Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Mojácar

P7257828
4 años después de que fuera con los compañeros de la oficina a Mojácar; Emilio nos invitó a pasar un fin de semana en su casa; así que después de organizarlo todo bien; el viernes 24 de Julio, después del trabajo, preparaba la mochila y la moto para comenzar el fin de semana: con la moto me fui por la autovía hasta la A-92 y desde allí hasta Tabernas para llegar hasta Mojácar y luego a Mojácar playa.
Allí aparqué la moto tras recibir la bienvenida de Emilio, Repi, Adelina, Juanele y Mª Irene; y después de cambiarme de ropa y dejar los arreos de la moto fuimos a tomarnos una cerveza al paseo marítimo y a tomar alguno de los productos del mar que nos ofrecieron en el bar; para irnos después a dormir a casa de Emilio.
El sábado después de que Repiso volviera de pasear a Zanguanga (o creo que se llama Azucena) y desayunar, cogimos el coche y nos fuimos a una playa algo apartada de Mojácar en la que aceptan perros para echar el rato. Después de discutir sobre varias alternativas para comer (el chiruinguito de la zona no se mostraba muy prometedor), al final Emilio, Rafa y Mª Irene fueron a casa para preparar unos sandwich y traer algo de beber; así que nos pusimos las botas.
Tras pasar el resto de la tarde en la playa; yo intentando no quemarme y el resto jugando con el perro y con Emilio nos volvimos para casa de Emilio para arreglarnos para la cena. Nuestro anfitrión había reservado en un restaurante en la Mojácar; así que tras aparcar aprovechamos para dar una vuelta por el pueblo y ver que hay vida más allá de la playa, mostrándose un pueblo con un turismo más familiar; una orografía irregular; muchas calles con cuestas y terrazas por tejados en las casas. Un pueblo con encanto y bonito para veranear.
Cenando se nos unió Carlos; otro compañero del Colegio Mayor que hacía años que no veíamos y que tras estar pegando barrigazos por medio mundo con la dichosa crisis, se encuentra en Almería intentando buscar un nuevo destino que sea un poco más estable.
El domingo era el día para volvernos, pero aún así, después desayunar nos fuimos para la playa; aunque yo directamente ni me puse el bañador; ya había tenido bastante playa con la del sábado; para ir a comer luego a un chiringuito con muy buena pinta: El Aku aku, donde nos pusieron un arroz que no se saltaba un gitano.
Y antes de que fuese más tarde, tocaba la vuelta; volver a hacer la mochila, arrancar la moto y rumbo a Martos; esta vez volviéndome por Macael, para entrar en la provincia de Jaén por Pozo Alcón, pasando por Huesa, Jódar y Mancha Real. En total, 589 km., dejando la moto con 27598 km.
Una alegría encontrarse con los compañeros del Colegio Mayor; una costumbre que no hay que perder.

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta