Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

20 junio, 2013
por admin
1 comentario

Historia del Mundo contada para Escépticos

Portada del libro
Este último fin de semana terminé de leerme «Historia del Mundo contada para Escépticos«, un pequeño ensayo histórico escrito por Juan Eslava Galán en el 2012, al calor de otro libro similar: «La Historia de España contada para Escépticos«.
Es un libro que me sorprendió por su amenidad, cuenta la historia de la humanidad, desde las estepas africanas, hasta los últimos sucesos de la primera década del siglo XXI que estamos viendo en los noticiarios; tanto que me enganchó y apenas si tardé 4 ó 5 días en léermelo.
Interesante son todos los capítulos que dedica a Mesopotamia, a la antigua China y sobre todo a Grecia y a Roma, herederos como somos de la cultura clásica, los capítulos de la Edad Media y los de la época Moderna y Contemporánea. Interesante es el peso que le da a Roma y a la Edad Media, donde muchos otros libros de historia reducen el peso de estas épocas para dárselo a épocas mas recientes.
Aunque muy crítico con la Iglesia Católica, las reflexiones que hace sobre la sociedad actual, los países musulmanes, la inmigración que estamos recibiendo en Europa y los nuevos retos ante los que nos enfrentamos.
Un libro muy interesante, formativo y ameno. Más que recomendable.

18 junio, 2013
por admin
Sin comentarios

A las Infantas con el Tosiria

C.C. Tosiria. Carretera de las Infantas
El pasado domingo 221 de abril fue la etapa ordinaria del C. C. Tosiria, con destino las Infantas, en la antigua carretera de Bailén de Jaén.
Así que saliendo de Martos, media horilla más, me junté con el Club en la sede, y salimos en dirección a Jaén por la autovía, la circunvalación y desviarnos por la carretera antigua de Bailén, para ir llaneando hasta llegar a las Infantas; donde paramos en el bar del pueblo a tomarunos un refresco, e incluso alguno hasta un bocadillo de chorizo.
La vuelta consistió en deshacer el camino por dónde habíamos venido: deshaciendo el falso llano hasta llegar Jaén y recorrer la cirvunvalación y la autovía hasta llegar a Torredonjimeno.
Al final, 77 km., en dos horas y tres cuartos, con 980 metros de desnivel y 1750 kilocalorías gastadas.

16 junio, 2013
por admin
Sin comentarios

2 Euros de Eslovenia del 2011

2 Euros de Eslovenia del 2011
Una de las monedas de 2 Euros conmemorativa emitida en el 2011 es esta que traigo aquí, de Eslovenia. Una emisión no exenta de polémica, puesto que conmemora el centenario del nacimiento de Franc Rozman, un militar partisano comunista durante la II Guerra Mundial contra la ocupación alemana.
En el anverso se puede ver un retrato de Franc Rozman en la parite izquierda, jugando tan sólo con dos niveles, y en la parte derecha, la leyenda «FRANC ROZMAN STANE», los años «1911 1944 (Año de su muerte)», «SLOVENIJA» y «2011», año de acuñación.
El reverso es el común a otras monedas del mismo valor y año. La tirada fue de 1 millón de piezas.

15 junio, 2013
por admin
Sin comentarios

Salidas en abril con la bicicleta de montaña

Castillo Víboras
En el mes de aril seguimos saliendo con la bicicleta por las tardes, después del trabajo.
El martes 16 subimos a la Grana con Pablo y Miguel Ángel; Miguel Ángel nos demostró que se puede subir e incluso bajar con una bicicleta del año la polca. Yo salí un poco tarde, pero los pillé casi en la cima y ya bajamos juntos por el camino de Martos (el mismo por el que subimos). Al final, 25 km. en una hora y media, con 570 metros de desnivel y 1000 kilocalorías gastadas.
El jueves 18 salí para hacer una ruta muy sencilla: Martos – Alamillo, cruzando el Salado, pasar la Presa del Víboras y coger le carril de la Caracolera, hasta salir a la Venta de Pantanlones y volverse por la Vía Verde. Al final 40 km. en dos horas y 20 mintuos, con otros 570 metros de desnivel y 1500 kilocalorías gastadas.

10 junio, 2013
por admin
Sin comentarios

Un día en Capri

Capri
Después de visitar el jueves Capri, el viernes Santo nos fuimos a Capri, a visitar la isla, tan conocida como un destino vacacional de primer orden.
Aprovechando que el hotel estaba cerca del puerto, nos fuimos dando un paseo hasta el puerto, y después de preguntar un par de veces en la terminal del puerto, pudimos llegar hasta el embarcadero del servicio de ferry que conecta Nápoles con Capri; después de esperar un poco y hacer bastante cola hasta que pudimos embarcar; en una media hora, estábamos ya desembarcando en el puerto de Capri, en Marina Grande.
Desde allí empezamos a subir por la carretera, andando, buscando el pueblo de Capri, aunque cuando vimos el servicio de autobuses de la isla, decidimos coger un autobús urbano para subir de forma más cómoda. El autobús nos dejó al comienzo del pueblo de Capri.
Allí estuvimos dando una vuelta por la ciudad: Callejeando por la ciudad, donde pudimos ver el comercio que hay en el pueblo (tiendas muy caras).
Estuvimos dando un paseo hasta que llegamos al parque de la Villa Krupp, donde el industrial Friedrich Alfred Krupp tenía una villa, con unas vistas impresionantes.
Villa Krupp. Capri
Desde allí nos volvimos a la ciudad, paseando y buscando algún sitio para comer; vimos una gran cantidad de restaurantes, aunque para pensar nos tomamos una cervecilla en la Piazzeta, y finalmente entramos a uno que estaba en un pasaje, donde pudimos disfrutar de platos típicos italianos; en mi casoun risotto con marisco. Los precios no eran precisamente baratos, pero el sitio merecía la pena; por lo menos para visitarlo al menos una vez.
Después de comer estuvimos dando una vuelta por la ciudad, aunque el tiempo cambió, nublándose un poco, así que poco a poco deshicimos el camino para volvernos al puerto y embargar rumbo a Nápoles otra vez.
Por el camino se habían quedado Anacapri y la villa de Tiberio; pero esperemos que otra vez vayamos con más tranquilidad de visita.
Una vez en Nápolesn en el hotel, después de cuharnos fuimos a buscar un sitio para cenar: Queríamos ir a la zona de Via dei Tribunali, en pleno casco antiguo de Nápoles, una avenida con soportales, y desde mi punto de vista, un tanto sucia y caótica, con mucha gente por la calle, tráfico, contenedores, ruido, tiendas, luces, un poco la esencia de Nápoles.
Aunque no tuvimos suerte y no encontramos un sitio para comer (sólo vimos sitios de fast-food y los restaurantes tenían una cola que se salía por la puerta), seguimos paseando, hasta que al final encontramos la «Pizzería Trianón», donde cenamos unas pizzas y nos volvimos para el hotel, volviendo por una amplia avenida con muchos edificios gubernamentales.