Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

19 agosto, 2020
por admin
Sin comentarios

Pentax 28-135 f/4

Pentax 28-135 f/4

Via eBay conseguí hacerme con este objetivo clásico de Pentax; todo un objetivo puntero en su época; en los años 80; uno de los primeros todo terreno disponibles para Pentax y con una luminosidad aceptable: f/4 constante en todas las focales; en una época en la que tirar a iso 400 era lo más de lo más.

Presentado al mercado en 1984; cubre desde un gran angular aceptable, 28 mm. en paso de 35 mm. hasta un tele también aceptable: 135 mm.

En formato APS-C; se convierte en 42 mm. – 202 mm.; pierdes casi todo el gran angular y casi se convierte plenamente en un tele-objetivo zoom.

Es un objetivo robusto y bien construido; con todo el cuerpo metálico y únicamente los anillos de plástico. Es tipo «A»; es decir que ya incluye los primeros automatismos: en este caso el de gestión del diafragma. En total pesa 820 gramos; frente a los 485 del DA 17-70 f/4; que sería su equivalente moderno para las cámaras APS-C (4x de zoom y f/4 constante); un objetivo más pequeño y plásticoso.

Pentax 17/70 y 28/135

En cuanto al rendimiento óptico; sin haber tenido aún mucho tiempo para usarlo; el foco manual siempre es algo engorroso de utilizar; la distancia mínima de enfoque está en torno a 1,7 metros (frente a los 0,28 del 17/70); aunque en la posición de 28 mm. tiene una pequeña función pseudo macro. El live-View de los cuerpos modernos facilitan mucho el enfoque; aunque no la velocidad.

El objetivo es bastante nítido desde plena apertura a f/4; aunque lo que no controla mucho son las aberraciones cromáticas; de todas formas un objetivo divertido y usable; pese a los años que tiene.

16 agosto, 2020
por admin
Sin comentarios

Moscú: Primer día

Plaza Roja y Kremlin fe Moscú con el mausoleo de Lenin

Bueno; el día 12, jueves amanecimos finalmente en Moscú y empezamos nuestro periplo por la ciudad. El referente y la recomendación de todas las guías es empezar por la Plaza Roja; así que cogimos el metro y directamente al centro de la ciudad. Salimos por una parada justo al lado de la Duma; que fue el primer edificio importante que vimos y reconocimos; un edificio que curiosa e históricamente aún está presidido con un escudo de la hoz y el martillo. El peso de la historia.

En frente hay un hotel de lujo; el Four Seasons; justo al lado una estatua de un militar a caballo (el mariscal Zhukov; el general victorioso en la II Guerra Mubdial) que flanquea dos grandes arcos que dan acceso a la gigantesca Plaza Roja.

Entramos por uno de los arcos que bordean el Museo Estatal de Historia y una pequeña iglesia ortodoxa a la izquierda y la inmensidad de la plaza roja; 23000 metros; más de 2 hectareas; unas 5 fanegas lo que ocupa la Plaza Roja. Por dónde entramos; las galerías GUM estaban a nuestra izquierda; el Kremlin; con el Mausoleo de Lenin y la Necrópolis de héroes de la URSS adyacente; y finalmente al frente la Catedral de San Basilio.

Una vez llegados a este punto ¿por dónde empezar?

Por cercanía entramos en las Galerías Gum; para salir por un lateral y comprobar como cualquier tienda de lujo del mundo se puede encontrar aquí; joyerías, zapaterías, ropa; cualquier cosa que se nos ocurra; a ser posible cara; puede encontrarse aquí. Salimos por una puerta lateral y desde allí nos fuimos a visitar la iglesia de San Basilio; que pese a tener la misma forma exterior que la de San Petersburgo de la Sangre Derramada; no se parecen en nada: fue construida en el siglo XVI; y tiene multitud de capillas internas; en vez de una central enorme en el caso de San Petersburgo; así que tras pagar la entrada; recorrimos la planta baja donde hay alguna capilla y muchos restos arqueológicos de las sucesivas restauraciones sufridas por parte De la Iglesia; para luego subir a la parte superior e ir visitando una a una las numerosas capillas dedicadas a diferentes santos.

Tras salir De la Iglesia; buscamos un sitio para comer y recordamos que en la zona de la Duma había cadenas de comida rápida; todo un choque para quien viera el antiguo centro de poder soviético y las marcas estadounidenses de comida rápida.

Tras almorzar y descansar un poco la digestión volvimos a San Basilio y visitamos unas iglesias ortodoxas que hay cerca; cambiando de dirección pasamos bajo los muros del Kremlin para buscar la Catedral de Cristo Salvador; la catedral principal de Moscú y con una azarosa historia en sus 200 años de historia; construida tras la victoria sobre Napoleón; mandada destruir en 1930 por orden de Stalin; para erigir el Palacio de los Sóviets; que nunca llegó a hacerse; fue reconstruida amoldándose al diseño inicial tras la caída de la URSS; y saltando las distancias si se parece en su interior a la de San Isaac de San Petersburgo; con una planta de cruz griega y enormes cúpulas decoradas con frescos.

Catedral del Cristo Salvador de Moscú

Tras salir fuimos a darnos un paseo por el centro; buscando la calle Tverskaya; que arranca junto a la Duma y llena de tiendas de lujo. Caminamos alejándonos del centro; una vez alejados un poco, vimos un restaurante georgiano que nos llamó la atención: tenían el famoso Kachapuri; así que lo apuntamos para más tarde; continuamos paseando y nos desviamos la calle Tverskaya; para ir a salir a la calle del escritor Tolstoi; para llegar luego hasta uno de los rascacielos de Stalin y al edificio gubernamental de «la Casa Blanca de Rusia«; sede central del gobierno de Rusia.

Rascacielos de Stalin al anochecer

Y ya a deshacer el camino para volver al hotel (con la parada programada para la cena); después de tanto andar; ya estaba bien por el día.

10 agosto, 2020
por admin
Sin comentarios

Nada de Carmen Laforet

Portada del libro. Nada de Carmen Laforet.

Este libro le valió a Carmen Laforet el premio Nadal allá por el lejano 1944; la primera edición se publicó ya en mayo de 1945; justo cuando terminaba la II Guerra Mundial y España estaba sumida en lo peor de la pos guerra.

En este terrible panorama (y quizás no tan distante del actual), la jovencísima Carmen Laforet, muerta en el 2004 a los 82 años, ganó el Premio Nadal cuando contaba con 23 años.

Andrea es una joven recién llegada a Barcelona, al piso de la casa Aribau donde vive su abuela con varios de sus tíos en plena post guerra; un piso que tras la muerte del abuelo ha comenzado a dividirse; desprenderse incluso de algunas habitaciones ante las dificultades económicas y los muebles se acumulan sin ton ni son en el resto de habitaciones.

Andrea siempre anda escasa de dinero; e incluso a veces llegando a pasar hambre durante el mes; vive junto a su tía Angustias, que termina por meterse a monja, su tío Juan con su esposa Gloria y el hijo de ambos, su tío Román y la criada de la casa, Antonia.

A los pocos días de llegar comienza a ir a la Universidad y establece nuevas amistades; destacando entre todas Ena; una joven de buena familia y con dinero con la que empieza a estudiar juntas en casa de Ena y a salir y conocer gente nueva en Barcelona.

Sin embargo todo se vuelve más y más opresivo conforme pasa el tiempo: Pese a que la moralista de su tía Angustias deja la casa para irse a un convento; Andrea no ve un cambio en su vida: Ena comienza a distanciarse de ella, para empezar a ver a su tío Román y por último su tío Juan es cada vez más violento, propinándole palizas a su esposa; que tiene que irse al barrio chino a ganar dinero jugando a las cartas para poder mantener la familia, por las duras condiciones en las que vive la familia, donde todo se ha venido abajo en los últimos años.

Una novela que califican de existencialista donde muestra la degradación y el retroceso experimentado en la posguerra española: bajada de la economía; dificultades incluso para proporcionarse de los productos más básicos… una novela dura y rompedora; espejo de una época.

8 agosto, 2020
por admin
Sin comentarios

Fotografía de un lirón careto

Lirón Careto

Anoche, mientras cenábamos en el campo vimos un lirón careto (Eliomys quercinus) merodeando por la mesa y buscando comida; así que tras recoger todo y dejar atrás alguna migaja de la cena, dejé la cámara en automático con su intervalómetro / temporizador programador, dejamos que todo siguiese su curso natural. Y hoy por la mañana al descargar la cámara estaba la sorpresa: A la 1:33 estaba el lirón careto; buscando su cena.

6 agosto, 2020
por admin
1 comentario

Sexto día en Rusia: Sapsan San Petersburgo – Moscú

P9110692

Llegó el ecuador de nuestra luna de miel; y tocaba desplazarse desde San Petersburgo hasta Moscú. Pensamos que la mejor opción era el tren; de hecho fuimos capaces de comprar los billetes en España; antes de salir para Rusia en la web oficial de los ferrocarriles rusos; permitiendo elegir entre 4 horarios e incluso la butaca para el viaje.

El tren de alta velocidad que cubre la línea San Petersburgo – Moscú se llama “Sapsan” y es de fabricación alemana; Siemens Velaro; como algunas unidades de las últimas de nuestro AVE.

En fin; la cosa es que el tren lo cogimos sobre el medio día para comer en él; y la ventaja del tren de tener la estación en el centro de la ciudad (y cerca del Hotel que teníamos en la Avenida Nevsky) hizo que tuviéramos la mañana libre y sin excursiones programadas. Aunque como hemos podido descubrir estos días eso no es un problema: siempre hay algo que hacer o que ver en la Avenida Nevsky; volvimos a dar un paseo hasta la Catedral de Kazan; nos paramos y entramos en las tiendas; en fin, deambulamos un poco sin rumbo hasta que volvimos al hotel para recoger las maletas e irnos a la estación dando un paseo.

Entramos en el tren con los billetes impresos sin ningún problema; ocupamos nuestros asientos y esperamos que saliera el tren. Comimos a bordo del tren un menú y en tres horas y pico llegamos a Moscú; a la estación Leningradsky.

Tras llegar a Moscú fue fácil: nos dejamos llevar por la muchedumbre; salimos fuera a un gran patio desde el que pudimos ver uno de los rascacielos de Stalin; pero rápidamente entramos en la red de Metro para llegar hasta nuestro hotel; y pudimos admirar el célebre lujo (o más bien decoración exagerada) de las estaciones del centro de Moscú de la época soviética; si bien muy ricamente decoradas; no dejan de ser estaciones de metro; con el mismo olor y manchas de humedad que otras redes de metro del mundo.

Y así conseguimos llegar al hotel e ir a cenar pronto; para preparar el primer día de turismo en Moscú.