Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

14 octubre, 2008
por admin
3 comentarios

Libro: La Guerra de los Mundos

portada del libro
Acabo de terminar de leerme «la Guerra de los Mundos», uno de los libros clásicos de Ciencia-Ficción, de H.G. Wells.
No hay que perder de vista que es un libro escrito a finales del siglo XIX y viendo la temática que tiene, es normal que en este último siglo se han descubierto muchas más cosas sobre los extraterrestres y sobre Marte de las que se pudieran disponer en la época.
En la Inglaterra Victoria,a la primera potencia del Mundo, representante del Mundo civilizado por excelencia recibe unas extreñas visitas: Unos cilindros metálicos que entran como auténticos meteoritos. Poco a poco salen de ellos uns extreñas criaturas, provenientes de Marte y que tan pronto como salen se dedican a fabricar sus juguetes y a empezar a destruir todo lo que encuentran en su camino con dos armas: el rayo de la muerte que concentra una gran cantidad de calor y un humo negro que intoxica al que lo respira y que termina en un polvo negro que ensucia todo donde se deposita.
Poco a poco destruyen todo lo que se entiende por civilización destrozando la infraestructura de la época (fundamentalmente trenes). El protagonista consigue sobrevivir con mucha suerte: Esconde a su mujer con sus primos, mientras su hermano pasa la invasión en Londres y cuenta como es el desastre humanitario producido en una gran ciudad, por la huída de varios millones de personas de la destrucción a la que estarían condenados por los extraterrestres.
Algunas de las teorías científicas que exponen son interesantes, otras están un poco desfadas cuando se comparan con los conocimientos que tenemos hoy en día, pero hay que pensar que estamos hablando de una novela de finales del siglo XIX. Muy interesantes, desde mi punto de vista es la reflexión que hace sobre la evolución: Los extraterrestres han evolucionado de tal forma que ya no necesitan ingerir alimentos, básicamente son un cerebro con extremidades para percibir su entorno. Todo su alimento lo ingieren de otras criaturas que ya lo han digerido por sí mismo. Hace la reflexión que en los seres vivos hay sistemas que dejan de usarse, se atrofian y dejan de usarse, así que si inventan alimentos que se ingieran directamente, termina por desaparecer el aparato digestivo, aunque lo dicho, algunas teorías vistas con la perspectiva de hoy son un poco raras.
Por supuesto en este libro se basaron para la famosa transmisión de radio de Orson Wells o la película de hace poco tiempo de Tom Cruise.
En definitiva todo un clásico de la literatura fácil de leer, corto y muy entretenido.

13 octubre, 2008
por admin
Sin comentarios

A Jaén (y otros pueblos) con el Tosiria

PA050531
Aunque con algo más de una semana de retraso, hace dos domingos, el 5 de Octubre hicimos una etapa visitando muchos pueblos con el Club Ciclista Tosiria:
Salimos de Torredonjimeno y nos vinimos hasta Martos, desde Martos nos fuimos a Los Villares, (3 km. de subida, 12 de bajada) allí hicimos el avituallamiento, donde nos encontramos con dos compañeros del Club Ciclista Martos.
Subimos el alto de Jabalcuz (5 km.) y bajamos hasta Jaén (otros 5 km.), desde allí por la autovía volvimos hasta el cruce de Jamilena (18 km), llegamos a Jamilena (5 km. de subir y bajar), y vuelta a Martos, para volver por la autovía finalmente a Torredonjimeno.
En total salieron 68,5 km. que hicimos en un tiempo de unas tres horas, más o menos.

11 octubre, 2008
por admin
Sin comentarios

Migas en lo de Mario

PA040229
El sábado pasado nos invitó Mario a unas migas en su casa, así que después de organizarlo todo el viernes por la noche en el Gambrinus, al final, el único que se presentó el sábado a las 10:30 en el Mercadona, menos mal que a las 11:30 ya vinieron Mario y María y empezamos a comprar: Mercadona, carnicería de la calle América, panadería de los Arrayanes, tienda de los 20 duros de la calle San Amador, y rumbo a casa de Mario para dejar los avíos.
Ya sólo faltaba que terminase de llegar la gente para empezar a preparar la comida.
Poco a poco se formaron dos grupos: Los que prepararon los aperitivos y los que prepararon las migas, aunque al final todos tuvimos que pasar por la cazuela para seguir dándole vueltas y que no se quemara eso.
Por supuesto, aunque hay muchas opciones para las migas (sardinas, chocolate, granadas,…) , nosotros cogimos las migas anti-colesterol: Torreznos y chorizo.
Entre otras cosas, también tuvimos oportunidad de probar morcilla de arroz, parecida a la morcilla normal, pero desde mi punto de vista, más suave y con menos sabor, pero muy rica.
Así que después de comerse un buen plato de migas, amablemente Paniza fue a traernos el postre: unos dulces y unos digestivos.
Para seguir echando el rato empezamos a jugar al Pictionary, con algún que otro sobresalto, como las famosas magdalenas mágicas de Iván, que nadie supo averiguar que eran, o por supuesto, el relajador de Mario, que no servimos si relajaba, pero sensación rara sí que daba.
Cuando nos cansamos del Pictionary, pasamos al Scattergories, que éramos bastante malos… menos mal que Emilio nos ayudaba y daba sus respuestas en voz alta…
Tuvimos una visita sorpresa, pero creo que fue cosa de entrar y salir.
Por la noche organizaron por supuesto más cosas, salir y eso, pero yo tenía marcha con el Club Ciclista, y ya había comido bastante por el día.

11 octubre, 2008
por admin
3 comentarios

Domingo en Madrid

IMGP6482
El domingo fue el último día que estuvimos de reunión los Erasmus del 2006, así que después de madrugar muchísimo (nos habíamos acostado un poco tarde…) y de desayunar empezamos nuestra vuelta matutina por Madrid. A dos pasos del hotel estaba la Plaza Mayor, así que de nuevo nos fuimos para allá y ?Sorpresa, Sorpresa! ?El mercadillo Numismático! Realmente impresionante, todos los soportales de la Plaza Mayor llenos de puestos vendiendo monedas, que barbaridad, ahora eso sí, ahí es para ir con tiempo y echar la mañana entera. Y por supuesto no me pude resistir, y me compré alguna cosilla que me faltaba.
Después de la Plaza Mayor seguimos bajando en dirección al Palacio Real, pasando por el Ayuntamiento, y algunos otros edificios desconocidos para mí.
Aunque queríamos entrar al Palacio Real, la cola era muy larga y Jose y Virginia tenían que irse temprano, así que cambiamos y al final volvimos a entrar a la Almudena puesto que algunos no la habían visto.
Nos fuimos poco a poco hasta el Palacio Real y estuvimos dando una vuelta por los Jardines de Sabatini.
Al poco llegamos a la Plaza Mayor donde vino la primera despedida: Jose, Virginia y Elena tenían que irse temprano, poco a poco fuimos subiendo por la Gran Vía, y entramos en un bar para tomarnos una cerveza, y tan cansados estábamos que no teníamos ganas de movernos, así que nos quedamos comiendo.
Bien descansados subimos por la Gran Vía y al final y un poco antes de llegar a Sol nos encomtramos con un Fnac, y parada de nuevo para que Rubén buscase un libro en inglés de dragones que aún iba a tardar un par de años en salir en español.
Sin parar nos fuimos ya para el Hotel para recoger las maletas, y nueva despedida, esta vez de Rubén que vinieron a recogerlo sus familiares, antes de irse para Zúrich.
Nos fuimos por la Calle Atocha para abajo buscando la estación de trenes, y a medio camino, Amelia cogió el metro para ir a la estación de Autobuses.
A la estación de Atocha llegamos solamente Jose, Maite, Albert y yo mismo, mi tren salió el primero de todos y allí nos despedimos.
Aunque eso sí, nos hemos quedado con muchas ganas de repetir, a ver si organizamos una casa rural o algo parecido.

10 octubre, 2008
por admin
1 comentario

Y le tocó a Álvaro

IMGP1263
Si hace casi un año hablaba de la boda de mi primo Miguel, un año después toca la de su hermano Álvaro; como pasa el tiempo.
El 10 fue la boda que se celebró a las 19:30 en el Sagrario de la Catedral de Jaén, oficiada por un sacerdote franciscano.
La cena fue luego en Cerro Puerta, con una copa de espera y un menú de auténtico lujo.
Y luego algunas copas para terminar de pasar la noche, mientras pasaron algún vídeo con fotografías antiguas de los novios y de los padres de los novios.