Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

25 abril, 2018
por admin
Sin comentarios

Boda de Elena e Iván

Foto 18-3-18 14 38 14
El pasado sábado 17 de Marzo; dos dias antes de San José fue la boda de Elena e Iván.
Corría el año 2005 (hace ya 13 años) cuando llegamos los Erasmus a la ciudad de Darmstadt y allí tuvimos el placer de coincidir todos los que luego llegaríamos a ser buenos amigos.
Si hace casi dos años que se casaron Rubén y Tanja en Santander; este ha sido el año de Elena (Machinenbau) e Iván.
La boda se celebró en Sigüenza; un bonito pueblo castellano, con mucha historia y actualmente casi despoblado, no muy lejos de Guadalajara y Alcalá de Henares. La misa se celebró en el pueblo de Iván, Palazuelos, una pequeña iglesia, discreta por fuera y con un impresionante retablo en su interior, para luego ir hasta Sigüenza donde fue el almuerzo y el baile, donde nos lo pasamos muy bien.
¡Enhorabuena a los recién casados!

15 febrero, 2017
por admin
Sin comentarios

Productos Cántabros

IMGP9115
Durante las vacaciones me llegó una agradable sorpresa: Un paquete desde Santander con unas muy agradables viandas: productos de la tierra, «regionales» como bien definió Rubén.
El contenido más que interesante: una Quesada Pasiega, una lata con anchoas del Cantábrico, un bote con bonito del norte, pimientos asados y mermelada.
¡Muchas gracias! Ya he dado buena cuenta de casi todos los productos y puedo decir ¡Qué están riquísimos!

13 diciembre, 2016
por admin
Sin comentarios

Boda de Rubén y Tanja

IMGP6387
El pasado 16 de Octubre fue la boda de Rubén y Tanja; invitación que recibí hace mucho tiempo, y viaje que preparé con mucha ilusión: Se iba a celebrar en Santander, la ciudad de origen de Rubén.
Conocí a Rubén allá por el 2005 cuando estábamos de Erasmus, y empecé a oír de Tanja en el 2007, cuando estaba en Múnich, e incluso en el 2008 me hicieron una visita en Martos.
El viernes por la tarde, después de Valeo, me fui para Granada para coger el vuelo, que haciendo escala en Madrid, me llevaría hasta Santander, donde ya cerca de la media noche me recogió José; que iba con Tanja y varias amigas suyas.
Nos fuimos directamentes hasta la Casona Rural donde nos hospedaríamos y se celebraría la boda; donde ya llegamos para dormir.
El sábado nos levantamos temprano y después de degustar unos ricos sobaos, nos recogió un autobús que nos llevó hasta el Palacio de la Magdalena, donde se iba a celebrar la ceremonia civil; tras la que nos echamos unas fotografías en la parte trasera.
Nos volvimos a la Casona; aunque esta vez cruzando la bahía en un barco, desde donde pudimos disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad de Santander, sus construcciones históricas y algunas más modernas; entre ellas las numerosas del Banco Santander.
Después de cruzar la bahía y volver a montarnos en el aubotús, llegamos a la Casona donde ya estaba todo montado para la comida; el padre de Tanja dio un discurso en alemán que tradujo José; y hubo actividades muy bonitas: Unos puzzles con fotos de Azerbaiyán (donde Rubén y Tanja se conocieron) un lienzo para pintar; e incluso un paseo por la playa antes de la recena; antes de bailar un poco para terminar la noche e irnos ya a dormir; algunos a Santander, otros en la Casona.
El domingo, hicimos las maletas para volvernos ya a casa; aunque aún nos dio tiempo de ir a Santander a dar un paseo por el faro e incluso a comer por el centro, antes de ir al aeropuerto y volver a casa; que el lunes tocaba trabajar.
¡Enhorabuena! ¡Que seáis muy felices!

11 octubre, 2008
por admin
3 comentarios

Domingo en Madrid

IMGP6482
El domingo fue el último día que estuvimos de reunión los Erasmus del 2006, así que después de madrugar muchísimo (nos habíamos acostado un poco tarde…) y de desayunar empezamos nuestra vuelta matutina por Madrid. A dos pasos del hotel estaba la Plaza Mayor, así que de nuevo nos fuimos para allá y ?Sorpresa, Sorpresa! ?El mercadillo Numismático! Realmente impresionante, todos los soportales de la Plaza Mayor llenos de puestos vendiendo monedas, que barbaridad, ahora eso sí, ahí es para ir con tiempo y echar la mañana entera. Y por supuesto no me pude resistir, y me compré alguna cosilla que me faltaba.
Después de la Plaza Mayor seguimos bajando en dirección al Palacio Real, pasando por el Ayuntamiento, y algunos otros edificios desconocidos para mí.
Aunque queríamos entrar al Palacio Real, la cola era muy larga y Jose y Virginia tenían que irse temprano, así que cambiamos y al final volvimos a entrar a la Almudena puesto que algunos no la habían visto.
Nos fuimos poco a poco hasta el Palacio Real y estuvimos dando una vuelta por los Jardines de Sabatini.
Al poco llegamos a la Plaza Mayor donde vino la primera despedida: Jose, Virginia y Elena tenían que irse temprano, poco a poco fuimos subiendo por la Gran Vía, y entramos en un bar para tomarnos una cerveza, y tan cansados estábamos que no teníamos ganas de movernos, así que nos quedamos comiendo.
Bien descansados subimos por la Gran Vía y al final y un poco antes de llegar a Sol nos encomtramos con un Fnac, y parada de nuevo para que Rubén buscase un libro en inglés de dragones que aún iba a tardar un par de años en salir en español.
Sin parar nos fuimos ya para el Hotel para recoger las maletas, y nueva despedida, esta vez de Rubén que vinieron a recogerlo sus familiares, antes de irse para Zúrich.
Nos fuimos por la Calle Atocha para abajo buscando la estación de trenes, y a medio camino, Amelia cogió el metro para ir a la estación de Autobuses.
A la estación de Atocha llegamos solamente Jose, Maite, Albert y yo mismo, mi tren salió el primero de todos y allí nos despedimos.
Aunque eso sí, nos hemos quedado con muchas ganas de repetir, a ver si organizamos una casa rural o algo parecido.

2 octubre, 2008
por admin
7 comentarios

Reunión en Madrid: Segundo día

IMGP6251
El sábado tempranico nos levantamos, desayunamos en el hotel, y de nuevo en marcha, en plan guiri por Madrid. Esta vez acompañados por Albert y Maite, cada vez, poco a poco el grupo iba creciendo.
El primer sitio que volvimos a visitar fue la Plaza Mayor (aunque pasando primero por la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores).
Al llegar a la Plaza Mayor ya ví alguna de las tiendas de Numismática tan conocidas. Seguramente, la Plaza Mayor de Madrid y alrededores tiene la concentración de tiendas de numismática por kilómetro cuadrado más alta de España, así que entré en «Filatelia Arias» para comprar algunas cosillas. De hecho, los domingos en la Plaza Mayor se monta un mercadillo numismático enorme.
Continuamos paseando, llegando, sin saber muy bien como, a la antigua Catedral de San Isidro, una iglesia de los Jesuitas y que hasta hace poco hizo de catedral de Madrid.
Continuamos bajando hasta que llegamos a la Iglesia de San Francisco el Grande, administrada por los franciscanos de la provincia de Granada. Además curiosamente, algún sacerdote que me ha dado clase en Martos está allí destinado. Para más casualidades, el franciscano que diseñó la iglesia, Fray Francisco Cabezas era de Enguera. Después de admirar la iglesia y quedarnos con la boca abierta, deshicimos nuestro camino, pasando por el Palacio Real, en dirección hacia Tirso de Molina, donde habíamos quedado todos para encontrarnos. Al poco de esperar llegó Amelia, Elena y Rubén. Jose y Virginia nos estaban esperando en el hotel. Ahora sí que estábamos todos, así que soltados los bártulos, estuvimos dando una vuelta por el centro, sin saber muy bien como, aparecimos en la Plaza del Sol (supongo que los que eran de Madrid tendrían más noción de por dónde íbamos…)
Al final paramos a comer en un restaurante «Foster’s«, y que bien se agradecía descansar. Tanto que tardamos un buen rato en terminar de comer, y hasta sorprendidos con algunas noticias, como ?la boda de Jose y Virginia!
Después de comer, nos volvimos de nuevo, primero volvimos a pasar por Sol, donde por supuesto nos hicimos una foto de grupo delante del Oso y del Madroño.
Andando, andando, conseguimos llegar al Retiro, pasando por la Cibeles, un montón de ministerios y por la Puerta de Alcalá. Dimos una pequeña vuelta por el Retiro, pero pensamos ver la puesta de Sol en el Templo de Debod, aunque en el trayecto nos perdimos un poco en el metro y llegamos un pelín tarde, aunque por supuesto mereció la pena.
Y como no podía ser de otra forma… ?Me encontré con una familia de Martos! Si es que estamos en todos sitios…
Y como ya era bastante tarde, nos volvimos a cenar en algún sitio, cerca del hotel.
Y después de la cena, alguna copichuela, primero algo raro, unos volcanes que ponían en un bar hawaiano, para terminar en algún pub de la zona más tradicional.