Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

Los Miserables

| Sin comentarios

Scan-170217-0001
Algo de tiempo me ha llevado leerme «Los Miserables«, una novela enorme, en todos los sentidos de Víctor Hugo, publicada en Francia en 1862, en pleno romanticismo. 
Compré el libro después de ver la película-musical que sacaron en el 2012 (Coincidiendo con el 150 aniversario de la publicación de la novela).
El protagonista es Juan Valjean, un exconvicto, condenado a la carcel por robar una barra de pan para la familia hambrienta de su hermana. Tras cumplir su pena; su familia ha desaparecido, y deambulando deambulando solo consigue cobijo en casa del generoso y caritativo obispo Myriel; no obstante, le roba la vajilla de plata, tal es su resentimiento contra la sociedad que es incapaz de comportarse buen incluso cuando lo tratan bien. Devuelto a casa del obispo por la policía; éste le salva una vez más, dándole incluso unos candelabros de plata, con la condición de que se redima.
Otra vez libre, de nuevo delinque, esta vez robándole una moneda de 40 sueldos a un pobre joven saboyano. Consciente de su error, decide cambiar.
Tras cruzar todo el país, reaparece de nuevo en Montreuil-sur-Mer, donde funda una industria con el nombre del señor Magdalena. Dedicada a la fabricación de abalorios, construye una considerable fortuna, sin olvidar a los pobres y necesitados a los que construye hospitales y escuelas; gastando en obras de caridad más de lo que conserva para él mismo.
Fantine es una joven obrera de la industria del Sr. Magdalena, que tras un tropiezo, ha tenido  que dejar a su bebé al cuidado de la familia Thénardier, que regentan una pensión. Fantine pierde su trabajo (sin conocimiento del Sr. Magdalena) y tiene que rebajarse para poder seguir mandando dinero a los desalmados de Thénardier que no cuidan a su hija, pero si le piden el dinero para inventadas enfermedades y destinarlos a otros menesteres. A consecuencia de ello Fantine llega a sacarse un par de dientes por 40 francos (uno de los momentos más duros de la novela) para caer finalmente en la prostitución y la muerte.
El Sr. Magdalena, bajo sospecha perpetua del policía Javert, que cree ver quién se esconde tras él (Valjean) no deja de acosarlo; hasta que la justicia procede a juzgar a un inocente al que han confundido con Juan Valjean. Convencido de la injusticia el Sr. Magdalena se pone en camino para liberar al inocente; aunque esto bien le suponga la cárcel y el fin de su industria y de la prosperidad del pueblo.
Poco antes de la detención por parte de Javert, le promete a Fantine que rescatará a Cosette (su hija) de las garras de los Thernardier; aunque finalmente tenga que ser tras escaparse de Tolón.
Rescatada de los Thernardier (otros miserables, pero de diferente categoría, estos son miserables en su comportamiento); que tenían a la niña de 8 años como una esclava trabajando en la pensión; frente a la comida vida de sus «hermanas» Valjean «compra» a la niña que es trasladada a París.
En la inmensidad de París, Valjean consigue pasar desapercibido y cuando se ve acorralado por Javert, consigue entrar como jardinero en un convento como agradecimiento por un favor que hizo en su época como alcalde y Sr. Magdalena; aunque a partir de ahora pasará a ser conocido como Sr. Fauchelevent.
Cosette sigue creciendo en belleza y edad; hasta que conoce a un joven, Mario que va a pasear a los Jardines de Luxemburgo, donde la lleva el Sr. Fauchelevent.
Mario es un chico rebelde, nieto de un abuelo monárquico que no perdonará jamás a su hijo ser Bonapartista, incluso pese a haber sido nombrado Barón en el transcurso de una batalla por el Emperador. Además el padre de Mario debe su vida al Sr. Thernardier, que robando entre los cadaveres de la batalla de Waterloo, salva casi sin querer al Coronel Pontmercy (padre de Mario).
Como acto derebeldía, Mario, tras conocer la verdadera historia de su padre, decide salir de casa de su abuelo, estudiar derecho y mantenerse como pueda, viviendo miserablemente hasta que pueda mantenerse de su trabajo. Inquieto políticamente, comienza a frecuentar círculos políticos afines a la República, que le llevan a participar en la Revolución de 1832, de la que es salvado por el propio Valjean tras conocer la historia entre Mario y Cosette.
Difícil de resumir una novela tan grande, con tantas reflexiones del propio Victor Hugo, tanta preocupación por los miserables, reflexiones sobre la bondad y recorridos históricos por los sucesos de principio del siglo XIX, no sólo en Francia sino con menciones a España y otros hechos históricos interrelacionados. Con tantas moralejas y enseñanzas, una de las obras cumbres de la literatura del siglo XIX. 

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.