Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

17 mayo, 2016
por admin
Sin comentarios

Everest

Everest 2015
Al calor del 20 aniversario del Desastre del Everest de 1996, leí un par de artículos en la prensa en la que hablaban de esta película. Me sorprendió el reparto, con actores como Keira Knightley (Piratas del Caribe) ó Jake Gyllenhaal (Brokeback Mountain o Zodiac), y lo poco que había leído de ella en la prensa.
Asistimos a los comienzos de los preparativos de la expedición y su llegada a Nepal; capitaneados por Rob Hall (Jason Clarke), el dueño de la empresa de aventura y expediciones «Adventure Consultants», parten desde un aeropuerto hablando de las complicaciones de la expedición, para llegar a Katmandú; donde empiezan a presentar los demás integrandes de la expedición: el médico Beck Weathers, el cartero Beck Weathers, la japonesa Yasuko Namba, y los demás guía de la compañía; después de hacer los trámites pertinentes, comienzan la ascensión, aclimatándose poco a poco y presentando los riesgos y afecciones que se pueden encontrar en su ruta hacia el Everest por la médico.
Al comenzar a subir vemos, que empiezan los primeros problemas de masificación: tres expediciones que pretenden llegar a la cima el mismo día: 10 de mayo: La expedición sudafricana, la de «Mountain Madness», capitaneada por Scott Fischer y la propia de Rob Hall; decidiendo los dos últimos aunar esfuerzos para simplificar. Los problemas se encadenan, retrasos, mala planificación, cuerdas sin poner, esperas sin sentido, falta de botellas de oxígeno, y una tormenta, hace que muchos de los alpinistas hagan cumbre demasiado tarde, lo que unidos a la falta de experiencia de muchos de ellos, tengan problemas en la bajada… problemas mortales en muchos casos.
Una película entretenida, realista, con buenas imágenes del Himalaya, donde se ve la lucha del hombre por la supervivencia y la dureza del deporte en casos llevados al extremo: Congelación, desorientación, hipoxia son algunas de las enfermedades; masificación de las expediciones, hacen que muchos de los «turistas escaladores» olviden el gigante al que se enfrentan; aunque ni siquiera hay que irse tan lejos para ver resultados similares.