Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

9 junio, 2012
por admin
1 comentario

Ciclismo de montaña con los la oficina en mayo

La Grana atardeciendo. Al fondo Jabalcuz
La verdad es que últimamente no estamos saliendo mucho los compañeros de la oficina, aún así, a primeros de mayo, el día 8 salí con Pepe y subimos la Grana, para luego bajar hasta la ermita de Jamilena y volvernos por el camino viejo de Martos, un paseíco corto, de 33 km., en algo menos de dos horas, con 750 metros de desnivel y 1200 kilocalorías gastadas. Un paseíllo.
El día 10, Pedro, Pepe y yo volvimos a salir, e hicimos la «Campiña de Martos» reducida: Salimos de Martos nos metimos por detrás de Motril para salir por el Madroño, cruzar la carretera y por carriles llegar hasta el carril de Mingoyuste, cruzar la carretera y por otros carriles llegar hasta la carretera del Monte, para volvernos por el camino viejo de Martos, aunque un pequeño pinchazo en mi rueda trasera hizo que nos trasásemos un poco.
¡Ah! y al cruzar el Salado una buena sorpresa: Una tortuga al lado del carril, nada más vernos se escondió en su caparazón, pero en cuanto nos alejamos, volvió a salir y bastante rápida se escabulló por el río y la perdimos en seguida… Instinto de supervivencia.
Al final, 35 km. en algo menos de dos horas, con 520 metros de desnivel y 1100 kilocalorías gastadas.

9 junio, 2012
por admin
1 comentario

2010: Odisea Dos

2010: Odisea Dos
Hace algún tiempo acompañé a Ivanpu a Jaén a una pequeña feria de libro que habían puesto en Jaén, y al visitar la «Libería Mimo» me llevé una agradable sorpresa al encontrarme con una novela de Arthur C. Clarke que no había leído: «2010: Odisea Dos«, la continuación de «2001, una Odisea Espacial«.
La novela fue escrita en 1982, aún en plena guerra fría, lo cual condiciona la geopolítica detrás de la novela. Como continuación de la novela anterior, la Unión Soviética planea una misión a Júpiter (en la novela original Saturno, pero en la película de Kubrik Júpiter), para rescatar la nave americana Descubrimiento y averiguar qué ha pasado, y recoger la posible información que haya a bordo sobre el extraño artículo que encontraron en órbita tras el descubrimiento del monolito en la Luna.
En la misión participa un pequeño equipo, formado por tres americanos (el Dr. Floyd, el expecialista en ordenadores Dr. Chandra y Max), que viajan hasta Júpiter en hibernación, mientras la tripulación rusa se encarga de llevar la nave hasta las cercanías de Júpiter. Cerca de la órbita de Júpiter el Dr. Floyd es despertado para ver como los chinos con su nave Tsien han adelantado a la nave soviética con un propósito muy parecido: Llegar primeros a la Discovery. Sin embargo su plan es mucho más ambicioso: Aterrizar en Europa para recargar sus tanques de agua que les pueda servir como propelente a su nave con su reactor nuclear como fuente de energía. Desgraciadamente descubren que no están sólos en Europa: Hay unas formas de vida primitivas en los océanos líquidos bajo la corteza de hielo, y tienen un accidente con ellos. No hay supervivientes.
La nave soviética, Leonov, consigue acoplarse a la Discovery para cumplir con sus objetivos.
Una excelente narración de la situación, de la geografía de Europa, Io, Júpiter, sus actividad geológica, las erupciones de azufre de Io, las capas gaseosas de Júpiter… Una novela escrita 15 años después de la anterior, pero con mucho más conocimiento de estos mundos gracias a las sondas enviadas por la NASA durante los años 70, como las Voyager. Incluso en un guiño a Carl Sagan, contempla la formas de vidas aventuradas por Sagan en la serie «Cosmos».
Bowman, el sobreviviente de la Discovery en su primera misión, y que se aventuró dentro del monolito, sigue existiendo en la novela como una especie de ente energético que incluye su intelecto, liberado de su cuerpo y recorre el Sistema Solar, siendo capaz de comunicarse con los humanos o atravesar planetas enteros.
Una interesante novela, secuela de la exitosa 2001, si bien 2001 fue obra de la colaboración entre Kubrik y Clarke, esta segunda es obra exclusívamente de Clarke. Una gran novela de ciencia ficción, que me enganchó desde el primer momento que empecé.