Feeds:
Anotaciones
Comentarios

Camagüey

P2061026
Una de las ciudades que aún me faltaban por visitar en Cuba (y aún son muchas) era la de Camagüey; la tercera ciudad de la isla, empatada, más o menos con Holguín y la considerada capital de la antigua provincia «central» de la Isla de Cuba.
Cogimos el coche temprano desde Holguín y en poco más de tres horas por la carretera central llegamos hasta Camagüey, después de pasar por Las Tunas.
Aparcamos cerca de la Iglesia de la Caridad, cerca de la carretera central (el aparcamiento no suele ser un problema en Cuba), y desde allí nos fuimos dando un paseo.
Lo primero que me llamó la atención fueron las casas que regalo el jabón «el Candado», hace ya muchísimos años, cuando el juego y los sorteos estaban permitidos en Cuba.
Desde allí llegamos hasta el punto donde la Carretera Central describe una curva y se entra al casco antiguo de la ciudad propiamente dicho. Justo antes un impresionante instituto de principios del siglo XX, marca el cambio de barrio. Enfrente, en una pequeña rotonda hay un monolito que conmemora la llegada del vuelo de Barberán y Collar; entre Sevilla y Camagüey en 1933; emplearon 39 horas para cubrir el vuelo.
Cruzando la carretera se entra ya en el casco antiguo de la ciudad, edificios coloniales y de principio del siglo XX se van entremezclando en sus calles, hasta llegar a algunas avenidas, donde aún quedan las vías del antiguo tranvía que tuvo la ciudad, símbolo de su tamaño y buena economía.
Tiendas, paladares, heladerías, llenan el centro de la bulliciosa ciudad, hasta llegar a la plaza principal donde está la casa natal de Ignacio Agramonte; uno de los líderes mambises de las revueltas contra España de 1868. Allí también está la oficina central de Correos y una iglesia. No lejos de allí, en una calle trasera encontramos un paladar que nos convenció para comer, el mesón del Príncipe, en la calle Astillero 7; donde pudimos disfrutar de una rica comida criolla.
Después de dar una vuelta por la ciudad fuimos a parar a la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, donde hay unos merenderos y unas estatuas para los turistas.
Volviendo hacía el coche, pasamos por una antigua casa señorial, convertida ahora en casa museo, antes de volver a cruzar a la ciudad moderna, buscando el coche para volver a Holguín, en un viaje que se manifestaría algo accidentado por un fusible locuelo.
Camagüey, la antigua Puerto Príncipe, una de las antiguas ciudades con solera de la isla de Cuba, con un rico patrimonio de casco antiguo, iglesias españolas. La ciudad de los tinajones. Ideal para una visita.

Trackback URI | Sindicación RSS

Dejar una respuesta