Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

16 agosto, 2020
por admin
Sin comentarios

Moscú: Primer día

Plaza Roja y Kremlin fe Moscú con el mausoleo de Lenin

Bueno; el día 12, jueves amanecimos finalmente en Moscú y empezamos nuestro periplo por la ciudad. El referente y la recomendación de todas las guías es empezar por la Plaza Roja; así que cogimos el metro y directamente al centro de la ciudad. Salimos por una parada justo al lado de la Duma; que fue el primer edificio importante que vimos y reconocimos; un edificio que curiosa e históricamente aún está presidido con un escudo de la hoz y el martillo. El peso de la historia.

En frente hay un hotel de lujo; el Four Seasons; justo al lado una estatua de un militar a caballo (el mariscal Zhukov; el general victorioso en la II Guerra Mubdial) que flanquea dos grandes arcos que dan acceso a la gigantesca Plaza Roja.

Entramos por uno de los arcos que bordean el Museo Estatal de Historia y una pequeña iglesia ortodoxa a la izquierda y la inmensidad de la plaza roja; 23000 metros; más de 2 hectareas; unas 5 fanegas lo que ocupa la Plaza Roja. Por dónde entramos; las galerías GUM estaban a nuestra izquierda; el Kremlin; con el Mausoleo de Lenin y la Necrópolis de héroes de la URSS adyacente; y finalmente al frente la Catedral de San Basilio.

Una vez llegados a este punto ¿por dónde empezar?

Por cercanía entramos en las Galerías Gum; para salir por un lateral y comprobar como cualquier tienda de lujo del mundo se puede encontrar aquí; joyerías, zapaterías, ropa; cualquier cosa que se nos ocurra; a ser posible cara; puede encontrarse aquí. Salimos por una puerta lateral y desde allí nos fuimos a visitar la iglesia de San Basilio; que pese a tener la misma forma exterior que la de San Petersburgo de la Sangre Derramada; no se parecen en nada: fue construida en el siglo XVI; y tiene multitud de capillas internas; en vez de una central enorme en el caso de San Petersburgo; así que tras pagar la entrada; recorrimos la planta baja donde hay alguna capilla y muchos restos arqueológicos de las sucesivas restauraciones sufridas por parte De la Iglesia; para luego subir a la parte superior e ir visitando una a una las numerosas capillas dedicadas a diferentes santos.

Tras salir De la Iglesia; buscamos un sitio para comer y recordamos que en la zona de la Duma había cadenas de comida rápida; todo un choque para quien viera el antiguo centro de poder soviético y las marcas estadounidenses de comida rápida.

Tras almorzar y descansar un poco la digestión volvimos a San Basilio y visitamos unas iglesias ortodoxas que hay cerca; cambiando de dirección pasamos bajo los muros del Kremlin para buscar la Catedral de Cristo Salvador; la catedral principal de Moscú y con una azarosa historia en sus 200 años de historia; construida tras la victoria sobre Napoleón; mandada destruir en 1930 por orden de Stalin; para erigir el Palacio de los Sóviets; que nunca llegó a hacerse; fue reconstruida amoldándose al diseño inicial tras la caída de la URSS; y saltando las distancias si se parece en su interior a la de San Isaac de San Petersburgo; con una planta de cruz griega y enormes cúpulas decoradas con frescos.

Catedral del Cristo Salvador de Moscú

Tras salir fuimos a darnos un paseo por el centro; buscando la calle Tverskaya; que arranca junto a la Duma y llena de tiendas de lujo. Caminamos alejándonos del centro; una vez alejados un poco, vimos un restaurante georgiano que nos llamó la atención: tenían el famoso Kachapuri; así que lo apuntamos para más tarde; continuamos paseando y nos desviamos la calle Tverskaya; para ir a salir a la calle del escritor Tolstoi; para llegar luego hasta uno de los rascacielos de Stalin y al edificio gubernamental de «la Casa Blanca de Rusia«; sede central del gobierno de Rusia.

Rascacielos de Stalin al anochecer

Y ya a deshacer el camino para volver al hotel (con la parada programada para la cena); después de tanto andar; ya estaba bien por el día.