Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

21 octubre, 2005
por admin
6 comentarios

Excursión a Frankfurt


Esta mañana hemos estado en clase de alemán, aunque para ir a clase hemos tenido que estar un buen rato buscando la clase porque nos la han vuelto a cambiar, eso junto con el retraso con el que hemos llegado por lo tarde que nos acostamos el día de antes. En la clase hemos estado discutiendo lo que vamos a hacer para la despedida del curso de integración, porque se supone que a partir de la semana que viene ya empiezan las clases y se acaba la buena vida.
Hemos pensado en hacer un juego, como el juego de la silla, pero metiendo pruebas complicadas y cosas así, y hacer que participen todos los erasmus que están en el curso de integración, veremos a ver como termina. Por cierto el juego de la silla (que hay una silla menos que jugadores y se tienen que sentar todos y el que se queda de pie pierde), en Alemania se llama «Viaje a Jerusalén» o algo así.
Después del curso de alemán hemos ido a la mensa a desayunar un poco con la profesora y todo y luego a recoger los resultados del examen de alemán del día anterior. Mis resultados no están mal del todo, he tenido 41 puntos de 100 y me corresponde estár en el «Bríckenkurs», entre el Grundstuffe y el Mittelstuffe, que fue más o menos donde me quedé en España, con lo cual está bastante bien.
Después de ver los resultados hemos ido a la Mensa a comer.
A las 14:30 nos hemos ido a la estación de autobuses porque teníamos una excursión programada a Frankfurt, que aunque no es la capital de Hessen ni nada parecido es la ciudad más importante y más grande que hay por aquí cerca.
Frankfurt es tan importante porque se considera la capital económica de Alemania, por ejemplo la bolsa más importante de Alemania está en Frankfurt y nos comentaba uno de los guias que había más de 370 bancos distintos en Frankfurt, estaban prácticamente representados todos o casi todos los bancos del mundo (todavía no sé si habrá alguna sucursal de la Caja de Ahorros de Jaén, pero será cuestión de buscarla)
Para ir cogimos un tren regional que salío sobre las 3 de la tarde, y cuando llegamos estuvimos dando una vuelta, vimos donde está la sede del banco centrál europeo, y otros edificios importantes.
Hay que comentar que Frankfurt no se parece a otras ciudades alemanas: Casi todas las ciuades alemanas que he visto tienen construcciones muy bajitas (de hasta 4 ó 5 plantas) y todas muy parecidas. En Frankfurt lo que hay son muchos rascacielos de estos bancos y de empresas y en general muchos edificios de oficinas, que es lo que se ve en la fotografía de este artículo.
Luego a las 5 y media fuimos a ver la Bolsa de Alemania para ver como funciona por dentro y todo eso, pero la verdad es que fue un poco decepcionante, porque no había ningún guia ni nadie que nos los explicara y lo único que hemos visto es la bolsa propiamente dicha, pero que sólo consiste en tres mesas grandes con gente «trabajando» con sus ordenadores, lo cual no tiene nada de espectacular. Pongo «trabajando» entre comillas porque vimos que había varios que con el portátil llevaban una tarjeta de vídeo y estaban viendo la televisión, he visto que uno estaba viendo «Los Simpsons» y otro «Star Trek», o sea que tampoco se estaban quebrando.
Después de ver la Bolsa, la gente decidió ir a cenar, efectivamente, una hora un poco tarde, las 6 de la tarde, para cenar, pero el horario alemán es así, y se vé que no perdona ni una, eso sin contar con la puntualidad alemana.
Hemos andado un rato, incluso hemos cruzado el rio (El Mainz) y hemos ido a un bar, que tenía bastante pinta de ser un típico bar alemán, (igual que los bares españoles son bares típicos alemanes), me refiero con esto a que no era un bar para guiris.
¿Qué hemos cenado (más bien merendado)? Como no podía ser otra cosa, una típica cena alemana: Salchichas (frankfurter) con ensalada de col y puré de patatas.
En fin, después de cenar, hemos cogido el tren de cercanías (el S-Bahn) y nos hemos vuelto a Darmstadt y ya no he hecho nada más fuera de lo normal.

21 octubre, 2005
por admin
Sin comentarios

Blind Dinner

Ayer no tuve tiempo de escribir ningún comentario, así que lo pongo hoy.
Ayer fue un día muy duro: A las 8 de la mañana quedamos con la profesora para ir a la biblioteca de la universidad para que nos explicaran como funcionaba y todo eso, así que una hora y media antes había que estar levantado… ?Qué dolor!
La explicación fue en alemán, pero el problema no era el alemán, sino la hora, a las 8 de la mañana no tenía yo la cabeza para pensar en alemán, en fin, una hora después, sobre las 9 de la mañana terminamos y nos fuimos para la universidad (La biblioteca de la universidad está en el castillo/palacio que está a 5 minutos de la universidad)
Nos fuimos para la mensa para desayunar un poco y estuvimos repasando el examen de idioma que nos iban a hacer al rato.
A las 11 y 20 nos fuimos para buscar el aula donde iba a ser el examen, primero nos dieron una charla sobre el uso de la infraestructura informática, de las tarjetas y de todo eso.
A las 12 empezó el examen, eran cuatro textos y algunas palabras no estaban completas y había que completarlas, a los 20 minutos terminó el examen y como era un poco temprano nos fuimos a la sala de ordenadores, así aproveché para buscar las asignaturas que quiero hacer. Cuando fue la hura (sobre la 1 de la tarde) nos fuimos a la mensa a comer.
A las 3 de la tarde teníamos una reunión en la facultad de Elektrotechnik con el Dr. Haun, teníamos que ir para explicarle un poco las asignaturas que queríamos hacer, si teníamos algún problema y todo eso (yo algún que otro problema si que tengo, porque me tengo que buscar optativas y otra para Electrónica de Comunicaciones porque la que traía de Granada ya no se imparte más).
Cuando terminamos de la reunión estaba cansado y me vine un poco a la residencia a echar una cabezadita, porque por la tarde/noce tenía la «blind dinner».
¿En qué consiste la blind dinner? Pues para que los Erasmus nos conozcamos hay varios compañeros de IDEA que han organizado varias cenas en sus casas y nos mezclaban por países.
Yo llegué a la cena a eso de las 18:30 – 19:00 y al poco de yo llegar nos pusimos a comer (no hay que olvidar el horario alemán), la verdad es que había un montón de comer, y unos chismes raros que tienen una plancha por arriba y nos huecos por debajo para meter unas mini-bandejas donde se ponen cosas y se hace como si estuviera en un horno.
De comida había mucha: Varios tipos de queso para gratinar en estos aparatos, verduras, cebolla, carne, piña,…
En la cena estábamos 4 alemanes, una finlandesa, una sueca, un brasileño, un francés y un español (yo). Para beber tomamos vinos franceses (que lástima que no compraran vinos españoles, pero como yo no fui a comprar no me iba a quejar encima).
Durante la cena el alemán estuvo presumiendo que los alemanes eran muy grandes (de hecho el anfitrión medía 1,92 metros) y el francés también, así que les tuve que explicar porqué los españoles somos bajitos.
Para el que no lo sepa:
«Los españoles somos bajitos porque nos pesan los cojones»
El alemán dijo que no se lo creía, pero seguro que se ha quedado acomplejado.
Para el que le haga gracia, que conste que lo he llegado a leer en una novela de Juan Eslava Galán que se llama La Mula. Si alguien no conoce el autor se lo recomiendo, la verdad es que escribe muy bien y es muy ameno, pero bueno, ya hablaré en otro momento con más detenimiento de libros.
Después de terminar la cena (la cena la terminamos para las 8 y media, pero nos quedamos de «sobremesa» hasta cerca de las 10 y media) nos fuimos al 603 (el pub que está en la universidad), donde allí nos reunimos todos los que habíamos participado en la «blind dinner» y ya cada uno se quedó hasta que quiso.