Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

Al Parque de las Ciencias con el Cisneros

| Sin comentarios

PA059193
Ayer fue el día programado para ir al parque de las Ciencias de Granada con el C.M.U. Cardenal Cisneros.
Esta es una actividad que se hace todo los años, pensando en especial para los nuevos colegiales, pero bueno, como siempre ponen cosas nuevas, pues yo también me fui a ver que novedades presentaba este año el Parque de las Ciencias.
Fue poca gente, y es que creo que coincidía con un barril, o alguna cosa así. A las 4 de la tarde nos fuimos para el Parque de las Ciencias, craso error si se quería ver algo, como explicaré a continuación.
Como éramos un grupo lo primero que hicieron fue llevarnos a una sala a todo el grupo para explicarnos un poco cómo va el Parque de las Ciencias, dónde están las cosas, lo que hay que ver y esas cosas.
Al final los veteranos que íbamos nos decidimos por visitar las aves rapaces, que siempre son llamativas, el planetario, la exposición del Titanic y lo que encartase. Yo tenía ganas de subir a «la barca» (creo que solamente yo lo llamo así) que es un observatorio que hay en el Parque de las Ciencias y que tiene unas vistas de Granada muy bonitas.
Así que dicho y hecho, el primer sitio al que fuimos fue al de las rapaces, que iban a sacar a los pájaros a las 4 y media y llegábamos justos de tiempo. Allí tienen a un montón de rapaces, como búhos, buitres, águilas, etc. Hay un par de cuidadores que tienen a los pájaros amaestrados y los sacan y se lo enseñan al público, le explican las cosas, las particularidades de cada pájaro, como caza, si es diurno o nocturno, las características, las diferencias entre unos pájaros y otros, ¿por qué un búho es un búho y un águila es un águila? Pues no es tan fácil como parece.
La verdad es que es muy interesante. El búho por ejemplo tiene muchas plumas, es capaz de camuflarse y hacerse pasar por un tronco si se está quieto; además es un depredador nocturno, lo cual significa que tiene que tener una vista muy buena, un sentido del oído muy desarrollado y la verdad es que hace cosas muy curiosas como volar sin hacer ruido, en fin, que nos empapamos bien empapados. Luego le dieron al búho de comer, que también fue de lo más curioso, se tragó un pollo entero, abría el pico y se lo metía poco a poco. Luego lo digiere en el estómago y expulsa por la boca las plumas, los huesos, etc. (la parte de la expulsión no la vimos, evidentemente), aunque nos enseñaron la especie de piedras que expulsan las rapaces. En Martos en el campo no es raro encontrarse cosas de esas, y cuando la pisas se deshacen mostrando huesecillos, plumas, pelos, etc.
En fin, después del búho nos enseñaron un águila de no se qué tipo, que vive en los bosques, que tiene una cola para poder maniobrar muy bien, y le tiraban cebos y veíamos como el animal lo seguía, como volaba entre las personas y no se rozaba…
También tenían otro tipo de águila, pero esta era planeadora, la echaron desde el mirador, llegó hasta la zona donde estaba y ya no volvió a remontar. Por lo visto, en condiciones normales, este tipo de águilas sólo ganan alturas aprovechando las corrientes de aire caliente de la atmósfera, no son muy trabajadoras precisamente…
En fin, sin poder ver como terminaba lo de las rapaces, cuando trajeron un halcón nos fuimos para el planetario, que teníamos entrada para la sesión de las 5 y si llegas tarde ya no puedes entrar. El «vídeo» que pusieron fue sobre el cielo, las constelaciones, la latitud, la longitud (hay otro que es el de las estaciones que lo tengo ya más visto…), y la verdad es que fue muy interesante, me acordé mucho de cuando estuve en Alemania cuando estuvieron diciendo lo de la Estrella Polar, que cuanto más cerca se esté del Polo Norte más alta está en el cielo, y cosas por el estilo, o como eso de la noche de seis meses en el polo Norte (en Alemania anochecía a las 4 de la tarde en invierno). En fin, que también estuvo muy bien y me acordé de algunas lecciones de astronomía que me dio Jose en Darmstadt.
Al terminar la sesión nos quedamos dando una vuelta por el Parque de las Ciencias y vimos un taller que tenían sobre cerámica de Al-Andalus (la que hay en la Alhambra), así que nos quedamos a ver que nos explicaba la mujer, que resultó ser de Argentina. La cerámica esta de Al-Andalus fue la que trajeron los musulmanes que llegaron a España en el 711. La cerámica es esta vidriada que hacen y que utilizan para hacer mosaicos en palacios, edificios y cosas así. Resulta que esta cerámica es de arcilla (evidentemente), se cuece a 1100 ?C para darle resistencia y luego se le echa una pintura que lleva disueltos diversos metales, se vuelve a meter en el horno, estos metales se funden y dan el aspecto de azulejo vidriado que todos conocemos. También nos estuvo explicando la mujer lo de las 17 figuras que se pueden formar en el plano, y que el único edificio del mundo en el que están presente es en la decoración de la Alhambra y cosas de esas.
Pero el problema fue que cuando terminamos de eso nos teníamos que ir a la exposición del Titanic: Eran las 6 de la tarde, el parque cerraba a las 7, la exposición del Titanic a las 8 y duraba unas dos horas, o sea que o íbamos corriendo o no nos dejarían entrar. Problema: Que no nos íbamos a tener tiempo para subir al mirador, así que tendré que desempolvar las fotografías de hace un par de años que todavía tengo.
La exposición del Titanic parece ser que la lleva una asociación «Titanic Centenary 2012 Ltd» y tiene toda la pinta de ser una exposición en plan americano, con piezas muy interesantes, como… ?Un trozo de carbón! (que estuvo en el Titanic, claro), pero en fin, estuvo interesante, tenían muchos objetos originales, aunque no todos fueron rescatados del fondo del océano (había las botas de una nilla que se salvó del naufragio y que conservó hasta anciana), había butacas de las que estaban en la cubierta de primera clase, mantas, muchas de ellas las rescataron en el momento del hundimiento. Había una cosa muy interesante y era un plato que rescató un pescador gallego en el año 1981 y que pertenecía al Titanic. ?Eso si que es casualidad!. Ahora eso sí, casi lo mejor de la exposición era la audioguía que te iba explicando las cosas, te metía en situación, y te contaba la historia del barco, de como lo construyeron, quienes lo idearon, quien lo financió (J.P. Morgan) como salió de puerto, como pasó por Cherburgo, como comenzó su viaje y como se hundió. También había muchas cosas rescatadas de los muertos, telegramas enviados, o el telegrama de un alemán que se salvó y que envió desde Nueva York. «?Titanic hundido! Estoy entero y sin ropa», en fin, eso si que es concisión.
Y cuando terminamos de la exposición del Titanic, todo el parque de las Ciencias cerrado y de nuevo para el Cisneros.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.