Mi Blog

Blog personal de José Ramón Martínez Pérez.

4 agosto, 2007
por admin
1 comentario

Libreta alemana

logovr
16 meses llevo en Alemania, y 16 meses he conseguido esquivar a los bancos alemanes, no es por nada, pero es que me apañaba muy bien con mi cuenta en la General y la tarjeta que tenía, casi no me cobraban por sacar dinero en los cajeros alemanes y no tenía que hacer traspasos entre cuentas, y con el IBAN, me podían ingresar el dinero directamente en mi cuenta, al menos en teoría.
Pero el otro día en la empresa, me dieron el ultimatum: o les daba una cuenta alemana o no veía ni un duro, así que no me quedaba más remedio.
Y como tampoco estaba para ponerme quisquilloso buscando bancos, al final me he abierto la libreta en el VR Bank Mínchen Land, que tienen una oficina en Campeon, el complejo de la empresa.
Me hubiera gustado más el Postbank, que es el equivalente a la antigua Caja Postal de España, que tiene muchas más sucursales, de hecho este banco casi no tiene oficinas en Múnich. Pero lo dicho, con las prisas no podía uno ponerse a elegir.
En fin, cada vez me integro más con los alemanes. Bueno, y lo de abrirse una libreta, pues igual que en España, firmar unos cuantos papeles y arreglados, además como la mujer ya está acostumbrada a los Werkstudent no hubo que explicarle muchas cosas.

4 agosto, 2007
por admin
Sin comentarios

Un duro día de trabajo

IMG_2451
Ayer cuando llegue a la oficina pasaba algo raro: no había casi nadie, sólo quedaba Fernando, el otro Werkstudent de mi departamento, y la cosa tenía pinta rara. Afortunadamente cuando pasó un rato, llegó nuestro jefe y nos comentó que qué hacíamos allí, y que si nos apatecía ir a la barbacoa del departamento.
¿Barbacoa del departamento? ?Por supuesto! Y es que se ve que como llevamos poco tiempo todavía no nos han agregado a la lista de distribución de correo.
La cosa es que estos alemanes, tan organizados como son, organizan barbacoas en los departamentos para que los empleados que trabajan juntos se puedan conocer, compartan un día fuera de trabajo, se lleven a sus familias, y en definitiva, confraternicen.
Y la verdad es que fue bastante divertido, se organizó cerca del Isar, donde fue también la otra barbacoa.
Cuando llegamos, Alberto estaba intentando encender fuego (me parece que no llegó a obtener ningún resultado positivo), pero afortunadamente había otras dos barbacoas, bien llenas de carne. ?Que rico!
Luego por otro lado muchos compañeros llevaron sus propias comidas, algunas de ellas típicas de otros países como China o India, y fue bastante curioso probar cosas nuevas.
Y después de la comida, lluvia, por supuesto, no puede faltar en cualquier barbacoa, aunque cuando pasó otro rato se arregló, salió el sol e hizo un día fenómeno, muchos aprovecharon para jugar al fútbol, al volleyball o a cualquier otra cosa.
Y para las 6 de la tarde a repartir la comida que había sobrado y para casa. Eso sí, las horas que pasamos en la barbacoa no cuentan, o sea que ya debo horas extras, al ritmo que voy, me tendré que quedar aquí trabajando hasta diciembre.