Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

21 febrero, 2010
por admin
1 comentario

Enemigos Públicos

Enemigos Publicos
Ayer alquilé esta película en el videoclub, «Enemigos Públicos«, protagonizada por Johnny Deep como John Dillinger y Christian Bale (American Pshycho) como el agente del FBI Melvin Purvis encargado de perseguirlo y detenerlo.
Comienza contando la evasión de la cárcel de Indiana, donde John intenta tenderles una trampa, haciéndose pasar por un nuevo recluso para escapar con varios de sus amigos-compinches. Inmediatamente después de escapar de la cárcel, vuelven al trabajo, no hay que dejar pasar tiempo. En paralelo, el director J. Edgar Hoover, intenta convertir el FBI en lo que es ahora: Una agencia a nivel nacional para luchar contra el crimen de costa a costa. Para luchar contra estos ladrones de bancos tiene al agente Melvin Purvis. Entre robo y persecución, Dillinger llega hasta Florida, donde es apresado junto a su novia, porque unos bomberos encuentran las armas en sus aparamentos. Desde Florida es transferido a la cárcel de Indiana, desde donde, de nuevo, consigue escaparse y volver a las andanzas atracando bancos, aunque las cosas no terminan de ir bien, y siempre terminan perdiendo a alguien de la banca, Dillinger siempre parece conseguir escaparse de la policía y poder volver a las andanzas, auque cada vez tiene a la policía más encima de él, deteniendo a su novia, y siguiendo estrechando el círculo, hasta que al final es traicionado y la policía termina disparándole en medio de la calle al salir de un teatro.
Es una película curiosa: Tanto Dillinger como el agente Purvis son tratados como personas relativamente honestas y rectas, mientras que los «malvados» parecen ser la gente que tienen a su alrededor. Dillinger fue un gansger en la época de la gran depresión; una crisis bastante mayor que la que estamos sufriendo a día de hoy, y en la que la gente perdió la confianza en los bancos, con lo cual Dillinger que sólo robaba el dinero de los bancos, pero nunca el de los usuarios no terminaba de estar mal visto del todo por el público en general.
Una película quizás un poco lenta, rodada en digital (se nota en las texturas y en las escenas grabadas de noche), aunque entretenida, bien ambientada, con una estética de los años 30 muy bien cuidada.