los nazis y Carla una activista anti nazi.
Grigori Peshkov en Moscú ha escalado socialmente mucho dentro de la Unión Soviética, siendo ahora un poderoso general cercano al mismísimo Stalin; mientras que su hijo trabaja para los servicios secretos del ejército soviético.
En Inglaterra el Conde Fitzherbert cede el protagonismo a su hijo mayor, Boy, que si bien perteneció a la Unión Británica de Fascistas; se casó con una rica heredera estadounidense, Daisy Peshkov, sobrina de Grigori, y combatió en la Guerra en la RAF.
Otro personaje importante en la trama es Lloyd Williams, el hijo de Ethel en un escarceo con el Conde Fitzherbert y que se encuentra casado con Bernie Lecwith, formando todos parte del partido laborista británico.
Por el lado estadounidense, los dos hijos de Lev, Daisy y Greg, un importante físico, centran la atención, junto con los hijos del senador Dewar, Woody y Chuck.
Con estaos personajes, Follet, nos narra la historia comprendida entre 1933 y 1949, la llegada al poder de los nazis, la noche de los cristales rotos, el incendio del Reichstag, el estallido de la guerra, la llegada a Moscú del ejército alemán, las manifestaciones fascistas en Londres, el Desembarco de Normandía, el ataque a Pearl Harbor, el Proyecto Manhattan y la explosción de la primera bomba nuclear soviética, incluso la Guerra Civil de España llena algunas páginas del libro.
Una novela entretenida, algo politizada, viendo todo desde la óptica socialista occidental.

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta