Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

14 diciembre, 2021
por admin
Sin comentarios

Cesta de Navidad 2021

Cesta de Navidad

Como cada año, inasequible al desaliento, llega la Navidad y como costumbre la empresa nos ha regalado una pequeña cesta como años anteriores.

La crisis de semiconductores no perdona; la inflación tampoco, pero poco a poco se van solucionando los problemas… para luego llegar otros.

Pero de momento ¡Feliz Navidad!

18 noviembre, 2021
por admin
Sin comentarios

Excursión por Valdepeñas: Chorreras y Quejigo del Amo

Quejigo del Amo

Estas pasadas Navidades, aprovechando un hueco en los días de vacaciones nos fuimos a Valdepeñas de Jaén a dar una vuelta, por este pueblo tan serrano; rodeado de montañas y sierras; enclavado a más de 900 metros de altitud. Llegamos temprano a Valdepeñas; cuando estaba empezando a descongelarse la escarcha de las calles de umbría del pueblo; dejamos el coche aparcado junto a «Muebles Almendra«; y fuimos dando un paseo por las Chorreras; aunque por desgracia no había mucha agua y no corría; volvimos al coche y como aún era buena hora continuamos con nuestra ruta.

Pequeña caída se agua de Las Chorreras de Valdepeñas

Nos volvimos hasta coger la carretera de la Cooperativa; hasta que llegamos a la barrera del carril que sube al Quejigo del Amo; dejamos el coche y empezamos la caminata; con un buen Sol de invierno y subiendo continuamente no se notaba el frío; y fuimos contemplando poco a poco como aparecían los quejigos monumentales que salpican el carril y con esas copas tan extrañas puesto que durante muchos años se utilizaron sus ramas para el carboneo.

Y tras llegar al quejigo nos volvimos; deshaciendo el camino; poco a poco el Sol iba bajando en estos cortos días de invierno; y ahora si empezaba a notarse un poco el fresco; hasta que llegamos al coche y nos volvimos a casa a comer.

Un buen día de senderismo en invierno.

4 noviembre, 2021
por admin
Sin comentarios

La Grana nevada

La Grana nevada. Martos

El año pasado para el puente de diciembre vinieron unos días de frío y con unas pequeñas lluvias; aunque no llegó a caer una nevada en condiciones; la Grana sí que cogió un poco de nieve en las copas de los árboles.

Sandra, tan aficionada a ver la nieve, me convenció para subir a verla; así que cogimos el coche y rumbo a la Grana; aparcando cuando termina la carretera asfaltada y con mucho cuidado de no salirnos del término municipal; para cumplir con las normativas vigentes por la pandemia.

Así que fuimos dando un paseo por el carril principal; para luego atrochar por uno de las veredas que hay que suben hasta casi la cima de la Grana donde empezamos a ver la nieve; como había llovido poco pero si hacía bastante frío; la nieve, solo se encontraba en las copas de los árboles.

Y allí estuvimos un buen rato dando vueltas y haciéndonos fotos; hasta que el frío y las ganas de comer hizo que bajáramos de nuevo a la civilización.

25 septiembre, 2021
por admin
Sin comentarios

Monasterio de Guadalupe

Monasterio de Guadalupe

Tras llegar de Évora, ya bastante tarde y anochecido y tras cenar por el camino; llegamos al Parador de Turismo de Guadalupe, a buena hora para un buen descanso. Nos levantamos el domingo temprano y contemplamos el pueblo de Guadalupe desierto. Desayunamos en la plaza del pueblo en uno de los varios bares que hay con soportales; pidiendo contemplar el espectáculo de la portada principal gótica del convento de Guadalupe; la pila bautismal De la Iglesia (que tras la Desamortizacion de Mendizabal se colocó en la puerta de la Igledia); donde se bautizaron a los primeros indios que trajo de America Cristobal Colon, y el resto de casas que forman la plaza.

El Convento de Guadalupe es un convento de origen medieval; construido tras la Reconquista a los moros de la zona, el rey Alfonso XI mando construir una Iglesia en conmemoración de la Batalla del Salado en el siglo XIV. Su localización, al norte de la provincia de Cáceres en una zona de abundantes sierras y relativamente inaccesible y alejado de las vías de comunicación principales han hecho que ni la Guerra de Independencia ni la Guerra Civil se cebaran en el convento; habiendo perdido parte de su patrimonio solo durante la Desamortización de Mendizabal, que quedó reducida a la mera parroquia del pueblo y privada de buena parte de su comunidad monástica.

Todo el pueblo gira en torno al monasterio; numerosas antiguas construcciones que pertenecieron al mismo ahora han sido enajenadas y dedicadas a otros propósitos, como el propio Parador de Turismo; que era una antigua escuela.

La Iglesia es de entrada libre, y nosotros entramos coincidiendo con la misa; las visitas al monasterio son guiadas y pueden comprarse las entradas allí mismo. Pese a que desde principios del siglo XX, el monasterio fue vuelto a poner en funcionamiento; esta vez encargándoselo a la orden franciscana, las visitas las gestiona la propia Junta de Extremadura por su Consejería de Cultura.

Tras comprar las entradas y esperar a que se juntara el grupo y la guía; accedimos al impresionante claustro mud´éjar – gótico del convento; a la que dan las principales estancias; entramos en la impresionante sacristía gótica con bóveda de media cañón, cajoneras de maderas nobles, Zurbaranes en cada vano, y presidiendo el edificio, el fanal principal de la galera turca «Sultana», que capitaneaba la marina turca que participó en la Batalla de Lepanto, y que fue capturada por los españoles. ¡Tanta historia y arte en tan poco sitio!

Sacristía del Convento de Guadalupe, con cuadros de Zurbarán y el fanal de la galera Sultana capturado en la Batalla de Lepanto

Desde ahí pasamos al camarín; un edificio de planta octogonal con la misma decoración que la sacristía y que almacena numerosos tesoros, procedentes de donaciones y regalos a la Virgen de Guadalupe y que el convento custodia.

El museo del convento también está en un sala adyacente al Claustro, donde pueden contemplarse numerosas pinturas, entre otras algún que otro Goya, Grecos y Zurbaranes, junto con muchas piezas de esculturas religiosas.

La penúltima sala que se visita es una pequeña sala que a modo de biblioteca almacena los libros de cantos del convento; libros de gran formato, de pergamino y con pesos de varios kilogramos; mientras que la última sala visitable es la de ropas eclesiásticas históricas.

Un convento que almacena mucha historia, y que salvo por la Desamortización de Mendizábal no ha sufrido grandes pérdidas en su patrimonio.

Tras salir de la visita al convento tuvimos oportunidad de entrar a la Iglesia del Monasterio y asistir a la misa. La Iglesia sirvió también como parroquia del municipio tras la Desamortización. La pila bautismal original de la iglesia se encuentra ahora en la rotonda frente al monasterio; en esta pila bautismal fueron bautizados los primeros indios que Colón trajo de América allá por el 1493.

Altar Principal de la Iglesia Parroquial de Guadalupe

Seguimos paseando por el pueblo, en Guadalupe hay dos hoteles principales: El Parador de Turismo que era el antiguo Colegio de Infantes, y la Hospedería del Convento; que eran los antiguos Hospitales del Convento: En la Edad Media y Moderno el convento no sólo era el propio convento, era una auténtica ciudad donde los monjes se encargaban de regentar todas las dependencias auxiliares del pueblo: Escuelas, hospitales, bibliotecas; un montón de servicios que los lugareños tenían suerte de poder disfrutar.

Vimos como el pueblo se llenó poco a poco de gente que hacía la excursión en el día: A la hora del desayuno el pueblo estaba desierto; al medio día completamente lleno, y por la tarde de nuevo vacío.

Nos volvimos al Parador para comer, y tras tomar un cafelillo y dar una última vuelta por el pueblo, cogimos el coche para volver a Martos: Unas 4 horas de camino, recorriendo los numerosos pantanos de Extremadura, sierras, Cerro Muriano,…

3 septiembre, 2021
por admin
Sin comentarios

Viaje a Évora

Plaza del Giraldo en Évora de noche

Cuando fuimos a Lisboa allá por el 2019, pasamos por una ciudad que anunciaban bastantes veces: «Évora«. Así que el pasado año 2020; aprovechando el espacio entre una de las olas, en octubre; que las fronteras se abrieron para hacer unas pequeñas vacaciones a Évora y vuelta por Guadalupe, en Extremadura.

Salimos el viernes por la tarde y tras unas cinco horas de camino, cruzando Cerro Muriano, llegamos allí anocheciendo. Pasamos bajo el acueducto, y tras callejear un poco con el coche llegamos al hotel. Dejamos el equipaje y nos fuimos a dar una vuelta por el centro para cenar; aprovechando también para probar la cámara de fotos nueva.

Llegamos en seguida a la Plaza del Giraldo, y justo detrás a una calle llena de bares y restaurantes; que también estaban muy animados por celebrarse la concentración motera «Les a Les«.

Nos volvimos al hotel para coger fuerza para el sábado; día en el que nos esperaba una buena caminata por la ciudad.

Lo primero que hicimos fue ir a desayunar a una cafetería típica, decorada con azulejos azules; justo frente a un cuartel del ejército adornado con unos pequeños cañones de campaña; desde allí nos fuimos por el casco antiguo y nos acercamos hasta la Catedral de Évora; subimos hasta los tejados de la Iglesia, para disfrutar de las vistas de la ciudad y sobre todo el Templo romano de Évora.

Altar Mayor de la Catedral de Évora

Tuvimos ocasión de visitar tanto la Catedral; como el claustro y el museo y tras echar un buen rato salimos; y vimos justo al lado el Templo Romano de Évora; o mejor dicho sus ruinas.

Ruinas del Templo romano de Évora

Desde allí fuimos dando un paseo hasta llegar a la Universidad de Évora; una universidad centenaria, casi tan antigua como la de Granada y regentada por los jesuitas durante varios siglos.

Patio de la Universidad de Évora

Y tras pasear por sus pasillos y comprobar que también estaban decorados con los típicos azulejos azules portugueses, llegó la hora de comer y empezó a avisarnos la barriga. Nos fuimos hasta la Plaza del Giraldo, donde nos estamos en una terraza y tuvimos ocasión de probar las migas alentejanas, bastante parecidas a las nuestras, con pan y carne. Muy ricas y reconstituyentes.

Por la tarde fuimos a visitar la Iglesia de los franciscanos y su popular «Capilla de los Huesos»; aunque callejeando nos encontramos con pequeñas iglesias, como la de la Misericordia: completamente decorada con azulejos en su mitad inferior y con pinturas la superior; con una bóveda de medio cañón:

Iglesia de la Misericordia en Évora; decorada con azulejos azules

La iglesia de los franciscanos; construida entre el siglo XIV y XV; tiene elementos góticos y renacentista en su portada. Desacralizada prácticamente desde la guerra de los franceses; una de las cosas más curiosas y visitadas De la Iglesia es la «Capilla de los Huesos«; una capilla construida en el siglo XVIII donde para que los fieles recapaciten y se arrepientan de sus pecados; está decorada con miles de huesos procedentes de los encerramientos que había en la propia iglesia.

Capilla de los Huesos de Évora

Iglesia de San Francisco de Évora

Tras salir De la Iglesia de los franciscanos dimos una vuelta por la ciudad hasta llegar a un parque cercano donde paramos para descansar y tomarnos un refrigerio y unas fotos en unas ruinas en la zona.

Después cogimos el coche para ir a visitar el acueducto de la ciudad; este acueducto no es romano, como estamos acostumbrado; mucho más moderno: Del siglo XVI; así que primero nos fuimos a las afueras del barro antiguo de la ciudad, por donde entra, viendo como se han aprovechado hasta sus arcos para ubicar casas entre ellos. Luego seguimos el acueducto por fuera de la ciudad donde recorre la campiña; quedan algunos conventos antiguos cerrados y carreteras que lo cruzan.

Acueducto de la ciudad de Évora

Y tras eso continuamos nuestra marcha: Próximo destino: Guadalupe.