Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

11 abril, 2010
por admin
Sin comentarios

Disco duro externo

P3291578
Antes de venirme para Alemania, tenía que preparar el ordenador para estos seis meses: Mi pobretico portátil, un Compaq Presario 2516EA del año 2003 ó 2004, está ya un poco trabajado, la grabadora casi no funciona y aunque le cambié el disco duro, sólo es de 60 GB, a todas vistas, insuficiente para las fotos que puedo hacer en 6 meses.
La última vez que estuve por Múnich me traje una grabadora de DVDs, pero la verdad es que luego arramblar con las bobinas y los DVD’s es un poco más engorro. Así que el lunes, después del trabajo, me pasé por la tienda del Morys, y me llevé un disco duro externo USB 2.0 (Para mi portátil necesito una controladora USB 2.0 porque el que lleva nativo el portátil es USB 1.1. Aunque se puede conectar al USB 1.1 iría mucho más lento).
Llegué a casa, lo saqué de su embalaje, lo conecté al ordenador y a formatearlo (A través del Administrador de Discos); y a empezar a utilizar el disco duro. De momento estoy contento con él; está muy bien para almacenar grandes cantidades de datos; aunque de toda forma, ya va siendo hora de ir pensando en renovar el portátil…

11 abril, 2010
por admin
1 comentario

El Hombre que Sabía Demasiado

El Hombre que Sabía Demasiado
Anoche, después de hacer unos ejercicios para el máster, me quedé viendo esta película de Alfred Hithcock de 1956, que es un remake de otra película del mismo título de 1934.
La película comienza cuando el matrimonio McKenna, él (James Stewart) un médico de Estados Unidos y ella (Doris Day) una famosa cantante, van en autobús hasta Marrakech para hacer turismo, aprovechando que han estado en un congreso en París.
En el autobús conocen a un extraño hombre, Louis Bernard que no para de hacerles preguntas y con el que quedan en Marrakech para cenar.
Una vez establecidos en el hotel empiezan a encontrarse con más gente, un desconocido que se equivoca de habitación y un matrimonio inglés muy agradable que está destinado en Marrakech. En una visita al mercado acompañados del matrimonio presencian un asesinato, que no es ni más ni menos que Louis Bernard y le dice una última confesión al doctor en el oído. A partir de ahí comienza toda la trama de espías, complots e investigaciones.
Una película, como todas las de Hitchcock muy buena, que mantiene la tension en todos los momentos, especialmente, la escena en el concierto, cuando esperan la enrada de los platillos para dar el tiro de gracia, cmo se acerca el momento, y nadie hace nada,…