Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

26 junio, 2020
por admin
Sin comentarios

Yo Julia

Portada del libro.

Después de las exitosas trilogías de Santiago Posteguillo, la primera dedicada a Escipión y la segunda a Trajano; en el 2018 le fue concedido el Premio Planeta; el mejor dotado en lengua española. Ahora en el 2020; sabemos que también fue el comienzo de una saga; esta vez dedicada a una mujer: Julia Domna; la mujer que fue del Emperador Alejandro Severo; con el que comenzó la tercera y última dinastía del Imperio Romano.

Pero no adelantemos acontecimientos: comienza la historia con los últimos años de gobierno del Emperador Cómodo; hijo de Marco Aurelio; un emperador enloquecido; que bajaba a la propia arena del Coliseo para participar en luchas amañadas con contrincantes tullidos o drogados; y que tenía como rehenes a las esposas de los gobernantes más poderosos del Imperio: a la de Pescenio Níger, gobernador de Asia Menor, a la de Clodio Albino lo era de Britania y a Julia Domna; la esposa del gobernador de Panonia. Los tres tenían a su cargo tres legiones para mantener las fronteras de sus peligrosas provincias.

Una conjura iniciada por el jefe del Pretorio, la amante de Cómodo y su entrenador llevaron al asesinato del Emperador, tan acobardados estaban del propio errante comportamiento del Emperador.

Ante el vacío de poder se suceden una serie de emperadores de corta duración: Pertinax, un anciano senador que pretendió hacer las cosas bien, asegurando el bienestar del pueblo con una hacienda quebrada; pero que la Guardia Pretoriana terminó por asesinar; nerviosos y expectantes de cobrar su donativo o paga extra por la proclamación de un nuevo emperador. A continuación la propia Guardia Pretoriana subasta el trono de Roma; que le es otorgado a Didio Juliano por un precio de 20000 sestercios; lo que hace que los tres gobernantes antes citados se alcen en armas contra Didio Juliano; con la particularidad de que Julia Domna, con la ayuda del médico imperial, Galeno escapa, consiguiendo llegar hasta Vindobona; donde le esperaba su esposo con sus legiones.

Desde allí, Septimio es proclamado emperador por sus tropas mientras empiezan a maquinar; primero pactando con Albino en Britania, nombrándolo César (sucesor) y dirigiendo sus tropas contra oriente, contra Níger al que infringe finalmente una derrota definitiva en la Batalla de Issos. Desde allí lanza un ataque contra los partos antes de dirigirse de nuevo a occidente al romper las relaciones con Albino al nombrar cesar a su hijo mayor también. (El futuro Caracalla). Todos los maquiavélicos planes de Septimio ayudados por Julia que desde su posición de esposa orienta y aconseja a Septimio para hacerse con el Imperio.

Finalmente, la legiones de Albino serán derrotadas en la Batalla de Lugdunum, en Francia, donde Albino había abandonado su provincia con sus tropas para enfrentarse a Septimio.

Todo es historia; todo está en los libros, así que no es ningún spoiler, pero de nuevo Posteguillo nos sorprende con una excelente novela histórica que la hace fácil de entender y asequible a todo el mundo. Como buen académico que es, además con numerosa bibliografía para ir a las fuentes o a obras más técnicas e históricas.