Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

26 septiembre, 2009
por admin
Sin comentarios

Boda de Lupe

P1040932
El sábado 26 de Septiembre hubo otra boda en la familia, esta vez en íbeda, justo un mes después de la de Pili en Málaga, hubo otra: La de Lupe, sobrina de mi tío Miguel, y un año mayor que yo. como pasa el tiempo…
La boda era a las 12:45 y llegamos desde Martos directamente, aparcando junto a la iglesia, con mucha suerte. La novia llegó acompañada de su hermano (el padrino) y el novio estaba ya esperando (creo que es Ingeniero Industrial y trabaja en Madrid). El sacerdote era tío de la novia.
Después de la celebración la comida fue en el Hotel Ciudad de íbeda, con una copa de espera con mucha comida y bebida, incluído mucho fino, que para eso el novio remanece de Montilla, aunque a mí me tocaba conducir…
Los novios (ahora el matrimonio) llegaron al rato, después de una sesión de fotografías en el Hospital de Santiago, la comida estuvo muy bien también, aunque estábamos ya bastante llenos, pescado, carne, postre y un poquito de Pedro Ximénez.
Y después del postre, cuando ya era bastante tarde, sobre las 6 de la tarde se abrió el baile y la barra libre de la boda, allí estuvimos un rato, algunos dando auténticas lecciones de baile hasta que ya cuando estaba oscureciendo nos volvimos para Martos.

26 septiembre, 2009
por admin
Sin comentarios

Ermita de Jamilena

Ermita de Jamilena
El sábado pasado, día 19, salí con la bicicleta de montaña; aunque el tiempo no acompañara mucho porque la noche anterior había estado lloviendo, pero, para eso son bicicletas de montaña, para darles mala vida.
Había quedado con Javi, un compañero del trabajo que pertenece al Club Ciclista de montaña «La Grana», junto con dos miembros más.
Como en los carriles habría mucho barro decidimos hacer una ruta de asfalto: De Martos a Jamilena, luego subir la ermita de San Isidro, que hacía dos años que no subía. La subida es dura, con muchos tramos con pendientes por encima del 10 %, pero una subida relativamente llevadera y asequible con la bicicleta de montaña: corona mediana y piñones grandes, con un avance en torno a 1, poco a poco se sube hasta todo lo alto. Desde allí bajamos por el camino de los Petrolos, otra carretera igual de dura, o incluso más que la que habíamos subido, pero como era bajando, mucho más fácil de hacer.
Luego salimos a la carretera de Los Villares y vuelta para Martos, hasta coronar el antiguo basurero y bajar para Martos. Después de la subida de la ermita, no era nada.
25 kilómetros en una hora y tres cuartos, con 643 metros de ascensión acumulada y 1200 kilocalorías gastadas.
Un paseo cortico, a las 10 estábamos ya en Martos.