Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Viena: primer día

P7183207
Este año, aprovechando la estancia del Dr. Repiso en la ciudad de Viena y su amable invitación a acompañarle unos días, nos animamos, así que Sandra y yo estábamos en el aeropuerto de Málaga el martes 17, para coger un avión de Wizzair, directo a Viena. ¡Vacaciones!
Íbamos a visitar la otrora capital del Imperio Austro-Húngaro, de los católicos emperadores de Habsburgo, primos de nuestros reyes Carlos I a Carlos II.
Después de que Repiso nos instalara amablemente en el segundo dormitorio de su apartamento alquilado, pudimos dormir un rato; hasta que el miércoles a primera hora acompañamos a Repiso a la Universidad para conocer un poco el barrio y el sitio en el que trabajaba; tras eso volví a la casa para recoger a Sandra y empezar nuestro periplo matutino por Viena. Primero fuimos hasta un parque que hay tras la casa de Repiso, donde pudimos contemplar una “Flakturm” de la época de la II Guerra Mundial, contruídas para defender a la población de Viena de los bombardeos aliados.
Desde allí seguimos paseando hasta llegar a unas barracas militares, y desde allí llegamos a la “Ringstrasse” (calle – anillo; construída en la antigua muralla medieval de la ciudad, que cuando fue demolida en el siglo XIX aprovecharon para construir muchos edificios monumentales de la ciudad), a la altura de la “Votivkirche“, una iglesia neogótica del siglo XIX, pese a su apariencia; mandada construir por Maximiliano de Habsburgo, el hermano del Emperador Francisco José I, en el mismo sitio en el que sufrió un atentado y consiguió sobrevivir. (El mismo Maximiliano que luego llegó a ser emperador de México y moriría fusilado allí).
Al salir llegamos al Ayuntamiento y nos paramos a tomar una cervecilla en una especie de Biergarten que habían montado, con puestos de comida internacional y de cerveza. Hay que tomar un tentempié de vez en cuando para aguantar la dura vida de turista.
Desde allí vimos la Universidad y el Teatro Nacional, antes de callejear un poco hasta el sitio donde habíamos quedado con Adelina, Fran y Repiso junto con sus tutores: “The Bank“, un restaurante construído en lo que anteriormente fue un banco y con anterioridad el Ministerio de la Guerra del Imperio Austro-Húngaro; decorado al estilo modernista tan de moda en la Viena de hace un siglo, la comida y el entorno eran espectaculares.
Una vez bien comidos, continuamos la ruta, visitamos un bar con galerías subterráneas para beber cerveza, dónde se escapaba la familia imperial austriaca; para ir luego a casa de los tutores de Repiso a tomar un café y ver su colección de camas chinas y antigüedades.
Aprovechando que el palacio de Schönbrunn estaba cerca nos dimos un salto, mientras Repiso y Adelina se volvían para la casa para cuidar de la nena.
Usado por los últimos emperadores como palacio de Invierno, fue reconstruido a finales del siglo XVII tras el segundo sitio a Viena de los otomanos. Una lástima que al ser tarde, sólo pudiésemos pasear por los (inmensos) jardines, y ver algunas de las edificaciones que hay en los jardines (fuentes, la rotonda, obeliscos); aunque nos quedamos con ganas de visitar el invernadero con palmeras.
Y como el día ya había dado bastante de sí, nos volvimos a la casa a descansar y cenar… Aún nos quedaba una semana por delante para visitar Viena.
P7183311

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta