Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

15 octubre, 2020
por admin
Sin comentarios

Greyhound

Greyhound. Cartel de la Película

Greyhound ha sido una de esas películas que se han estrenado este atípico año del 2020 y que no nos hemos atrevido a disfrutar en el cine; aunque desde luego hubiera merecido la pena.

Protagonizada por Tom Hanks; en el papel del capitán de barco Ernest Krause, que al mando de un destructor de la clase Fletcher, encargado de proteger un convoy aliado desde los Estados Unidos hasta el puerto de Liverpool.

Cerca de las costas de Estados Unidos y de Inglaterra, los convoyes estaban protegidos por la fuerza aérea a bordo de sus hidroaviones Consolidated PBY Catalina; pero estos aviones no tenían autonomía suficiente para hacer todo el trayecto entre Europa y América; lo que dejaba una zona en el centro del Atlántico norte sin protección aérea: eran los destructores (y más adelante los portaaviones de escolta) los responsables de defender a los cargueros y transatlánticos de los ataques alemanes.

La técnica usada por Alemania en la Batalla del Atlántico fue la conocida como «manadas de lobos»: los submarinos patrullaban la zona de tránsito en el Atlántico y cuando descubrían un convoy radiaban la posición y el rumbo a sus compañeros para acudir a la cacería; mientras seguían el convoy a distancia.

En ese contexto histórico se desarrolla la historia; justo cuando el capitán Krause recibe el mando de su nuevo y flamante destructor, tras una pequeña formación en el Caribe pasa a la crueldad del Atlántico Norte, el USS Keeling que custodia un convoy junto con otros dos destructores británicos. Los destructores son barcos ligeros, rápidos y maniobrables que les permiten mientras acompañan a un convoy poder moverse entre la cabecera y la cola del convoy protegiendo y haciéndose cargo de cualquier potencial amenaza.

Y justo tras dejar atrás la protección aérea; detectan un submarino a unas pocas millas del convoy, que maniobrando hábilmente consiguen hundir con cargas de profundidad; pero eso es solo el comienzo de unos tres días terroríficos: donde las explosiones de los cargueros surgen de repente en medio del convoy con torpedos lanzados por los submarinos en inmersión sin aviso ni detección previa. Una auténtica locura, que hace que Krause no tenga ni un momento de descanso moviéndose continuamente de proa a popa buscando y cazando las lecturas que le da el sonar y el rádar.

Una película intensa agobiante con un cazador misterioso que apenas si se hace ver; quizás en algunas escenas demasiado kamikaze y obvio; pero algo de propaganda tiene que haber en esta película. De todas formas una muy buena película bélica y marinera.

28 septiembre, 2020
por admin
Sin comentarios

El Hombre Tranquilo

Cartel de la película: El Hombre Tranquilo

Aproveché un par de huevos en casa para ver «El Hombre Tranquilo«, todo un clásico de John Ford de 1952.

Protagonizada por John Wayne en el papel de Sean Thornton; un hombre tranquilo que vuelve a su pueblo natal de Innisfree en Irlanda tras haber emigrado a Estados Unidos y hacer fortuna.

Al llegar decide comprar su casa natal a Sarah Tillane(Mildred Natwick), la terrateniente que se reparte las propiedades del pueblo casi a medias con Will Danaher (Victor McLaglen); de hecho fastidia el trato que Will estaba haciendo con la solterona Sarah.

Sin embargo para aumentar el embrollo, Sean se enamora de la hermana pelirroja de Will, Mary Kate Danaher (Maureen O’Hara). Sean hace lo imposible para convertirla en su esposa, con la ayuda del párroco católico (había otro párroco protestante casi sin fieles) del pueblo y del pintoresco Michaleen Flynn (Barry Fitzgerald

Unas costumbres que aunque tradicionales, hacen que Sean pierda en más de una ocasión la paciencia; aunque casi siempre controlándose por sus recuerdos de su vida anterior.

Una película entretenida; que refleja una Irlanda de principios del siglo XX completamente idílica y sin conflictos, prospera y añorada quizás por tantos emigrantes que se abrieron camino duramente en los Estados Unidos en este pasado siglo; y donde John Ford se encarga de mostrar su maestría, independientemente de la temática que toque.

22 julio, 2020
por admin
Sin comentarios

Cinema Paradiso

Cartel de la película Cinema Paradiso

Con la reciente muerte del gran músico Ennio Morricone; han emitido en la televisión una de las películas en las que participó en su banda sonora: la italiana de 1988 «Cinema Paradiso». Dirigida por el siciliano Giuseppe Tornatore; cuenta la historia de Totó; al que vemos en la actialidad conduciendo un lujoso coche; en un buen piso en Roma junto a una joven en la cama; al que le dan el aviso de una llamada de su madre para anunciarle la muerte de Alfredo.

Todo parece derrumbarse y en un gran viaje al pasado llegamos hasta la Sicilia de la pos-Guerra. Pobreza y destrucción y gente que intenta sobrevivir con sus menguados recursos; en ese ambiente creció Totó; un huérfano de guerra (su padre murió en la guerra en Rusia). El único entretenimiento del pueblo es el cine; que Totó empieza a frecuentar; primero incordiando a Alfredo; el operador de cámara; pero poco a poco esa relación se va dulcificando y Alfredo comienza a ver a Totó como el hijo que nunca tuvo; pese a las regañinas de su madre.

Todo cambia un día en que hay un incendio en la cámara de proyección del cine; y el celuloide; un material altamente inflamable le explota a Alfredo en la cara; dejándolo ciego y siendo salvado por le pequeño Totó que lo arrastra como puede escaleras abajo; substituyéndolo a partir de entonces como operador. Ahí vamos viendo su paso por la adolescencia y los primeros amores en la escuela; hasta que llega la hora de irse al servicio militar; para volver y encontrarse un pueblo cambiado y que el mismo Alfredo se encarga de recordarle una y mil veces que no vuelva y que se labre una carrera en Roma o en alguna ciudad más desarrollada.

Una película que aunque rodada en Sicilia; se asemeja en gran medida a la España de la época: la magia del cine capaz de transportar a las pobres gentes a mundos oníricos maravillosos y fantásticos; donde poder reírse y olvidarse de las miserias de la vida del día a día de un país que se reconstruía de la terrible guerra. Una guerra que aún ha dejado profundas heridas; emigrantes a Alemania; jornaleros sin trabajo; todo extrañamente similar a la España de la época; pese a la distancia. Una película maravillosa, un salto en el tiempo a una época donde todo era más sencillo y complicado a la vez.

22 mayo, 2020
por admin
Sin comentarios

La Guerra de las Corrientes

Cartel de la película.

Este fin de semana aprovechamos para ver «La Guerra de las Corrientes«; una película que me perdí cuando hace algunos meses estrenaron en los cines. Narra la lucha personal entre dos pioneros: Edison (interpretado por Benedict Cumberbatch) y Westinghouse (Michael Shannon; de la serie Boardwalk Empire del 2010)

Edison venía de inventar el fonógrafo; un invento puramente mecánico, pero que era capaz de guardar la voz para la posteridad y su reproducción; un invento que le lleva a la misma Casa Blanca y le permite entrar en contacto con el Presidente de EE.UU. y acceder a grandes banqueros como J. P. Morgan (Matthew Macfadyen). En paralelo Westinghouse es un empresario de éxito después de patentar y comercializar con éxito un revolucionario sistema de frenos hidráulicos para trenes. Westinghouse tenía ganas de entrar en el mercado de la electricidad, pero el excéntrico de Edison quería continuar por su cuenta; cancelando sin avisar una reunión programada con Westinghouse.

Ese fue el punto de partida para la carrera paralela de cada uno: Edison apostando por la corriente continua y Westinghouse por la alterna; cada uno alabando sus ventajas y exagerando las desventajas del contrario. Edison aprovecha para pleitear contra Westinghouse por la patente de la lámpara; lo que obliga a Westinghouse a cambiar la rosca de sus lámparas por bayonetas. La clara desventaja de la continua de Edison es la dificultad en su transporte lo que le obliga a instalar pequeñas fábricas para cubrir unos pocos kilómetros cuadrados y la desventaja de la alterna; en aquella época; la ausencia de motores que pudieran complementar la iluminación en instalaciones industriales y la mayor facilidad para electrocutar; animales y personas.

Un joven ingeniero llegado de la vieja Europa; del entonces aún Imperio Austro Húngaro; Tesla, comienza a trabajar para Edison; si bien al no cumplir las promesas con la consecución de los objetivos hace que se instale por su cuenta y finalmente desarrolle el motor de alterna que tanto interesara a Westinghouse.

Y por último la Exposición Universal de Chicago de 1893; y la lucha entre los dos para hacerse con el suministro eléctrico de la Exposición; llevándosela finalmente Westinghouse.

Una película interesante y amena para cualquier amante de la técnica y la ingeniería; amena; una historia de dos empresas y modelos pioneros de la electricidad; empresas que con el devenir de los tiempos llegaron a hacer incluso Céntrales Nucleares.

24 abril, 2020
por admin
Sin comentarios

Midway

Cartel de la película Midway.
Otra película que ha caído está cuarentena: Midway: Una superproducción de Hollywood basada en la batalla homónima de 1942, en la cual los estadounidenses consiguieron hundir 4 portaaviones japoneses frente a uno que perdieron y que cambió definitivamente el signo de la guerra en el Pacífico, lo cual tuvo una importancia crucial en el curso de la II Guerra Mundial y de la historia del siglo XX. En 1942, Estados Unidos aún no había sido capaz de reemplazar las pérdidas de Pearl Harbour ni de botar nuevos portaaviones, pero vayamos a la película.

El protagonista es Richard Halsey Best, un piloto se bombarderos en picado, interpretado por Ed Skrein, un piloto atrevido y avanzado que se sobreentrena en los vuelos de reconocimiento que hacen en los tiempos de paz tensa, con las relaciones con Japón cada vez más deteriorada y la guerra de Europa haciendo ruido en todo el mundo.

Embarcado en el Enterprise vuelve a Pearl Harbor justo tras el ataque del 9 de Diciembre tan solo para ver los acorazados estadounidenses hundidos y ahogados (Acorazados que la guerra en Europa estaba ya demostrando que se habían quedado obsoletos frente a los modernos métodos de la guerra). Mandaron una patrulla de reconocimiento buscando la flota japonesa; pero con los radiogoniómetros ni siquiera supieron discernir si estaban al norte o al sur.

La siguiente batalla en la que es enviado el Enterprise es la del Mar de Coral, en la que el portaaviones llegó tarde; tan solo para ver cómo se hundía el Lexington; tras regresar del «Raid de Doolittle»; el bombardeo que hicieron con bomarderos desde el portaviones Enterprise; una completa operación militar más orientada a subir la moral de la población estadounidense que a su escaso valor militar.

Pero por supuesto, el grueso de la película es la propia batalla de Midway: La llegada del nuevo Almirante Nimitz (Woody Harrelson) al mando de la flota del pacífico, que se enfrenta al Almirante Yamamoto; la obsesión del primero es acabar con la flota japonesa con sus portaaviones (en aquellos momentos tan sólo contaba con 3 portaaviones en el pacífico); y la obsesión del segundo acabar con los portaaviones estadounidenses tras el relativo fracaso de no haberlo hecho en el ataque a Pearl Harbor el año anterior. Con la gran investigación de los servicios de inteligencia de la marina; que consiguieron localizar el objetivo en clave como la isla de Midway; mediante la famosa operación de radiar que la isla tenía rota la desaladora; para que mandaran otra nueva; mensaje que radiaron las fuerzas japonesas como «el objetivo a atacar carece de agua». Eso le permitió a los estadounidenses jugar con ventaja y plantar ellos la batalla; llevando a los japoneses a su trampa. Tanto es así que incluso aconsejaron al director de cine John Ford que fuera a Midway para rodar; para ir así a sun sitio de acción.

Beast; jefe de la escuadra de los bombardeos en picado, se encarga de bombardear los portaaviones en japonesas en dos oleadas sucesivas; frente a las grandes pérdidas; tanto por las armas antiaéreas de la flota japonesa como de los propios cazas japoneses; si bien la mala estrategia de los japoneses a la hora de cambiar las armas de sus aviones (torpedos, bombas almacenados en sus hangares; rodeados de combustible para los aviones no son un buen acompañamiento cuando una bomba explota tras romper la cubierta. El Douglas SBD Dauntless; fue el avión responsable de los blancos; frente al poco éxito de los torpederos Douglas TBD Devastator.

Finalmente, tras la batalla, los japoneses derrotados; habiendo perdido sus cuatro portaaviones que habían participado en la batalla; incapaces de conseguir mantenerlos a flote, tienen que usar sus propios barcos para evitar que caigan en manos de los estadounidenses, y las fuerzas supervivientes huyen de Midway; regresando los estadounidenses victoriosos hasta Midway.

Una película muy entretenida, y desde luego muy recomendable para cualquier amante de la historia; como todo este tipo de películas relativamente bien ambientadas; y tratando con cierta equidistancia la batalla; sin cargar mucho las tintas contra los japoneses.