Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

23 febrero, 2017
por admin
Sin comentarios

Sala de Escapismo en Granada

15940940_1274075875964611_8566186715466750740_n
El pasado sábado 14 de Enero estuve en Granada: Juanele nos había preparado una sorpresa, y la única condición necesaria era estar en la Fuente de las Batallas a las 8 de la noche; yo salí directamente de Martos y llegué a casa de Repiso donde dejé los trastos para pasar la noche.
¿Qué sería? ¿Una visita nocturna a la Alhambra? ¿Un paseo por refugios de la guerra? Para ir abriendo boca, nos fuimos a tomar unas cervecillas al Chikito, donde nos pusieron unas ricas tapas que entraban de lujo.
Y después fuimos dando un paseo hasta la calle San Antón (Calle Aben Humeya para ser más exactos, donde está la entrada del Colegio Mayor Santa Fe, el hermanado con el Cisneros), donde estaba la sorpresa: Una sala de escapismo.
Había escuchado algo cuando María me contó que para su despedida de soltera la llevaron a una en Sevilla; pero la verdad es que nunca había participado en una. La chica en seguida empezó a explicarnos en qué consistía: Estaríamos encerrados en una habitación con diferentes pistas y deberíamos salir de la sala. Los chicos fuimos a una: Éramos presidiarios y debíamos salir antes de una hora puesto que había un incendio. Las chicas fueron a la sala de un criminal que estaba siendo inspeccionada por el FBI (Ellas eran las agentes).
Muy divertido la verdad; ver como entre todos encontrábamos cosas e intentábamos usarlas de la forma más absurda hasta que a alguno finalmente encontraba la utilidad de la pista y conseguíamos avanzar un poco.
Lamentablemente ninguno de los dos equipos consiguió salir de la sala en el tiempo estipulado, pero puedo decir que fue muy divertido.
Como aún era temprano fuimos a tomarnos una copilla de vino en la Carrera de la Virgen, antes de despedirnos, para volverse cada uno a su casa, donde amablemente, con la hospitalidad que los caracteriza, Repiso y Adelina me acogieron en su casa para pasar la noche y volverme el domingo por la mañana a Martos; después de desayunar una buena ración de churros.
¡Pronto otra! Ahora que he averiguado que hasta en Torredonjimeno hay una.