Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

22 julio, 2020
por admin
Sin comentarios

Cinema Paradiso

Cartel de la película Cinema Paradiso

Con la reciente muerte del gran músico Ennio Morricone; han emitido en la televisión una de las películas en las que participó en su banda sonora: la italiana de 1988 «Cinema Paradiso». Dirigida por el siciliano Giuseppe Tornatore; cuenta la historia de Totó; al que vemos en la actialidad conduciendo un lujoso coche; en un buen piso en Roma junto a una joven en la cama; al que le dan el aviso de una llamada de su madre para anunciarle la muerte de Alfredo.

Todo parece derrumbarse y en un gran viaje al pasado llegamos hasta la Sicilia de la pos-Guerra. Pobreza y destrucción y gente que intenta sobrevivir con sus menguados recursos; en ese ambiente creció Totó; un huérfano de guerra (su padre murió en la guerra en Rusia). El único entretenimiento del pueblo es el cine; que Totó empieza a frecuentar; primero incordiando a Alfredo; el operador de cámara; pero poco a poco esa relación se va dulcificando y Alfredo comienza a ver a Totó como el hijo que nunca tuvo; pese a las regañinas de su madre.

Todo cambia un día en que hay un incendio en la cámara de proyección del cine; y el celuloide; un material altamente inflamable le explota a Alfredo en la cara; dejándolo ciego y siendo salvado por le pequeño Totó que lo arrastra como puede escaleras abajo; substituyéndolo a partir de entonces como operador. Ahí vamos viendo su paso por la adolescencia y los primeros amores en la escuela; hasta que llega la hora de irse al servicio militar; para volver y encontrarse un pueblo cambiado y que el mismo Alfredo se encarga de recordarle una y mil veces que no vuelva y que se labre una carrera en Roma o en alguna ciudad más desarrollada.

Una película que aunque rodada en Sicilia; se asemeja en gran medida a la España de la época: la magia del cine capaz de transportar a las pobres gentes a mundos oníricos maravillosos y fantásticos; donde poder reírse y olvidarse de las miserias de la vida del día a día de un país que se reconstruía de la terrible guerra. Una guerra que aún ha dejado profundas heridas; emigrantes a Alemania; jornaleros sin trabajo; todo extrañamente similar a la España de la época; pese a la distancia. Una película maravillosa, un salto en el tiempo a una época donde todo era más sencillo y complicado a la vez.

17 julio, 2020
por admin
Sin comentarios

Cuarto día en San Petersburgo: Monasterio Nevsky y zoo

Monasterio Nevsky

El cuarto día; elegimos ir a visitar el monasterio Nevsky; que da nombre a la avenida; así que cuando salimos a la calle; en vez de girar a la derecha como días anteriores giramos a la izquierda; buscando la estación de trenes y una gran rotonda donde se encuentra el monasterio. Alejandro Nevsky fue un noble ruso del siglo XIII, líder militar y santo ortodoxo. En este monasterio reposan sus restos y son venerados.

Tiene unos grandes jardines en la parte frontal y un cementerio en la parte trasera.

cementerio monasterio Nevsky

Cuando salimos del convento decidimos dar un buen paseo y cruzar buena parte de la ciudad para llegar y visitar el Convento Smolny; había una gran cantidad de turistas; sobre todo asiáticos visitando la iglesia; aunque hacían fotos y se iban. Cuando visitamos el interior lo entendimos: casi todo estaba en restauración y por dentro la decoración y las imágenes son aún muy pobres.

Convento Smolny

Lo que si nos llamo la atención era la cantidad de edificios gubernamentales de la época soviética que había por la zona.

Desde allí nos atrevimos a coger un autobús urbano que nos acercada un poco al centro; y se nos ocurrió ir al zoo.

El zoo de San Petersburgo está en el centro; justo enfrente de la fortaleza De San Pedro y San Pablo. Evidentemente tienen muchos animales rusos y que quizás no son muy populares en España: osos polares, tigres, renos,…

Oso Polar del zoo de San Perersburgo

Al final cuando salimos ya estaba anocheciendo y volviendo al hotel nos dimos cuenta que nos faltaba aún una cosa importante por ver y recorrer: ¡un paseo en barco por los canales de la ciudad!

Al llegar a la altura del canal con los leones normalmente hay muchos voceros que se encargan de promocionar y anunciar los barcos; así que siguiendo un poco su pista llegamos hasta un pequeño muelle con un par de barcos y nos ofrecieron un par de recorridos; pagamos; nos montamos y esperamos a partir.

Recorrimos varios canales hasta salir al golfo y desde allí hicimos un pequeño recorrido viendo la fortaleza de San Pedro y San Pablo, el crucero Aurora, la catedral de San Isaac;

Crucero por San Petersburgo: el Aurora

Y tras desembarcar y volver a la ciudad; de camino al hotel pasamos a cenar. En la calle Nevsky; la calle que nunca duerme siempre es fácil encontrar un buen sitio para cenar.

9 julio, 2020
por admin
Sin comentarios

Marte – El Marciano

Portada del libro. El Marciano - Marte
Esta semana terminé de leerme la primera novela de Andy Weir, publicada hace ya algunos años y que propicio la afamada película de Scott.

Si has visto la película, la novela aporta pocas novedades: es una novela de ciencia ficción dura, sin saltarse la leyes de la física que conocemos actualmente; y es que por la reseña publicada del autor, parece que es un «espacio-trastornado» gran aficionado a la exploración espacial.

El argumento es conocido por todos: el ingeniero y botánico Mark Watney es dado por muerto cuando la misión Ares III de exploración de la superficie marciana es cancelada de emergencia por una gigantesca tormenta de arena.

Cuando Mark despierta y se ve solo en el planeta Marte; posiblemente el medio más hostil para la supervivencia humana que puede existir; hace uso de todo su ingenio para sobrevivir y volver a la Tierra.

Vemos cómo consigue agua a partir de la hidracina del combustible de los cohetes que junto con he es humanas y substrato Marciano consigue una cosecha de patatas para alargar sus reservas en Marte; así como arreglárselas con un vehículo pensado para una autonomía de 30 km. para hacer varios miles; primero para ir a por una antigua sonda abandonada en Marte para poder comunicarse con la Tierra; y por último para conseguir llegar hasta su nave de salvamento; la Ares IV que iba a ser la siguiente misión de exploración marciana. Sus tareas aunque aparentemente sencilla son extremadamente complicadas de realizar en un lugar sin atmósfera respirable; sin presión; sin agua; sin tierra; sin nada a mi que necesitamos cada día para estar vivos.

Una novela entretenida y amena sobre ciencia ficción dura; que la verdad sorprende poco si has visto ya la película; así que habrá que probar con la segunda novela del autor «Andromeda»; a ver qué nos aporta cuando lo conocemos de primera mano.
Portada del libro. El Marciano - Marte

4 julio, 2020
por admin
Sin comentarios

Compactas ultraluminosas con sensor de 1»: Canon G7X vs Panasonic LX10 y Sony RX100

Cámaras compactas ultraluminosas:  Canon g7x, Sony RX100 y Panasonic LX10

Dos años después de un artículo similar sobre compactas ultralumisas (con diafragmas inferiores a 2.0); he estado leyendo un poco últimamente y he decidido hacer una pequeña comparativa de la situación del mercado y los últimos modelos lanzados en estos años.

Básicamente me centraré en tres fabricantes (Canon, Sony y Panasonic) y tres modelos (G7X, RX100 y LX10/LX15), que han tenido muchas revisiones y actualizaciones «mayores».

Canon G7X

El primer modelo que traigo aquí es la Canon G7X; actualmente se encuentra en el mercado la tercera generación; la Mark III, si hacemos una tabla comparativa de los modelos, tenemos:

ModeloMark IMark IIMark III
Año201420162019

¿Qué es lo común a todos los modelos? Su sensor de 1 pulgada ( 13.2×8.8 mm2) con 20 megapíxeles; pantalla escamoteable (basculante). La Mark II frente a la Mark I incorpora algunas mejoras: Cambio de la carcasa para un agarre más sencillo; carga de la batería dentro de la cámara con un cable USB y un nuevo procesador de imágenes: El Digic 7 vs. el Digic 6. El RAW tiene una profundidad de 14 bits frente a los 12 bits de la versión primera.

¿Qué tienen en común? El mismo grupo óptico: un zoom equivalente en paso de 35 mm. a 24-100 mm. (8,8 – 36,8 mm. en su focal nativa), extremadamente luminoso: 1.8 @ 24 mm. y 2,8 @ 100 mm. Ya desde el primer modelo se incorpora el Wifi de forma nativa; para conectar la cámara con un smartphone y subir el contenido directamente a Internet cuando se trabaja con ella.

Son cámaras de gama alta, pese a que sean compactas, lanzadas al mercado en un tiempo ya en el que los móviles han arrasado y desplazado por completo las cámaras compactas y gran parte de las avanzadas (incluyendo las réflex). Pensadas en gran medido para la grabación de vídeo y su subida de forma inmediata a Internet.

Panasonic LX15

Cámaras compactas ultraluminosas:  Canon g7x, Sony RX100 y Panasonic LX10

La Panasonic quizás sea el modelo que menor impacto ha tenido en el mercado; pese a que es la más luminosa de la comparativa 1.4 @ 24 mm.; si bien el zoom únicamente llega a 3x, por lo que sólo cubre 24 – 72 mm.; y tiene algunas carencias frente a la Canon, como por ejemplo no incluye filtro ND nativo. El modelo LX15; llamado LX10 en algunos países fue presentado en el mercado en el año 2016; lo que la hace contemporánea de la Canon G7X Mark II. La comparativa completa entre los 4 modelos puede comprobarse aquí.

Sony RX100

Cámaras compactas ultraluminosas:  Canon g7x, Sony RX100 y Panasonic LX10

La Sony RX100 es la más veterana del grupo; la primera Mark I fue presentada allá por el 2012; dos años antes que la primera G7X y 4 años antes que la Panasonic; pero también es la que más versiones ha tenido:

ModeloMark IMark IIMark IIIMark IVMark VMark VA
Año201220132014201520162018

Las Sony también tienen un gran angular equivalente a los 24 mm. de sus competidores, pero también un recorrido algo más corto incluso que la Panasonic, por lo que se queda en tan sólo 70 mm.

Comparativa

Centrándonos en un modelo de cada marca; y haciendo una comparativa parece que la Canon es el modelo más equilibrado, pese a algunas carencias, como la del visor; su zoom alcanza el 4x (100 mm.) tiene la misma luminosidad que sus competidoras, etc.

¿Y vosotros? ¿Cuál preferís?

2 julio, 2020
por admin
Sin comentarios

Tercer día en San Petersburgo: Palacio de Peterhof

Palacio de Peterhof en San Petersburgo
Llegó el Domingo 8 de Septiembre, y el plan del día para hacer turismo era acercarnos hasta el Palacio de Pererhof, (петергоф en ruso; súper fácil).

Decidimos ir en autobús en la ruta que marcaba la guía y que era la alternativa al barco. Empezamos cociendo el metro hasta una estación llamada «Ávtovo» (А́втово en ruso). Una estación de las más antiguas de la red; construido durante el periodo estalinista y muy decorado; por la filosofía imperante en la época por las autoridades gubernamentales.

Al salir a la calle encontramos una fila de autobuses a unos 100 metros y en uno de ellos un cartel que en perfecto cirílico decía «Pererhof». Sorpresa, sorpresa cuando nos montamos y vimos que eran los mismos autobuses urbanos que hay en Cuba, en las provincias, las que allí llaman «Diana». El autobús dio algunas vueltas Antea de salir a carretera abierta, donde vimos algunos grandes bloques de pisos de estilo sovietico.

Tras recorrer algunos kilómetros entre los arrabales de San Petersburgo y la campiña llegamos hasta el palacio.

Entramos por los jardines traseros (si consideramos que los delanteros son los que dan al mar) y tras deambular un poco vimos la cafetería abarrotada de asiáticos y la entrada con la taquilla para el palacio. Entramos y fuimos a parar a la balaustrada junto a la fuente monumental de la típica fotografía del palacio.

Empleamos las siguientes horas el pasear por los jardines; en dirección hacia el embarcadero donde pudimos ver una bonita exposición de los yates imperiales con maquetas de los barcos, uniformes y objetos de uso cotidiano; para luego volver a los jardines y ver los lagos, estatuas y diferentes fuentes que los decoran. Está visto que a estos zares no les faltaba de nada.

En uno de los kioscos del parque aprovechamos para comprar un tentempié y cuando nos casamos de los jardines entramos a visitar las salas de dentro del palacio; salas barrocas muy recargadas llenas de dorados y muebles de época. Lo que viene siendo un palacio sin escatimar en gastos.

Al salir deambulamos un poco más por los jardines, aunque volviéndonos hacia el embarcadero para coger alguno de los barcos que te llevan de nuevo a San Petersburgo. El precio del barco es algo mayor que en autobús; aunque no hay mucha diferencia.

Al llegar al puerto de San Petersburgo vimos un crucero que estaba siendo desmantelado y finalmente nos dejaron cerca del Palacio de Invierno… abrimos la guía y buscamos nuestro próximo objeto: el Palacio Yusupov.

Junto a uno de los canales de la ciudad por fuera no destaca especialmente por su decoración; más allá de que coja una manzana entera. Yusupov fue uno de los nobles más ricos e influyentes de la época del zar Nicolás II; participó en el asesinato de Rasputin; hijo de una prima del Zar y de un empresario de éxito que explotaba minas en Siberia, unía fortuna y buena posición social.

Su palacio es exhuberante; llegando a tener incluso un pequeño teatro dentro de sus instalaciones.

Al salir; aunque ya anochecía nos dimos un paseo por la zona hasta llegar a visitar la Catedral Ortodoxa de la Santa Trinidad. Está visto que en Rusia hay que olvidarse de una ciudad una catedral con España; aunque era tarde y ya estaba cerrada pudimos ver algunas alegorías militares que rodeaban los alrededores.

Por la zona encontramos un supermercado donde compramos algunas cosas para cenar y volvernos al hotel en el metro. Ya estaba bien de maltratar los pies.